Nacional

Rosario Murillo, el poder tras el ‘orteguismo’

La 'compañera' Rosario’ es inteligente, educada en Francia e Inglaterra y ejerce una enorme influencia sobre su esposo, el presidente electo, Daniel Ortega.

La poetisa Rosario Murillo, quien a partir de este miércoles se convertirá en primera dama, ha abandonado el discreto perfil que mantuvo durante el primer mandato del ex guerrillero Daniel Ortega (1979-90) para convertirse en una influyente e imprescindible asesora y portavoz del sandinismo.
Inteligente, educada en Francia e Inglaterra y 'mano derecha' en su juventud del periodista Pedro Joaquín Chamorro -asesinado por la dictadura de los Somoza y marido de la que fuera presidenta del país, Violeta Chamorro (1990-96)-, Murillo ejerce una enorme influencia sobre Daniel Ortega, con el que ha compartido 27 años de su vida.
En los círculos políticos nacionales se considera que esta mujer menuda, de hablar pausado y suave, pero firme, moderna y llena de abalorios, cual pitonisa, ha sido la artífice del cambio de imagen y de mensaje que muestra el ex guerrillero sandinista.
De 56 años, Murillo "es una mujer inteligente, a la cual se la reconoce como gran poeta y una mujer de carácter y personalidad fuerte, que se ha logrado ubicar en la posición que tiene por habilidad política", ha dicho la ex guerrillera y disidente sandinista, Dora María Téllez.
"Es una política realmente y no puede ser vista solamente como la esposa de Daniel Ortega", opina Téllez.
Primero como jefa de la campaña electoral que catapultó, el 5 de noviembre pasado, a su marido a la presidencia, tras 16 años en la oposición, y ahora como portavoz del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), la Hillary Clinton nicaragüense es considerada como la persona más influyente de las que rodean a Ortega.
La 'compañera' Rosario, como se refiere a ella el padre de seis de sus ocho hijos y marido por la iglesia desde septiembre desde 2005, se espera que ejerza un fuerte control en la presidencia, especialmente para que la política del nuevo gobierno gire en torno a sus temas favoritos: la salud, la comida, la educación y el medio ambiente.
Esta poetisa de genéro erótico, sobrina-nieta de Augusto César Sandino, el guerrillero que inspiró la causa sandinista, ha contribuido a depurar el FSLN de sus miembros históricos para convertirlo en el 'danielismo' actual.
A Murillo se le acusa de apropiarse, junto a Ortega, del FSLN y de apartar a figuras relevantes del entorno del líder sandinista. La última de ellas, el único sobreviviente de los fundadores de la agrupación, Tomás Borge, nombrado embajador de Nicaragua en Perú.
Bajo su influencia, su sexagenario marido cambió la imagen y el discurso en sus últimas tres campañas por la presidencia. Del rojo y el negro tradicionales de la bandera sandinista a un rosa chicle más edulcorado, y de un discurso antiimperialista, comunista y revolucionario, a llamados al amor, la paz y la reconciliación.
Es ella la guardiana de la imagen de Ortega y la que lo mantiene alejado de la prensa. Para algunos su poder es "indefinible".