Nacional

Amparo insolente de ex director de INEC

* Reclamó inmunidad ante tribunal un día antes de expirar su período y desconoció facultades de la Contraloría * El TAM en apuros por la impunidad que ha proporcionado a otros acusados, pero al parecer a éste no lo van a salvar

Luis Galeano

El ex director del Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos (INEC), Néstor Delgadillo Paguaga, introdujo un recurso de amparo en contra de la Contraloría y en su calidad de diputado suplente del Parlamento, un día antes de que su período como legislador se venciera el pasado 9 de enero.
La decisión de Delgadillo fue calificada por el vicepresidente de la Contraloría Luis Ángel Montenegro, como una “trampa y artificio sucio” de parte del polémico funcionario, y recomendó a los magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) no admitir el recurso, ya que lo único que busca es “salvarse de responder a los nicaragüenses por la malversación de caudales” en el INEC.
Delgadillo confesó haber utilizado los recursos del INEC para asuntos personales, entre lo que destacan: pagar cuentas en hoteles de lujo, la limpieza de sus dientes, la reconstrucción de su nariz después de un accidente en un cuadriciclo, y cancelación de deudas con distribuidoras de electrodomésticos. Los señalamientos fueron publicados de manera amplia por EL NUEVO DIARIO a finales de diciembre pasado y a inicios del presente mes.

Sólo horas antes de dejar de ser diputado
El ex titular del INEC presentó el recurso de amparo en la Sala Civil Uno del TAM, a las 3:36 minutos de la tarde del 8 de enero, sólo unas horas antes que feneciera su período como suplente ante el Parlamento del diputado Carlos Gadea, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).
El presidente del TAM y de la Sala Civil Uno, Noel Rivera Gadea, indicó que el recurso de Delgadillo no ha sido tramitado y que probablemente lo resuelvan en la próxima semana.
“El presente recurso lo interpongo con fundamento en el artículo 23 de la Ley de Amparo, porque temo ser perjudicado o me encuentro en inminente peligro de serlo por disposición del Consejo (de contralores), que pretende mediante resolución determinar en mi contra responsabilidades penales por mi actuación como director de INEC”, dice el amparo de Delgadillo, cuya copia se encuentra en nuestras manos.
“Esto, sin considerar que soy diputado suplente ante la Asamblea Nacional de Nicaragua, electo por el sufragio de los nicaragüenses mediante el voto universal, igual, libre, secreto y directo; y que como tal gozo del privilegio de la inmunidad, que es un impedimento prohibitivo y que constituye un óbice de procedibilidad para cualquier autoridad, de iniciar cualquier proceso en mi contra desde antes de cesar el cargo”.

“Han atentado contra mí”, afirma
Delgadillo, además, señala que Montenegro brindó declaraciones a los medios de comunicación en donde adelantó que habían determinado “condenarme” con presunción de responsabilidad penal, lo cual según cree, les niega a los contralores toda competencia para dictar una resolución válida del caso, porque no ha terminado la auditoría iniciada para agilizar su gestión en el INEC.
Las declaraciones del vicepresidente del ente contralor, según Delgadillo, “han producido del órgano de control un atentado en mi contra, ya que en el proceso administrativo contable de auditoría que aún no concluye, la garantía de la seguridad que establece el principio de la legalidad no se observa”

Se niega comparecer ante CGR.
Fue basado en ese amparo que todavía no se ha resuelto en el TAM, que Delgadillo envió el martes 23 de enero una carta al Consejo de Contralores, en la que les indicó que no comparecería a una entrevista para la que lo había citado la auditora encargada de su caso, Jockey Tamariz Narváez.
Delgadillo, quien adjuntó copia del amparo, señaló en su escrito a los colegiados que la citatoria “es a todas luces inconstitucional, pues la Contraloría únicamente es la fiscalizadora del erario, pero no tiene dentro de sus facultades concedidas por la Constitución, potestad para recibir confesión de cargos”.
En la misiva menciona nuevamente las declaraciones de Montenegro que, de acuerdo con su criterio, lo enviarán a la cárcel “y en tal razón, por esta circunstancia me encuentro impedido de presentarme ante la auditora encargada a rendir declaración, la que me niego a brindar, acogiéndome a la garantía constitucional que nadie puede declarar en contra suya”.

Montenegro: “Este muchacho desconoce la ley”
El contralor Montenegro dijo que las acciones de Delgadillo lo único que reflejan es su temor a enfrentar la realidad de los señalamientos de irregularidades que hay en su contra, pero además de eso manifiesta un desconocimiento absoluto de las facultades de la Contraloría.
“Este muchacho no sabe nada de la ley, porque es facultad nuestra para cumplir con el debido proceso, citarlo para escuchar su testimonio y desvanecer los hallazgos, no hacerlo sí es violentar las normas, porque se deja al funcionario en indefensión, pero en este caso él mismo dijo antes a los medios que la Contraloría estaba investigando el asunto y que él estaba en pleno conocimiento de la auditoría”, dijo Montenegro.
A la vez, explicó que cuando habló con los medios de las sanciones a las que está expuesto, “lo hice porque él confesó la malversación de caudales para su propio beneficio, es confeso y sólo compite con Roberto Zelaya Blanco”.
Montenegro recomendó a los miembros del TAM rechazar de plano el amparo de Delgadillo, “porque es una burda trampa que quiere utilizar para no hacer frente a los múltiples señalamientos de actos de corrupción en su contra.