Nacional

Vienen 14 jefes de Estado y 65 altas delegaciones

* Desplegarán a casi 15 mil policías y soldados * Un evento como no se veía desde los años 80 * Esperan 300 mil sandinistas en Plaza de la Fe

Vladimir López

Cerca de 300 mil sandinistas se volcarán el próximo diez de enero a la Plaza de La Fe de Managua para participar en uno de los actos de la toma de posesión del presidente Daniel Ortega, mientras que las fuerzas de seguridad nicaragüenses se desplegarán masivamente en los principales puntos de la capital y adoptarán todas las medidas que sean necesarias para asegurar que el evento se desarrolle de la mejor manera posible.
En tanto, la formalidad del evento se desarrollará en la “resucitada” Plaza de los No Alineados “Omar Torrijos”, ubicada en los alrededores del Centro de Convenciones “Olof Palme”, bajo la lupa y el recelo de centenares de miembros de la seguridad personal, escoltas y agentes encubiertos del servicio secreto de Nicaragua y de otros países, encargados de garantizar la seguridad de numerosos invitados, entre los que se destacan 14 mandatarios.
La directora general de la Policía Nacional, Aminta Granera, y el comandante en jefe del Ejército, Omar Halleslevens, tras realizar una encerrona con sus principales oficiales, revelaron muchos detalles de lo que será a partir de hoy, sábado, la virtual militarización de Managua durante seis días, con la participación directa de unos 14,900 hombres entre agentes policiales (permanentes y voluntarios) y efectivos del Ejército.
La comisionada Granera justificó las severas medidas de seguridad que se adoptarán en Managua, señalando que “nunca antes nos habían visitado tantas delegaciones oficiales de tan alto nivel como en esta toma de posición”.
14 jefes de Estado
“Estamos esperando”, dijo Granera, “a 14 jefes de Estado y de gobierno, 65 delegaciones oficiales de alto nivel, tenemos un mil periodistas extranjeros acreditados y más de dos mil invitados extranjeros. Esto es un reto para nosotros y nos ha obligado a trabajar desde hace algunos meses en la preparación de estos planes, que de alguna forma ya estamos ejecutando”.
Reveló que para poder cumplir con esos planes, la Policía se ha visto en la necesidad de trasladar hacia Managua a mil policías que se encuentran acantonados en los departamentos, los que recibieron una capacitación especial en el área de seguridad personal, escoltaje y protección de objetivos.
Señaló, además, que se realiza una serie de medidas, tanto públicas como secretas, para garantizar la seguridad. Citó que el gigantesco operativo se desarrolla en nueve planes particulares de seguridad: el plan de protección del aeropuerto, el plan de caravanas, el plan vía, el plan de los hoteles, el plan especial de las plazas, el plan especial de las caravanas departamentales, el plan general de orden público, el plan de atención médica y el plan de las credenciales.
La comisionada Granera dijo que ese plan implicará una serie de restricciones hacia la población nicaragüense, como la prohibición de portación de armas de fuego, objetos punzantes y corto punzantes, municiones y explosivos, así como la venta y consumo de licor en toda Managua, desde las ocho de la mañana del miércoles 10 hasta las doce del día del jueves 11, por lo que pidió comprensión a la población.
Grúas levantarán a mal parqueados
Igualmente, señaló que habrá restricciones de movilizaciones y parqueos en algunos sectores de Managua, sobre todo en la Carretera Norte, por lo que expresó que la población debe colaborar con esas medidas, porque la Policía cuenta con grúas destinadas a levantar los vehículos que desatiendan esas orientaciones.
Granera reveló que 5,000 policías se desplegarán exclusivamente de cara a la seguridad del evento, más 4,400 policías y 3,500 policías voluntarios de cara a los planes ordinarios, mientras que el Ejército movilizará a 2,000 efectivos, lo que suma una fuerza de 14,900 hombres.
Seguridad por aire, agua y tierra
Por su parte, el general Omar Halleslevens dijo que la próxima toma de posesión tendrá una complejidad muy grande, pero que la Policía y el Ejército “estamos listos” para contribuir con el equipo que está trabajando en la transición, para que el día diez esa actividad trascendental para el país se lleve con buen suceso y con orden.
“Hemos dispuesto de todo lo que tenemos para que este evento se realice con la mayor normalidad. En el caso nuestro, el Ejército, estamos disponiendo de medios de comunicación, de medios de transporte, de medios aéreos, de medios navales y del hospital militar”, manifestó.
No obstante, el general Halleslevens aseguró que las fronteras de Nicaragua estarán garantizadas porque seguirá funcionando el dispositivo de seguridad normal que ejecuta el Ejército de Nicaragua regularmente.