Nacional

Rivas: Pueden estar creando caos

* Acusa a Bolaños de “estar calentando el ambiente” con reuniones a espaldas del Consejo con observadores * Resiente “ofensas” de Humberto Belli, ironiza sobre encuestas y refuerza cargos contra Stadthagen

Luis Galeano

El presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE) Roberto Rivas afirmó ayer que existen “fuerzas poderosas invisibles” que acompañadas por el Ejecutivo podrían estar interesadas en crear un caos el día de las elecciones, atemorizadas por los resultados de las últimas encuestas y masivas concentraciones de cierres de campañas de los partidos en contienda.
Rivas dijo ayer que el 5 de noviembre todo puede ocurrir. Desde observadores denunciando fraudes electorales, hasta apagones al momento de la transmisión de datos con los resultados de la elección, y “rayos enviados desde satélites en el cielo” para dañar las plantas eléctricas que podrían activarse ante una eventual falta de energía.
“No descarto que haya denuncia de fraude de parte de los embajadores el día de las elecciones”, dijo Rivas ayer, quien recordó que en días pasados desde Cancillería se hizo circular un mensaje entre varios embajadores de otros países en Nicaragua, que recomendaba que si iba ganando determinado candidato con el que el Ejecutivo no simpatiza, denunciaran un fraude.

Los apagones y la “mano poderosa e invisible”
A pesar de que semanas atrás el presidente Enrique Bolaños y las generadoras de energía se comprometieron a que el día de los comicios no habrá apagones, Rivas dijo que no hay total garantía de eso.
“El elemento de los apagones es peligrosísimo, porque hace unos días que no teníamos cortes de energía y ahora han vuelto y con más fuerza. La única garantía que tenemos son las plantas, pero cuando hay una mano poderosa e invisible detrás de todo esto, capaz y hasta que un satélite nos mande un rayo a la planta para que no funcione”, dijo Rivas.
“Pero no es eso lo que importa, porque ya faltan unos días para el 5 de noviembre y muy poco para el 10 (de enero)”, matizó el magistrado presidente.
El presidente del CSE señaló a Bolaños de estar “calentando” el ambiente electoral con el fin de desvirtuar el proceso, el cual aseguró se desarrollará con total transparencia y perfectamente organizado.

“Bolaños cree que observadores son para él”
“Veo que el ambiente se está calentando, he visto a señores como Humberto Belli con fuertes ofensas contra mi persona, el presidente Bolaños invita a los observadores (a reuniones) ignorando que el Estado se compone por cuatro poderes e ignorando totalmente la autoridad electoral del país. Parece que el señor Bolaños cree que los observadores están observando para él y no para el pueblo”, dijo Rivas.
“Lo interesante es que las cosas no se están calentando con las organizaciones políticas, ni con las manifestaciones en las calles, ni con la organización electoral, sino más bien con el nivel de injerencia y la actitud del Ejecutivo en relación a la elección”, añadió.

Ni siquiera quiere hablar con Bolaños
También dijo que en la estrategia de “calentar” el ambiente se está hablando de recuento de votos sin que se haya dado la votación y se están mencionando las impugnaciones sin que la gente haya ido a votar, “y eso me parece peligroso, porque lo que me parece es que hay una mano invisible que está manejando todo desde atrás”.
El malestar de Rivas con Bolaños fue tan evidente que dijo que de ahora en adelante optará canalizar las comunicaciones con el Ejecutivo a través del titular de Gobernación, Fiallos, antes que con el mandatario.
Rivas afirmó que existen varios correos electrónicos como el de una persona llamada Redmon Hogan, que recomienda a “Los Amigos de Nicaragua” que cualquier contribución económica que se dé para el candidato X en contra del candidato Y, se haga a través del embajador en Washington, Salvador Stadthagen. Ese mensaje, según Rivas, fue remitido hasta al ex subsecretario de Estados Unidos para el hemisferio Dan Fisk.

El temor a las encuestas
“Parece que aquí hay gente que le cree mucho a las encuestas, y hay algo de temor por lo que reflejan, pero yo no me asustaría tanto con eso, porque los grupos pagan las encuestas y los medios de comunicación pagan algunas preguntas específicas cuando se hacen algunas encuestas, pero de lo que hay que estar claro es que la encuesta que vale es la del 5 de noviembre cuando el pueblo deposite su voto en las urnas”, dijo Rivas.
Añadió que si alguien denuncia fraude no tendrá mayor consecuencia, porque en estos comicios hay más observadores que en las elecciones de 1990. “Hoy tenemos más de 1,000 observadores internacionales, hace dos días teníamos 600, y nacionales son más de 18,000”, dijo Rivas.
“Si aquí se dice que hay un fraude cuando hay más de tres observadores por cada centro de votación y más de uno por cada Junta Receptora de Votos, quiere decir que los observadores estaban de acuerdo con algún candidato en particular”, consideró.
Rivas brindó estas declaraciones después de entrevistarse con la fiscal electoral Blanca Salgado en el caso de la denuncia que el PLC interpuso contra el embajador Stadthagen, a quien acusó de utilizar recursos del Estado para hacer proselitismo político a favor del candidato de ALN Eduardo Montealegre.
La fiscal Salgado dijo que profundizarán en las investigaciones del caso, que se suma a siete más que se han presentado ante su autoridad desde que inició el actual proceso electoral.