Nacional

Champas o pedirán garajes a los padres

* Dice que zaguanes pueden ser aulas mientras “el carro” anda en la calle, y de paso promete auditar fondos de colegios autónomos

Tania Sirias

El ministro de Educación Miguel De Castilla afirmó que realizarán una auditoría en las escuelas autónomas, luego que de un centro de la capital le preguntaran qué hacer con los 700 mil córdobas que tenían depositados en una institución financiera. “El problema de los centros autónomos es que los alumnos no llegaban a estudiar, sino a pagar por la educación”, denunció el funcionario.
Advirtió que hay muchos casos como éste, centros educativos que tienen cuentas por 300 mil córdobas, y la cifra va disminuyendo, pero todos cuentan con recursos líquidos provenientes de los famosos “cobros voluntarios”.
El titular del MECD indicó que alrededor de seis mil centros autónomos serán investigados para conocer cuánto dinero entregaban los padres a las escuelas, y cuánto de este dinero era invertido en la comunidad educativa.
De Castilla afirmó que los fondos serán trasladados al presupuesto de esta institución, y estudiarán en qué área de la educación serán utilizados. “Éste es dinero de los padres y no del Estado, por eso estos recursos serán retornados a las escuelas a través de las Asociaciones de Padres de Familia”, dijo el educador.

Zaguanes como salones de clases
El ministro dijo que todavía siguen analizando si se utilizarán los toldos como salones de clases. Comentó que hay un aumento en las matrículas y por ello están tratando de readecuarla, trasladando alumnos al turno de la tarde.
“Estamos viendo cómo inducir a los padres de familia para que sus hijos estudien por la tarde, ya que éste es un problema cultural; así no se podrían utilizar los famosos toldos. Otra de las medidas es que los padres presten los zaguanes para aulas. Mientras el carro ande rodando, el zaguán se convierte en aula”, expresó De Castilla
El ministro de Educación indicó que el aumento de la matrícula se dio más en los primeros grados. “Hay escuelas donde tenían preparada un aula para primer grado, pero la cantidad de alumnos demanda la construcción de hasta cuatro salones de estudio”.
Afirmó que ante el aumento de alumnos, el MECD cuenta con 50 mil nuevos pupitres, además se presupuestaron 900 maestros para los centros autónomos y 500 educadores para las escuelas centralizadas, siendo en total mil 400 educadores. También se repartirán 50 mil mochilas y uniformes escolares a los alumnos más pobres del país.

Niños trabajadores demandan estudio
De Castilla también se comprometió con el movimiento de “Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores” (Natras), para que tengan derecho a la educación. Esta organización tiene presencia en 13 municipios del país y aglutina a más de cinco mil niños trabajadores de la calle.
“Vamos a tener una reunión con los Natras, Por suerte en nuestro país existe mucha riqueza en el movimiento de social y los organismos no gubernamentales, que puede servir para enriquecer la escuela”, señaló el rector de la educación básica.
María Teresa Castellón, quien trabaja como vendedora de queso en la terminal de buses en León, fue una de las organizadoras de la campaña “Que nadie se quede sin estudiar”. Señaló que como niños y adolescentes tienen derecho a la educación y recreación, pero debido a la pobreza en el país, muchos sólo se dedican a trabajar.
“Tenemos derecho a una educación gratuita y de calidad, no sólo podemos trabajar, también tenemos derecho a superarnos y a salir adelante. En la calle se encuentran niños que trabajan desde los cuatro años, cuando deberían estar en la escuela. Por eso estamos demandando al Estado que nadie se quede sin estudiar”, dijo la adolescente.