Nacional

Ya somos ALBA

* No más privatizaciones y énfasis sobre agua; críticas a “empresa española”, pero no habló de revertir contrato * Hizo aprobación masiva para entrar en ALBA y aunque criticó al Cafta, fue explícito en decir que no buscará denunciarlo * Chávez y Morales le antecedieron en la palabra, y el primero usó su conocido lenguaje lleno de metáforas en que se mezcla lo humano, lo divino y lo patriota

Heberto Rodríguez

Un discurso calcado en la mayor parte de las expresiones del Daniel Ortega que los nicaragüenses han conocido hasta hace muy poco tiempo, pero ahora matizado con cautelosas referencias a Estados Unidos y pródigo en llamados a la unidad nacional de ricos y pobres, fue el que se escuchó ayer en la Plaza La Fe.
Con el viejo recurso de preguntar a los miles de asistentes su opinión a mano alzada, fuimos informados que desde hoy Nicaragua forma parte del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas) concebida por Hugo Chávez, sin renunciar al Cafta (Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos), que a pesar de todo se llevó una buena dosis de las críticas que contra ese tratado siempre se han esgrimido.

Ambigüedad sobre privatizaciones
Ortega fue enfático en que no habrá más privatizaciones de servicios públicos, y expresamente se refirió al agua y a Hidrogesa, y aunque sin mencionarla descargó fuertes críticas contra Unión Fenosa y las generadoras extranjeras, no insinuó ninguna reversión en los contratos establecidos.
El presidente entrante de Nicaragua se mostró muy Fidelista, muy Chavista, muy por la unidad de los países al sur de Estados Unidos, muy enfático en denunciar al modelo implantado por el neoliberalismo, pero al mismo tiempo conciliador de clases, y llamó a lo interno a la unidad de los que más tienen con los que no tienen nada, aunque sin precisar el nuevo modelo que producirá esa simbiosis.
Ortega llegó a la Plaza La Fe --donde desde el mediodía comenzaron a congregarse miles de simpatizantes sandinistas--, unos minutos después de la siete de la noche.

Chávez y Morales lo antecedieron
Después de las emotivas palabras del presidente de la República Bolivariana, Hugo Chávez, y de un fraterno saludo pronunciado por el mandatario de Bolivia, Evo Morales, Ortega tomó los micrófonos, se desprendió de la banda presidencial y dijo que “le pertenecía a todos los nicaragüenses que estaban dispuestos a luchar por la justicia, porque desaparezca el hambre, la falta de salud y educación de nuestra patria”.
De esta manera Ortega se introdujo al tema de las políticas neoliberales impuestas por los organismos multilaterales, preguntándose cuáles habían sido los resultados que había dejado este modelo instaurado en el país desde 1990 y que ha beneficiado a unos pocos.
“Han sido 16 años en los que el pueblo ha pagado los grandes costos de estas políticas económicas que se conocen como neoliberalismo. Ahora nosotros tenemos el reto de abrir un nuevo camino, el camino que permita a las familias nicaragüenses vivir con dignidad, que le permita a todo el pueblo nicaragüense prosperar, que les permita a los campesinos acceder a financiamiento, que le permita a la juventud acceder a la educación, que no tengamos estas cifras dramáticas del 35 por ciento de analfabetismo”, expresó.
Luego sostuvo que esa cifra del analfabetismo es apenas una prueba de que ese modelo económico no resuelve los problemas que enfrenta el pueblo nicaragüense.
“Por eso he dicho: tenemos que unirnos todos, desde los que más tienen, desde los que más se han enriquecido, tienen que aportar, tienen que contribuir, para que todos juntos saquemos a Nicaragua de la pobreza”, agregó.

El agua y la energía
Ortega puso como ejemplo el problema del medio ambiente, que no hace diferencia entre ricos y pobres, pero igual afecta a ambos sectores en una sociedad.
“No podemos permitir que nuestros recursos naturales se pierdan, se destruyan, no podemos permitir que nuestros recursos naturales sean privatizados, el agua no debe ser privatizada, el agua no puede ser privatizada”, indicó.
Fue entonces cuando se refirió a la falta de energía que afecta a todo el país en la actualidad, resultado de las privatizaciones.
“Aquí se privatizó la distribución de energía a una empresa española y se privatizó la energía dándole en concesión las generadoras que eran del Estado a particulares, lógicamente que los empresarios que concesionaron estas plantas buscaron las que estuvieran en mejor estado, porque el empresario se mete a buscar cómo ganar”, aseguró.
En ese momento recordó el intento que hubo de privatizar la planta hidroeléctrica (Hidrogesa), que se logró salvar porque el pueblo protestó y dejó claro que durante su gobierno no se privatizará.
En ese sentido, Ortega manifestó que han encontrado disposición de parte de los empresarios y los inversionistas por resolver el problema energético.

El apoyo de Chávez
Ortega también reiteró el apoyo del presidente Hugo Chávez con la venida de las plantas eléctricas, momento que aprovechó para anunciar que Nicaragua se incorporará al ALBA, donde ya están integrados Bolivia y Cuba.
“Y nos vamos a incorporar al ALBA, esa unidad de los pueblos es lo único que puede sacar de la pobreza a toda América Latina, porque podemos unirnos todos en Centroamérica, pero tenemos que comerciar con otros países, y si no se establece un comercio justo, entonces, un día va estar bien un país, un día va estar bien un sector, otro día va a estar mal y va a ir a la quiebra”, apuntó.
Inmediatamente se dirigió a las masas y les preguntó si estaban de acuerdo en que se unieran al ALBA
“Estamos en el Cafta, seguiremos luchando porque mejoren las condiciones, pero tenemos nuestra propia propuesta, nuestro propio planteamiento de unidad Latinoamericana, que es el ALBA. A ver, levantando esas manos, levantando esas banderas. ¿Nos suscribimos o no nos suscribimos al ALBA?, preguntó Ortega.
Luego de la respuesta afirmativa de la multitud presente, Ortega expresó: “Bueno, entonces mañana, cumpliendo la voluntad popular, nos vamos a suscribir al ALBA”.
Al final, el mandatario se refirió a su gabinete y dijo que van a cumplir con el compromiso de campaña de acabar con los megasalarios.
“Aquí no habrá funcionarios que van a andar en las nubes, porque aquí vamos a seguir gobernando desde abajo”, concluyó.

Chávez encendió las masas
William Briones -Improvisando un discurso ante miles de ciudadanos que ayer colmaron la Plaza La Fe, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, destacó la figura del presidente Daniel Ortega, a quien comparó con los imprescindibles de Bertolt Brecht, además de entregarle una réplica de la espada de “El Libertador” Simón Bolívar.
“Desde la tierra de Bolívar, para rendir homenaje a tu victoria, que es la victoria de Sandino, el pueblo sandinista y todos los que luchamos por transformar el esquema de dominación colonialista en América, abrir senderos de justicia social, liberación e igualdad, te traigo de parte del pueblo de Bolívar, para ti y el pueblo de Sandino, el “General de Hombres Libres”, que vive hoy más que nunca antes jamás en Nicaragua y América”, manifestó, a la vez que entregaba la espada al presidente.
Chávez destacó que justamente ayer, en horas de la mañana, asistió en Caracas a su propia toma del poder, por seis años más, como recientemente lo dispuso el pueblo venezolano, a través de las urnas.
“Presidente, Comandante, amigo, hermano. He venido a Nicaragua con el corazón desbordado de emoción y júbilo. Le traigo a la Nicaragua libre y hermosa, a la tierra de Rubén Darío y (Augusto C.) Sandino, el corazón del pueblo de Bolívar, y el abrazo infinito y profundo, de la Revolución Bolivariana”, exclamó.
A consideración del mandatario bolivariano, el retorno al poder de Ortega significa el retorno de la historia, por lo cual, deseó “que Dios bendiga a Nicaragua e ilumine los caminos de Daniel”.
Dijo que el presidente nicaragüense “es un ejemplo de todos los soldados revolucionarios de América Latina, que estamos dispuestos a dar nuestra vida por el futuro de nuestros pueblos”. Ayer, al final de su propia toma de posesión, en Caracas, manifestó la disposición de entregar la vida por la causa del socialismo.
También elogió a los presidentes de Cuba, Fidel Castro, y de Bolivia, Evo Morales. En referencia al líder cubano, manifestó: “Saludos hasta su lecho de enfermo. Debe estar feliz en aquella heroica isla, en La Habana. Vaya el abrazo al compañero Fidel. ¡Hasta la victoria siempre. Patria, socialismo o muerte, nosotros venceremos!”, exclamó.
Recordó que Túpac, el líder aymará ejecutado durante la colonia española, hizo una profecía que pudieron realizar Augusto C. Sandino, Simón Bolívar, José Martí o Emiliano Zapata: “Muero hoy, pero algún día volveré hecho millones”.