Nacional

Bolaños se despidió de la Nación

En su discurso destacó los avances macroeconómicos de su gestión, pero aceptando los pocos logros en el ámbito social. Culpó a sus “opositores” por lo que no pudo cumplir y dijo que su administración fue “transparente”.

El presidente de la República, Enrique Bolaños, dirigió esta mañana un mensaje a la nación, como despedida previo al traspaso de Gobierno del próximo 10 de enero. En su discurso, el mandatario destacó los avances de su Administración en términos macroeconómicos, culpó a sus “opositores” por no haberle permitido “cumplir” con todo lo que se propuso y defendió el carácter “honesto” de su gestión.
“Es innegable que hoy Nicaragua está mejor que ayer… Aunque no todo lo que me propuse pude realizarlo en gran parte por mis opositores. Nunca doblegué mis principios ante ellos”, dijo el mandatario en el acto realizado en Casa Presidencial, ante funcionarios públicos y diplomáticos.
Escuche fragmentos de la rueda de prensa del Presidente Bolaños

powered by ODEO

El mandatario destacó que durante los cinco años de su Administración “ordenó” la macroeconomía del país y “cambió” la mala imagen de Nicaragua, presentándolo como un país “acogedor” y “seguro”. Según Bolaños, esto ha permitido que se incremente el número de turistas que llegan al país, así como la inversión extranjera, que ha creado en este período “más de 300 mil nuevos empleos”.
El mandatario destacó como logros de su Administración la creación del Plan Nacional de Desarrollo, “mapa de ruta hacia el progreso”; el aumento “histórico” en las exportaciones (más de 1 mil millones de dólares); la apertura de nuevas empresas en el régimen de Zonas Francas; la disminución de la deuda externa; las mejoras en los servicios de telecomunicaciones; más infraestructura (“dejamos 784 kilómetros de carreteras”); así como fondos por 1 mil 850 millones de dólares para invertir en proyectos de desarrollo.
Bolaños también mencionó como éxitos de su gestión la aprobación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (conocido como Cafta), el TLC con Taiwán y las preparaciones para iniciar negociaciones con la Unión Europea de cara a un acuerdo comercial con este bloque.
La gran asignatura pendiente del mandatario está en el ámbito social. En su mensaje destacó sólo el incremento salarial en algunos sectores públicos, como médicos y maestros, sin mencionar avances en educación, salud o reducción de la pobreza, que afecta a un 70% de la población.
“He trabajado para que mi sucesor pueda servir al pueblo, para que luche contra la pobreza. Deseo fervientemente que al señor Daniel Ortega le vaya bien, para que Nicaragua siga avanzando”, dijo Bolaños.
El mandatario agregó que durante su gestión “el servicio público del Ejecutivo fue transparente”, trabajando con “honestidad y firmeza”, pero no hizo alusión a los escándalos de corrupción que han opacado su gestión –bautizada por él mismo como la “nueva era”-, y que se han registrado en carteras tan importantes como el Ministerio de Infraestructura, Empresa Portuaria, el Seguro Social, el Instituto de Estadísticas y Censos, entre otros.
El mandatario agradeció a la Bancada Azul y Blanco de la Asamblea Nacional por el apoyo que le prestó durante su mandato y también reconoció el trabajo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y Partido Liberal Constitucionalista (PLC), sus “opositores”.
El Presidente entregará el poder el próximo día 10 a Daniel Ortega, quien ganó las presidenciales del 5 de noviembre con el 38% de votos a su favor. La ceremonia, no exenta de polémica, se realizará en la Plaza de los No Alineados, en el “Olof Palme” –que será la nueva sede de Gobierno- ante más de dos mil invitados nacionales e internacionales.