Nacional

Sobrevivientes tributan homenaje a sus deudos


Róger Olivas

POSOLTEGA, CHINANDEGA
Con una misa, culto evangélico, guardia de honor y el compromiso de honrar la memoria de sus deudos, sobrevivientes del paso devastador del huracán Mitch, conmemoraron el octavo aniversario del deslave del volcán Casitas, que dejó 2 mil personas muertas y otras 1,500 desaparecidas.
En las faldas del volcán, siete kilómetros al noreste de Posoltega, se encuentra el parque erigido en recordación de las víctimas del desastre natural ocurrido a las 10:45 minutos de la mañana del viernes 30 de octubre de 1998.
Tras observar a decenas de visitantes, Pedro Pablo Miranda Aragón, de 27 años, recordó con tristeza aquella mañana fatídica que desprendió rocas y decenas de árboles de distinto espesor.
“Quedó un desierto con miles de cadáveres. Aquí donde está el Memorial era la comarca “Rolando Rodríguez”, con 82 viviendas, y en El Porvenir, había 75 casas, todas desaparecieron”, lamentó el campesino.

La enorme fosa colectiva
Mientras contiene las lágrimas, Miranda Aragón, señala hacia el lado izquierdo, donde está una enorme tumba de 30 metros de profundidad, 3 de largo y 2 de frente, en la cual sepultaron a 800 pobladores de ambas comarcas.
“El deslave fue de 25 metros de altura y tres kilómetros de ancho. Aquello fue terrible, y nuestro dolor está intacto”, expresó el vigilante del parque, quien perdió a sus padres, hermano y sobrino.

Abandonados por el Gobierno de turno
Miranda expresó que algunos sobrevivientes del desastre natural, siembran pequeñas parcelas de granos básicos para medio “engañar” el estómago, pero la mayoría están abandonados por el Gobierno de turno.
Por su lado, María Navas Castro, de 55 años, quien perdió a varios familiares en la tragedia, dijo que al inmenso dolor agregan el desamparo de parte de las autoridades.
Lamentó que sus hijos partieron hace varios años hacia Costa Rica, donde laboran, y ella vive sola a la voluntad de Dios, a quien considera su médico por excelencia.
Tras rendir homenaje a sus parientes y amigos, Gerardo Ramón Reyes Gríos, promotor de la Defensa Civil en Posoltega, expresó a EL NUEVO DIARIO que fue uno de los primeros que entró hace ocho años al funesto sitio donde rescató a un grupo de personas.
Agregó que a pesar de las adversidades, sobrevivientes del alud cultivan la tierra en las faldas del volcán Casitas, y retornan a sus viviendas en lugares seguros como Santa María, El Tanque y Nueva España, entre otros.
En el Parque Memorial de las Víctimas del Volcán Casitas, los Forestadores Asociados de Nicaragua (Forestan) y la Alcaldía de Posoltega, plantaron 2 mil 800 árboles de diversas especies, en recordación de las víctimas del huracán Mitch.