Nacional

“Aguado con varias cuentas pendientes con la justicia”

* Caso Rosario Mining, compra de BPI con sobreprecios, “protección” económica a familia de Arnoldo Alemán, y otros “tropeles y tropelías”

Luis Galeano

El ex presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Martín Aguado, tiene “cuentas pendientes” con el Estado de Nicaragua derivadas de su gestión al frente de esa institución durante la Administración del ex presidente y ahora reo Arnoldo Alemán, afirmó ayer el vicepresidente de la Contraloría, Luis Ángel Montenegro.
“El señor Aguado tiene varias cuestiones pendientes con el Estado de Nicaragua derivadas de responsabilidades civiles, administrativas y asuntos que pudieron haber pasado al ámbito penal, pero que por la falta de beligerancia del Gobierno a través de la Procuraduría no pasaron a más”, dijo Montenegro.
Después de varios años de ausencia y tras graves denuncias en su contra, Aguado reapareció durante la celebración del cumpleaños del reo Alemán, que tuvo lugar en la casa hacienda El Chile el pasado 23 de enero.
Montenegro mencionó como primer ejemplo la compra que hizo de un Bono del Tesoro por nueve millones de dólares a una empresa minera extranjera, que dejó una gran suma en “coima” a Aguado y a otras personas.
Esto ameritaba una acción penal que la Procuraduría nunca emprendió, a pesar de una carta de la Contraloría.

La historia
El gobierno de doña Violeta Barrios de Chamorro, a través de su ministro de Hacienda, Emilio Pereira, emitió un bono por nueve millones de dólares a favor de la “Rosario Mining”, en concepto de indemnización. El 27 de agosto de 1998, el bono fue comprado por el INSS dirigido entonces por Martín Aguado.
El INSS pagó siete millones de dólares, y en medio de la transacción se comprobó repartición de enormes “coimas” para ex funcionarios del gobierno de Arnoldo Alemán y particulares.
Fue así que cinco millones se transfirieron a una cuenta de “Rosario Mining” en un banco de Nueva York, y 645 mil dólares a una cuenta de una sociedad Platinum Advisors Ltd., de la que Emilio Pereira era asesor.
Otros 617 mil dólares a una cuenta de Asesores Financieros S.A. (Asefinsa) --empresa que Byron Jerez creó en Panamá para lavar dinero--, y 75 mil dólares fueron a parar a una cuenta de Martín Aguado. Actualmente ese bono está en manos del INSS en espera de que el Ministerio de Hacienda lo pague
“Aquí cabía la acción penal, pero en la Procuraduría nunca actuaron”, se quejó Montenegro.

La compra de los BPI
El colegiado también mencionó la compra que hizo el INSS bajo la dirección de Aguado, al Banco de la Producción (Banpro) de unos Bonos para Pagos de Indemnización (BPI) con un enorme sobreprecio, un caso que encaminaba también a Aguado a los juzgados, pero que se detuvo porque el Gobierno de Bolaños así lo quiso.
La entidad del Seguro Social pagó al Banpro C$240,729,671.65 por 2,287 BPI, cuando la Bolsa de Valores establecía que el Valor Máximo a Pagar por esos títulos tenía que haber sido C$157,430,298.06. El pago de más en perjuicio del INSS era de C$83,299,373.59.
El precio de cada BPI en correspondencia con los precios de la Bolsa de Valores en ese momento tenía que ser pagado a 0.21 centavos, sin embargo, el INSS lo pagó entre 0.37 y 0.41 centavos.
“El gobierno del ex presidente Bolaños llegó a un arreglo con el Banpro y todo quedó ahí, pero ese fue otro caso por el que al señor Aguado tenía que seguírsele un proceso penal.”, valoró Montenegro.

Otros tropeles y tropelías
Los otros casos pendientes de Aguado, según Montenegro, “son las regalías que hizo en el INSS a varios funcionarios, por las cuales nosotros le establecimos una responsabilidad civil y administrativa, él se amparó en 2005 y hasta el momento ese amparo no se resuelve”.
Recordó que también establecieron dos responsabilidades administrativas, una por haber contratado con la Clínica Marquette --de una de las hijas del reo Alemán--, violentando la Ley 323, y la otra cuando contrató a varios funcionarios públicos que eran parientes del doctor Alemán, entre ellos su hermano, Antonio Alemán, que hoy es magistrado del Tribunal de Apelaciones de Masaya.