Nacional

Hizo piñata con fondos del INC

* Auditoría reseña gastos indebidos atribuidos al ex director * Hasta el payaso “Pipo” sale bailando y declara en serio

Heberto Rodríguez

No hay distinción entre las actuaciones de los funcionarios de los gobiernos de Arnoldo Alemán y de Enrique Bolaños, ya que en ambos casos, utilizaron las instituciones que dirigían como bancos de préstamos, y ocuparon fondos del erario para su propio beneficio.
El resultado de una auditoria especial en poder EL NUEVO DIARIO realizada en el Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) ilustra claramente que no hay diferencias entre los funcionarios de la “vieja” y de la “nueva era”.
Clemente Guido Martínez, ex Director General del INC, al igual que Néstor Delgadillo, ex Director General del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INE), se hizo un préstamo que terminó de pagar el año pasado. Además, con fondos de INC le celebró una piñata a su hija hasta con los servicios jocosos del payaso “Pipo”, y efectuó una serie de desembolsos que no cuentan con la documentación que respalde y justifique los gastos, entre otras irregularidades.
La auditoría concluida en 2001 establece que existen gastos pagados en concepto de reparación de vehículos, ayudas económicas y financiamiento para el apoyo y patrocinio a beneficiarios relacionados con expresiones culturales y artísticas y otros, los que no cuentan con la documentación de soporte correspondiente, que justifique el uso y la legalidad de dichos desembolsos, hasta por la suma de C$134,999.75.
“La situación antes indicada es responsabilidad de los licenciados Clemente Guido Martínez, ex Director General de INC, hasta por C$113, 954. 28; Maritza Reyes Mendoza, ex Directora Administrativa Financiera, por C$5,317; Ruth Matilde Castillo Landeros, Directora del Fondo de Promoción del Arte Nacional, por C$12,870, y Salomón Alarcón Lindo, ex Director del Centro de Enseñanza Artística “Pablo Antonio Cuadra” (Ceneapac), por C$2,857.87”, se lee en el documento.
Guido rechaza señalamientos
Al momento de la contestación de los hallazgos encontrados en la auditoría, Guido Martínez rechaza que existan gastos que no cuentan con documentación soporte para aclarar, y dice que para esclarecer esta situación era necesario que a él se le hubiera permitido tener acceso libre a las fuentes documentales del INC, tanto en materia contable como en materia legal, para poder sustentar todos y cada uno de los cheque enlistados por la Contraloría.
Guido Martínez también efectuó gastos no autorizados pagados con tarjeta de crédito institucional y retiró dinero en efectivo sin los documentos soporte que evidenciaran su uso.
“Con fechas 8 y 20 de junio de 2001, efectuó pagos por las sumas de C$5,334.93, C$3,208.46 y C$4,159 con la tarjeta de crédito institucional No. 4553-6975-2202-7404 de Credomatic, en concepto de colegiatura a The Notre Dame School, los que suman C$12,703”, dice la auditoría.
En esas mismas fechas también autorizó retiros de efectivos por C$3,500 con la tarjeta adicional No. 4553-6975-2205-7427 a nombre de Lidia Ruiz Díaz, su Jefa de Despacho, quien expuso mediante declaración testimonial de fecha 31 de enero de 2002, que dicha suma fue entregada a Guido Martínez, lo cual carece de documentación y soporte que evidencien su uso.
Ofreció arreglo de pago
El 31 de enero de 2002, Guido Martínez supuestamente dirigió una carta a Napoleón Chow Hurtado, Director General del Instituto en ese entonces, en la que reconoce los gastos como un préstamo personal reembolsable al INC, comprometiéndose al pago y ofreciendo a las nuevas autoridades del Instituto un arreglo de pago de acuerdo con su capacidad económica.
En cuanto al retiro en efectivo, señala que fue un error de control de su parte, por no haber guardado facturas que respaldaran el uso de ese dinero, pero que a esas alturas no podía reunirlas.
En una entrevista brindada ayer a EL NUEVO DIARIO, Guido Martínez admite que se hizo ese préstamo con los fondos del INC, y se defiende de los demás señalamientos, aduciendo que desaparecieron documentos para perjudicarlo. (Lea entrevista mañana)
Otro hallazgo de la auditoría realizada a Guido Martínez expresa que autorizó a Ruth Matilde Castillo, ex Directora del Fondo de Promoción de Arte Nacional (FPAN), que le reembolsara gastos de actividad para la recreación de niños el 7 de abril de 2001, promovida por la Dirección General, hasta por la cantidad de C$ 3, 897.21, mediante comprobante de pago No. 20324 del 10 abril de 2001.
Según la auditoría, sólo “se logró evidenciar que C$800.00 fueron pagados al Sr. Roberto Barberena, conocido como payaso “Pipo”, quien en su declaración testifical afirmó que fueron para animar el cumpleaños de la hija de Guido Martínez”.
“Pipo” declara en serio
El resto no se justificó adecuadamente ni existe evidencia de su uso en actividades propias del Instituto, según el siguiente detalle: pago de payaso y música C$800.00, compra de un teclado Casio en Galería Internacional C$1,059.19, compra de piñata, palo, candela en Globo Fiesta C$301.30, tres paquetes de cajitas comprados en Globo Fiesta C$69.00, tres paquetes de juegos varios comprados en Galería Internacional C$1,084.82, y compra de queque en Miscelánea Altamira C$300.00.
La suma de estos gastos coincide exactamente con el reembolso autorizado por Guido Martínez para su persona. Al respecto, sostuvo que el monto de C$3,897.21 corresponde a varias actividades realizadas en diferentes lugares. En este caso particular, fue él quien las compró y entregó a Iván Pallaviccinni, ex Director de Atención a los Municipios del FPAN.
Guido Martínez en ningún momento mencionó la contratación del animador Roberto Barberena (“Pipo”), quien en la misma declaración testimonial, expuso con toda la seriedad del mundo, que Lidia Ruiz (jefa de despacho de Guido Martínez) lo llamó telefónicamente solicitando sus servicios de animación para cumpleaños de una hija de Guido Martínez, pero como él estaba muy ocupado, mandó a otro payaso, brindando estos servicios en residencial Rubenia, pero no recuerda la dirección exacta, y que por estos servicios se le canceló la suma de C$800.00, de acuerdo con recibo de fecha 7 de abril de 2001.

Otros señalamientos
La auditoría también refleja pagos de la asociación privada Imabite con fondos del INC, con la cual están relacionados el ex Director General y otros funcionarios.
Guido Martínez autorizó pagos con recursos del Instituto por C$1,86.00 para la asociación privada sin fines de lucro Museo Imabite, asociación cuyos miembros son: él y Ruth Castillo Landero, Luvy Pichardo Pichardo, Lidia Ruiz y Alba Obando Solano, según escritura de constitución No. 2 del 3 de agosto de 2000, todos funcionarios o ex funcionarios del INC.
Este dinero se ocupó para pagos de factura por servicios de agua, compra de pieza arqueológica y compra de papelería.
Se adelantó aguinaldo y se pagó vacaciones
Otro hallazgo indica que Guido Martínez se adelantó el aguinaldo en 2000, pero la auditoría señala que no existe evidencia de su reintegro al recibir el cheque fiscal de parte del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.
En el período comprendido entre 1999 y 2000, Guido Martínez se autorizó el pago de 82.5 días de vacaciones acumuladas por un monto de C$115,710.55, y así mismo autorizó el pago de vacaciones al personal del INC hasta por un monto de C$22,892.68.
Señalado de haber abusado en el ejercicio de su cargo, Guido Martínez explicó que de forma telefónica el ex presidente Arnoldo Alemán Lacayo le autorizó pagarlos por medio de fondos del INC, dado que iba a autorizar un incremento del Presupuesto.
Al igual que los expresidentes Bolaños y Alemán, a Guido Martínez se le comprobó que contrató personal con parentesco cercano, un hermano y una sobrina, y que benefició a otros familiares de otras maneras.
En conclusión, la auditoría comprobó que el INC sufrió un perjuicio económico de C$197,433.80, desglosados en las irregularidades antes descritas. En 2003, la Contraloría emitió una resolución en la que determina responsabilidad administrativa contra Guido Martínez y otros funcionarios.