Nacional

4 muertos y dos heridos graves


ESTELÍ Y MANAGUA
El dolor y la angustia no podían ser más grandes anoche para los familiares de los cuatro nicaragüenses que este domingo perdieron la vida en Cuba durante un penoso accidente de tránsito. Los jóvenes, cuyas edades oscilaban entre los 18 y los 20 años, estaban cursando el primer año de la carrera de Medicina en la provincia occidental de Pinar del Río, y regresaban de un paseo cuando la muerte los tomó por sorpresa.
El embajador de Cuba en Nicaragua, Manuel Guillot, informó que el accidente tuvo lugar a eso de las seis de la tarde, hora de Cuba, cuando el autobús que llevaba a 24 estudiantes nicaragüenses impactó contra un camión. Guillot informó que el accidente sucedió en la carretera Sábalo-Guane, frente a la localidad de Vallecillo, ubicada a 240 kilómetros al este de La Habana.
El diplomático dijo que producto del impacto fallecieron los cuatro jóvenes nicaragüenses y dos trabajadores cubanos de la escuela de Medicina que los acompañaban en el paseo. “Estaban visitando lugares históricos de la provincia de Pinar del Río cuando sucedió este trágico hecho”, señaló Guillot a EL NUEVO DIARIO.
Los nombres de los fallecidos son: Pavel Josué Martínez Rugama, Jonathan López Blandón, ambos de la ciudad de Estelí; Alicia del Carmen Zúñiga Gómez, de Granada, y Mildred Rafaela Zeledón Rizo, de Jinotega. Mildred era la sobrina del ex diputado del Frente Sandinista Leónidas Centeno.
Guillot indicó que el estudiante Edgar Fabricio Guevara, oriundo de Jalapa, se encuentra grave con trauma de cráneo, y que a Bismarck Antonio Morales Martínez, originario de León, se le tuvo que amputar un brazo, pero se encuentra fuera de peligro. Añadió que 18 estudiantes sufrieron lesiones menores y están bajo observación en el Hospital “Abel Santamaría” de Pinar del Río.
Guillot lamentó el suceso, y dijo que el gobierno de Cuba seguirá apoyando a los jóvenes nicaragüenses para que puedan seguir estudiando en la Isla de manera gratuita.
Los estudiantes cursaban su carrera en la Escuela de Medicina “Manuel Lazo”, dentro del programa de solidaridad de formación de médicos de la provincia de Pinar del Río. Se habían ido hace seis meses llenos de ilusiones y con la meta de convertirse en médicos.

Pánico y desesperación en Estelí
El pánico y la desesperación se apoderó ayer de decenas de familias segovianas que tienen hijos estudiando diversas carreras en Cuba, al conocer la noticia sobre un accidente de tránsito en el que perecieron cuatro jóvenes nicaragüenses que cursaban estudios en la mayor de las islas de la región de Las Antillas, dos de los cuales eran originarios de Estelí.
En horas de la mañana circuló en esta ciudad una serie de informaciones confusas, las que aseveraban que se trataba de al menos cuatro personas muertas e igual número de personas lesionadas. Pero en el transcurso del día se fue despejando hasta determinar dos son los muchachos muertos originarios de Estelí.
Hasta en horas avanzadas de la tarde, las familias se mantenían en vilo tratando de comunicarse con sus muchachos. Los dos jóvenes estelianos Jonathan López Blandón y Pavel Josué Martínez Rugama, los dos de 20 años, eran estudiantes del año básico de la carrera de Medicina.
Varios miembros de la Asociación de Padres de Familia con hijos estudiando en Cuba, presidida por la abogada Leonor Ramírez, luego de conocer la noticia se movilizaron para obtener mayores datos.
Ramírez señaló que a través de la dirigencia nacional de la JS 19 de Julio realizaron una serie de gestiones para realizar el traslado o repatriación de los cadáveres.
La solidaridad no se dejó esperar, tanto de parte de los miembros de la asociación como de los maestros, amigos y familiares, para respaldar a los padres afectados: la profesora María Martha Blandón, madre de Jonathan, y Rosa Aura Ruiz y el capitán José Antonio Ramírez, padres de Pavel Josué.

En noviembre vino de visita
Según Rosa Aura, éste ha sido un golpe tremendo, algo inesperado que los ha dejado casi sin reaccionar. La última vez que miró a su muchacho fue a finales de noviembre del año pasado.
Blanca Nelly Rugama Ruiz, tía de Pavel Josué, dijo que la familia siente un dolor indescriptible, precisamente porque su sobrino era una persona ejemplar y con aspiraciones de superación.
Karelia López Blandón, hermana de Jonathan, dijo que éste siempre fue un muchacho ponderado, y en el colegio donde estudió el bachillerato siempre se distinguió por ser una persona esforzada y con visión en el futuro.
Recuerda cuando su hermano llegó en noviembre, luego de haber viajado a inicios de agosto a Cuba. “Pasamos momentos agradables, porque somos una familia unida”, recalcó la joven, quien hizo un doble esfuerzo para poder expresar su sentir.
Señaló que cuando su mamá supo de los hechos, toda la familia se conmocionó. “Es un dolor inexplicable”, acotó Karelia, quien recuerda que Jonathan era el menor de cinco hermanos, de los cuales sólo ella es mujer.
Respaldo de diputados
La profesora Guadalupe Zeledón, miembro de la Asociación de Padres con hijos en Cuba, aún sollozando por lo sucedido y consternada por la muerte de los dos muchachos, dijo que si bien su vástago que estudia Medicina allá se encuentra bien, el impacto ha sido tremendo.
Desde en horas de la tarde, decenas de amigos de las familias dolientes llegaron en apoyo. La profesora Zeledón destacó que a través de los diputados Francisco Valenzuela y Léster Martínez, así como de Martha Marina González, mantuvieron coordinación para la repatriación de los cadáveres y el apoyo a las familias.
Recordó que los muchachos en Cuba, según lo ha constatado, se encuentran muy bien cuidados, y que el accidente donde murieron los cuatro jóvenes nicas fue una fatalidad del destino.
Detalló que Cuba es una nación donde existen altos niveles de protección para los estudiantes, y que los padres se sienten satisfechos con la educación de calidad que reciben. La licenciada Ignacia Elizabeth Matute, miembro de la Asociación de Padres de Nueva Segovia con hijos estudiando en Cuba, ratificó lo señalado por Zeledón.
Programa de honras fúnebres
Ella encabezó una delegación que llegó desde diferentes municipios de Nueva Segovia para solidarizarse con las familias dolientes. Dijo que se comunicó en horas de la tarde de ayer con su hijo Pavel Landeros Matute, quien estudia Medicina en Cuba, y que al igual que los demás muchachos está ubicado en la provincia de Pinar del Río, y éste le encomendó que pusieran en práctica la solidaridad con los familiares de los compañeros fallecidos, y así lo hacen.
Varios de los padres de familia señalaron que el grupo donde estaban los muchachos había alcanzado un alto rendimiento académico. De acuerdo con el programa, la noche de este lunes serían velados, luego se les realizará un homenaje (en el Centro Recreativo Las Segovias), y finalmente se oficiarán misas para su posterior entierro el miércoles.
Unos ochocientos jóvenes nicaragüenses se encuentran en Cuba estudiando la carrera de Medicina, y otras, como parte de los acuerdos denominados Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA.

Nombres de los lesionados
Bismarck Antonio Morales (León)
Judith Ruiz Sosa (Juigalpa)
Daniela Herrera Torres (Estelí)
Margarita Palacios Ruiz (Estelí)
Lola Ortega Sirias (Managua)
Gerner Acevedo Martínez (Condega)
Lenín López Corea (Masaya)
Manuel López Flores (Granada)
Sergio Javier Guido Álvarez (Rivas)
Edgar Fabricio Guevara (Jalapa)
Jacqueline López García (Masaya)
Laura Membreño Rugama (Jinotega)
Grethel Abarca Serrano (Rivas)
Ismael Rosales Sánchez (Granada)
Claudio Sánchez Pérez (Masaya)
Marcia Rodríguez Zeledón (Estelí)
Gilma Masías Ramírez (Masaya)
Hehis Alvarado Pérez (Madriz)
Ronald Guevara Balmaceda (Boaco)
María Elena Vílchez Tercero (León)
Jesús Cardoza (maestro cubano)