Nacional

16 muertos en fiestas de Navidad y Año Nuevo

* Matagalpa y Jinotega los más afectados por violencia y en Las Minas hubo un decapitado * Cuatro ahogados, uno en León, una chavala en Apoyo y dos en San Jorge

Ernesto García

Al menos 16 nicaragüenses perdieron la vida durante las festividades del 31 de diciembre y Año Nuevo, según reportes preliminares dados a conocer por los cuerpos de socorro y la Policía.
La aparente disminución de víctimas fatales en comparación con años anteriores, se debió al férreo control que la Policía realizó en todo el país, y al acatamiento de la población a las recomendaciones hechas por las distintas entidades.
Los departamentos donde se reportó el mayor número de decesos por violencia fueron Matagalpa y Jinotega, donde siete personas perdieron la vida en hechos aislados.
La mayoría de los muertos en esos departamentos del norte del país fueron homicidios cometidos en las zonas rurales, y sólo uno pereció al caer de un árbol.
En Chinandega un pasajero ultimó de un disparo al cobrador de un autobús, luego que discutieron por razones aún no dadas a conocer por las autoridades.

Un decapitado
Mientras tanto, radios capitalinas informaron de dos crímenes en el Triángulo Minero, sobresaliendo el supuesto decapitamiento de un campesino.
En lo que refiere a Managua, aunque a los hospitales llegó una cantidad considerable de heridos por riñas callejeras, la Policía sólo registró el deceso de un desconocido la madrugada del primer día del año sobre la autopista de Villa Reconciliación.
De manera extraoficial se supo del deceso a consecuencia de varios tubazos de un joven en la Colonia Primero de Mayo.
La vocería de la Policía en Managua informó que como parte del plan de Fin de Año y Año Nuevo, fueron detenidas 89 personas, de las cuales 18 fueron encarceladas por la comisión de distintos delitos, 65 por faltas menores y seis por accidentes de tránsito.
Por su parte, la Cruz Roja Nicaragüense, reportó al caer la tarde del 1 de enero, la muerte por ahogamiento de Erick Estrada Reyes, de 19 años, quien murió por sumersión en el balneario conocido como La Bocana, en León.
La otra víctima mortal por ahogamiento fue la joven Damaris de los Ángeles Potoy, de 18 años, quien encontró la muerte en la Laguna de Apoyo, en Masaya. De última hora conocimos del ahogamiento de Wilder Espinoza y Luis Carlos Barrios Hernández, quienes perecieron ayer por sumersión en el balneario de San Jorge, en Rivas.
El doble percance ocurrió a eso de las cuatro de la tarde, y el rescate de los cadáveres tuvo que suspenderse ayer, debido a la escasa visibilidad.

Dos niños quemados
Dos niños fueron quemados por materiales pirotécnicos este domingo 31 de diciembre. Un niño de siete años está ingresado en el Hospital Materno Infantil “Vélez Páiz”, luego que le explotara un “arbolito navideño”, mientras que el otro niño, de cuatro años, está en Centro Nacional Oftalmológico debido a una lesión en su ojo izquierdo, producto de una explosión con otro arbolito.
El niño de siete años, Randi Martínez Vásquez, quien se quemó la mano derecha y está hospitalizado en el “Vélez Paiz”, explicó a EL NUEVO DIARIO que la mecha del arbolito era pequeña, y cuando intentaba encenderla, de repente encendió otro fósforo y decidió meterlo dentro del árbol, mientras lo agarraba con su mano derecha, y fue entonces cuando resultó quemado.
Este hecho ocurrió a las 10 de las noche en el barrio “Casimiro Sotelo”, de la capital.
El médico jefe de turno del Hospital “Vélez Paiz”, Nelson Rocha, dijo que al niño se le practicará un lavado quirúrgico, debido a que la pólvora es contaminante, y la herida que presenta es de unos tres centímetros.

El otro niño
El otro niño que fue víctima de la pólvora es Axel Aburto Obregón, de cuatro años, quien fue afectado en su ojo izquierdo luego que también manipulara un arbolito, según cuenta su abuela Juana Martínez.
El hecho ocurrió a las 8 de la noche. “Después de eso me lo llevé al ‘Vélez Paiz’ y luego me lo trasladaron aquí (Centro Nacional Oftalmológico)”, dijo Martínez.
En tanto, el médico de turno, Manuel Gallegos, dijo que se le encontraron “cuerpos extraños en la parte del ojo producto de la quemadura de la pólvora. Sin embargo, el niño también tiene un coagulo de sangre, “pero se va a recuperar”, finalizó Gallegos.