Nacional

'Fue asalto al Olof'

* Vocero presidencial confirma la versión * Hombre de camuflaje trabajando no era del Ejército, sino trabajador de la Alcaldía de Managua * “Poné lo que vos querrás”, dice un Marenco desmentido y acorralado

Luis Galeano

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) se tomó de hecho las instalaciones del Centro de Convenciones “Olof Palme”, debido a que nunca solicitó siquiera un permiso ni al INSS ni al Gobierno saliente para ingresar a ese local, que a partir de hoy se convertirá en la nueva Casa de Gobierno donde despachará el presidente Daniel Ortega, y que es remodelado por trabajadores de la Alcaldía de Managua.
“Fue un verdadero asalto. Rompieron candados, violentaron cerraduras y entraron a la brava sin el permiso de nadie”, aseguró ayer una fuente de todo crédito del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que es la entidad dueña del “Olof Palme”.
El hasta hoy secretario de la Presidencia, Leonardo Somarriba, confirmó ayer a través del vocero presidencial Lindolfo Monjarretz, que no existe una carta del secretario de Relaciones Internacionales del FSLN y nuevo canciller Samuel Santos, solicitando autorización para visitar el local que desde la semana pasada ha sido remodelado para convertirse en el despacho presidencial.
“El secretario de la Presidencia me ha informado que no existe ninguna carta de parte de ningún personero del Gobierno entrante pidiendo permiso para visitar el ‘Olof’, mucho menos para hacer las remodelaciones que se están haciendo”, dijo Monjarretz.
La presidenta ejecutiva del INSS, Edda Callejas, señaló en su momento que Santos solicitó a la Presidencia por medio de una carta un permiso para hacer una visita al local, y que después de eso se enteró a través de los medios que habían iniciado las remodelaciones, pero esta versión no resultó ser cierta.
Ayer procuramos hablar con Callejas sobre el asunto, pero no fue posible localizarla. La fuente del INSS informó a EL NUEVO DIARIO que activistas sandinistas llegaron al ‘Olof’ desde el mismo día en que se anunció que sería la nueva Casa de Gobierno, rompieron los candados y cerraduras e iniciaron los cambios.
“Desde que doña Rosario (Murillo) anunció que Daniel Ortega iba a despachar desde el ‘Olof’, se violentaron todas las medidas de seguridad que tenía y hasta se cambiaron los candados y cerraduras”, dijo la fuente.
El edificio es propiedad del Seguro Social, y hasta el momento se desconoce la manera en que se negociará su ocupación como nueva Casa de Gobierno, y lo que recibirán el INSS y los asegurados a cambio de ese bien.

En el Frente nadie habla
La vocera del FSLN y primera dama a partir de hoy, Rosario Murillo, anunció la semana pasada que la toma de posesión se realizaría en la Plaza de los No Alineados “Omar Torrijos”, y que acondicionaban las instalaciones del “Olof Palme” porque a partir del 11 de enero Ortega despachará desde ese lugar.
Ayer intentamos hablar de nuevo con Murillo para conocer su versión sobre este asunto, la buscamos en el “Olor Palme”, en la Plaza “Omar Torrijos” y en la Plaza La Fe, que son los escenarios en los que se desarrollarán los eventos del traspaso de mando, pero en ninguno de esos lugares la localizamos.
A quien sí encontramos en la Plaza La Fe fue a Tino Ortega, hijo de Murillo y el presidente entrante Daniel Ortega, quien nos hizo saber que era “muy difícil” localizar a su mamá porque se encontraba en una reunión, y que debido a la cercanía del evento de hoy, dudaba que diera alguna entrevista.
También llamamos a la Secretaría del FSLN para saber si había alguna respuesta sobre las inquietudes que manifestamos desde el pasado lunes sobre las remodelaciones del “Olor Palme”, pero nos respondieron que no había nada sobre el asunto.

Alcaldía a cargo de las remodelaciones
El misterio en el que se había constituido el origen de los fondos con los que se está remodelando el Centro de Convenciones “Olor Palme” se fue despejando cuando el Ejército de Nicaragua aclaró que un uniformado que apareció en una fotografía de la edición de ayer, trabajando en el interior del local, no es soldado de la entidad castrense, sino un trabajador de la Alcaldía de Managua.
“Esa persona que apareció en la fotografía con uniforme militar no es parte del Ejército, y el Ejército no tiene nada que ver con esas remodelaciones porque no es su trabajo. Esa persona, según investigamos, se llama Rodrigo José López Medina, y pertenece a la sección de ornato y limpieza de la Alcaldía de Managua”, señaló ayer el vocero de la entidad armada coronel Adolfo Zepeda.
Ayer mismo nos trasladamos a las instalaciones del “Olof Palme” y pudimos constatar que todos los trabajadores que ejecutan los cambios en esa sede son de la comuna capitalina, y hasta visten sus camisas de trabajo mientras realizan sus labores.
Ante esta realidad, el mismo alcalde sandinista de Managua, Dionisio Marenco, admitió durante una entrevista telefónica que son trabajadores de la comuna los que se encuentran al frente del “maquillaje” del lugar.
Marenco, quien el lunes nos dijo que sólo limpiaban los alrededores del sitio como parte de las labores de ornato, se enfureció ayer ante nuestros cuestionamientos, y por último dijo: “Poné lo que te dé la gana” en tu nota. (Ver entrevista).

“Marenco tendrá que rendir cuentas”, dice contralor
El vicepresidente de la Contraloría y colegiado sandinista Luis Ángel Montenegro dijo ayer a EL NUEVO DIARIO que si es efectivamente la Alcaldía de Managua la que está a cargo de las remodelaciones, tendrá que rendir un informe sobre el asunto.
Indicó que la comuna capitalina tiene la facultad de trabajar en los ámbitos de su competencia como la limpieza y reparación de calles, limpieza de la Plaza de los No Alineados y todo lo que tiene que ver con el ornato, pero que cualquier actividad más allá de eso debe reportarse a la Contraloría.
“Si la Alcaldía de Managua ha invertido recursos propios en el traspaso de mando, debe llevar una contabilidad por separado y establecer el respectivo cobro a la Presidencia de la República, una vez que el presidente electo esté al mando del país”, dijo Montenegro.
Explicó que la comuna bien puede brindar este tipo de servicios, y que de hecho lo hace cuando repara calles o avenidas que no están contempladas dentro de su plan de trabajo anual.
“Lo que no puede es mezclar los recursos de la Alcaldía con los de la Presidencia de la República, y por eso yo le recomiendo al alcalde que si son ellos los que están al frente de eso, pues que lleven su contabilidad por separado para cobrar posteriormente”, dijo Montenegro.

Marenco: "El Estado es uno"
Escuche las declaraciones del Alcalde de Managua, Dionisio Marenco

powered by ODEO

El alcalde de Managua, Dionisio Marenco, justificó ayer el hecho de que trabajadores de la comuna estén a cargo de las remodelaciones del Centro de Convenciones “Olof Palme”, al indicar que el traspaso de mando es un evento nacional en donde la comuna y el gobierno central deben brindarse apoyo, “porque el Estado es uno”. Ante nuestros cuestionamientos, explotó furioso y hasta ofendió a este redactor. Ésta fue la entrevista:

Alcalde, hemos logrado constatar que la mayoría de los trabajadores que remodelan el “Olof Palme” son de la Alcaldía, y no entendemos entonces cómo es que sólo están trabajando en limpieza de los alrededores y ornato…
Sí, ¿y qué problema tenés vos?

El problema es que ya comenzamos con la confusión Estado-Partido.
Ésta no es una cosa del partido, es una cosa del Estado.

Pero la Alcaldía es la Alcaldía y el Gobierno Central es el Gobierno Central.
La Alcaldía es el Estado también, o ¿qué querés, que no apoye al Gobierno yo?

Usted dijo primero que sólo limpiaban y realizaban tareas de ornato, ahora admite que están remodelando, entonces, ¿en qué quedamos?
Remodelar eso se va a tomar seis meses por lo menos, ahorita lo que estamos haciendo es apoyando para que la ceremonia y los alrededores estén más o menos limpios.

Pero ayer dijo otra cosa.
Te estoy diciendo lo mismo hombre, es un asunto de Estado.

¿Quiere decir que si el presidente Ortega le pide que le limpien el cuadro de béisbol que hay detrás de su casa lo hacen porque es el jefe de Estado y el Estado es uno?
Bueno, entonces poné lo que querrás, pues.

Y colgó. Llamamos nuevamente y ésta fue la conversación:

¿Se molestó parece, alcalde?
¿Con quién?

Conmigo.
No, lo que pasa es que te doy una explicación y vos me decís lo contrario, vos lo que querés es hacerme quedar mal a mí.

La tradicional subestimación a la ley
No se trata de eso, sino de aclarar por qué dice una cosa y después otra, lo cual se presta a confusión.
Mirá, poné lo que vos querrás, me da igual. Si creés que hay confusión, poné que hay confusión, porque lo que yo te he dicho es que éste es un acto de la nación, pero poné lo que querrás, no hay clavo.

Yo lo llamé para pedirle una aclaración y usted se molesta, ¿por qué?
Yo te di una explicación y vos seguís jodiendo con la misma pregunta.

No lo estoy jodiendo, sólo cumplo con mi labor profesional de preguntar lo que la gente quiere saber.
Ya te dije lo que tenía que decirte y poné lo que querrás.