Nacional

De Castilla por regreso a “patronatos escolares”

* Afirma que dinero pasará de manos de maestros a las de los padres de familia, y que varios artículos de la ley “serán derogados por un decreto presidencial” * Educador Arríen por una descentralización distinta de lo que se convirtió la autonomía

Tania Sirias

El dinero que los padres de familia aportaban de forma voluntaria a los centros escolares, ya no llegará a manos de los directores y maestros, ahora será controlado por los padres de familia, según aseguró el nuevo ministro de Educación, Miguel De Castilla, quien agregó que eliminar la autonomía escolar es un proceso que conllevará más de dos años, pues está arraigada en el sistema educativo.
“No es que desaparezca el dinero de las escuelas, el problema es que cambia de manos, serán las asociaciones de padres quienes administren los recursos. El Estado se hará cargo del pago de planilla, agua, luz, Seguro Social, esto con el fin de que los directores sólo se dediquen a la parte pedagógica”, dijo De Castilla.
Comentó que la autonomía escolar en vez de solventar la economía en las escuelas, provocaba gastos al sistema, y por esto están realizando un estudio para conocer a fondo sobre la utilización de estos recursos. “Sabemos que no todos los padres de familia aportan a las escuelas, y según cálculos, la cifra podría ser 50 millones de córdobas que no eran controlados por el Ministerio de Educación”, dijo el futuro titular del MECD.
Al consultarle de dónde saldrá el dinero para solventar los gastos que venían asumiendo los centros escolares, respondió que la autonomía creó un ámbito administrativo-organizacional en las delegaciones departamentales, municipales y escuelas. Expresó que las personas que asumían el papel como cajeros, auditores y similares serán reubicados, y los que no llenen requisitos, serán retirados de sus cargos.
Asimismo afirmó que ciertas oficinas creadas durante administraciones anteriores, como la Secretaría de la Juventud y otras, podrían desaparecer. “El dinero que iba destinado a estas oficinas puede ser utilizado para Educación”, dijo De Castilla.

Derogará artículos de la Ley 413
Comentó que si los padres quieren hacer rifas, quermeses o cualquier otra actividad para recaudar fondos, pueden hacerlo, siempre y cuando sea fuera del centro escolar. También dijo que se derogarán artículos de la Ley de Participación Educativa, o Ley 413, en la cual se mencione la palabra dinero.
Indicó que el espíritu de esta Ley 413 fue pervertido, ya que se le incluyó un reglamento que daba base legal a los centros educativos para efectuar cobros y otras barbaridades. “El 11 de enero se va a presentar un decreto presidencial que deja desactivados varios artículos de esa ley, que fueron agregados durante la administración del ministro Silvio De Franco”, dijo De Castilla.
Expresó que la autonomía escolar tuvo dos grandes artífices: el sociólogo Humberto Belli y el economista Silvio De Franco, el cual incluyó el sistema de transferencia, y que los demás ministros sólo chinearon este proyecto. Asimismo, afirmó De Castilla que se apegará a la Ley 413, específicamente en el tema de la participación ciudadana.

Descentralizar la educación
El representante de la Unesco en nuestro país, Juan Bautista Arríen, comentó sobre la decisión de abolir la autonomía escolar, y aseveró que en sus inicios fue un proyecto muy positivo, pues vino a acabar el centralismo que existía en la educación, sin embargo el principio de participación se desvirtuó y no siguió la línea correcta. La autonomía pasó a ser una especie de plataforma de gestión administrativa financiera.
“Se debe buscar un modelo educativo basado en la descentralización educativa, de tal manera que las funciones y las decisiones se acerquen lo más posible a donde se lleva el hecho educativo”, dijo Arríen.
Opinó que le parece oportuno que el ministro entrante cuestione la autonomía escolar, no así en la gestión participativa y descentralizada. Dijo que la autonomía se convirtió en una gestión administrativa que vino a cargar a la familia, cuando ésta es una función indeclinable del Estado.

Directores esperan transferencias
Por su parte, el director del Instituto “Ramírez Goyena”, Jairo Cáceres, espera que el nuevo ministro de Educación cumpla con las necesidades del centro, y aseguró que al asumir los gastos el Estado les quitan un peso de encima. “Nosotros tenemos que conseguir desde el marcador, lapiceros, papelería y hasta un candado para las aulas, ahora nuestra función sólo será la parte pedagógica”, indicó.
Comentó que esperan tener una reunión con el nuevo titular para que les oriente las nuevas reglas a seguir. “Por el momento no nos hemos reunido ni con la delegada departamental, lo que sabemos es lo que sale publicado en los medios de comunicación”, señaló el director.
También confían en que el Ministerio les envíe las transferencias necesarias para poder comprar sillas y reacondicionar aulas, ya que este centro de estudios se encuentra totalmente deteriorado. Debido al estado en que está, el número de estudiantes disminuirá en comparación con el año pasado. “Sabemos que con el aporte voluntario no íbamos a reparar este centro, ahora que el Estado se hará cargo confiamos que la situación mejorará”, dijo Cáceres.