Nacional

Incompetente se declara Marenco


Valeria Imhof

El alcalde de Managua, Dionisio Marenco, se declaró incompetente de dar una solución al desorden que impera en el Mercado Oriental, donde este sábado se desató un incendio en una bodega que almacenaba pólvora con resultado de dos personas lesionadas, cinco locales quemados y dos vehículos calcinados.
“Eso es un problema que tiene que ver con la conciencia de cada persona y con más control policial, es muy difícil ordenar el mercado, eso va a tomar mucho tiempo, y yo por lo menos no me comprometo porque no es posible regular eso”, declaró Marenco durante un acto de inauguración de obras municipales.
Marenco dijo que el mercado es la válvula de escape de todos los desempleados de este país, por eso el ordenamiento físico no es suficiente. “Que el mercado está desordenado ya lo sabemos todos, lo que hay ahí es una pobreza arrecha de la gente viviendo en condiciones difíciles, y si querés ordenar eso mejor dale empleo a la gente y vas a ver cómo lo limpiás”, señaló.
La solución del alcalde es que no dejen entrar pólvora y que los demás comerciantes denuncien ante la Policía a las personas que están almacenando pólvora en el sector. “Es un lugar que está muy congestionado, y encima de eso el día del incendio no había agua ni luz, entonces era imposible parar eso. Por eso yo hago un llamado a los comerciantes de pólvora que tengan cuidado, porque ahí no murió gente de pura casualidad, sino que en un incendio así un día de semana quién sabe cuántos muertos hubiera habido”, expresó.

Commema admite falta de supervisión
El director de la Corporación Municipal de los Mercados de Managua (Commema), Héctor Molina, admitió que falta supervisión en el mercado, lo que hace que mucha gente se “tome a la brava” los espacios, dificultando así el acceso a los hidrantes a la hora de un accidente. “Damos la orden para que mejoren los tramos, pero no vamos a supervisar. Entonces vos das permiso para construir cinco metros cuadrados y se toman siete”, dijo Molina.
El director de Commema aseguró que desde el año pasado hay una orden a los gerentes de no dar más permisos para la instalación de tramos, porque los mercados están saturados. Además, mencionó que mucha gente que anda en carretones se ha tomado las calles aledañas al Oriental, dificultando aún más la circulación.
“Estos carretones no dan pasada, y lo lamentable es que hay gente adentro con carretones, y cuando los queremos ordenar se nos vienen encima las asociaciones de comerciantes o ellos mismos van a quejarse al Concejo, entonces es difícil”, indicó.

Adentro, hubiera sido catástrofe
Molina dijo que ellos sólo autorizan la venta de pólvora en los mercados luego de que los comerciantes obtienen el permiso de la Dirección General de Bomberos y la Policía
No obstante, aclaró que en el lugar donde hubo el incendio el sábado es un área privada que no está bajo la administración de Commema.
“El cuerpo de bomberos capacita a los comerciantes de pólvora y con esa hoja de capacitación damos permiso. Asumo que la Policía lo da después; ese es el procedimiento, y si alguien no lo hace así está fallando o violentando el procedimiento”, expresó.
Señaló que si el incendio hubiera sido dentro del mercado la situación hubiera sido catastrófica. En el siniestro del sábado por lo menos los bomberos pudieron acercar sus mangueras.
“Si se diera un incendio en la zona uno del Oriental sería alarmante, porque moriría gente masivamente, por eso he estado haciendo llamados a las asociaciones de comerciantes para abrir las calles y darle paso a los bomberos”, agregó el director de Commema.

Agua demasiado lejos
Por su parte, miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos confirmaron que el día del incendio tuvieron que esperar más de una hora para que llegaran las pipas de la Alcaldía mientras las bodegas eran consumidas por las llamas.
“Parte del problema es que no había agua y tuvimos que ir hasta el sector de la Asamblea Nacional a buscarla”, relató el capitán Julio Prado, miembro del Benemérito Cuerpo de Bomberos.
El capitán Atilio Ibarra agregó que la pólvora estaba almacenada de forma desordenada, a tal punto que no tenían espacio para penetrar y sofocar el incendio. “No había por dónde pasar, porque todo estaba almacenado hasta el techo sin dejar espacio, nosotros hemos dado recomendaciones, pero la gente no entiende y no saben el peligro que eso representa”, lamentó Ibarra.
Los miembros del Benemérito Cuerpo de Bomberos, que el día del incidente desplegaron 80 hombres, incluyendo a 20 de Masaya y Granada, dijeron que las bodegas deben estar separadas de los establecimientos comerciales.

Confinamiento y calor, enemigos de pólvora
“La pólvora explota por calor exagerado, y con estas temperaturas tan altas no es para que esté en lugares confinados”, señaló Ibarra. Prado acotó que debe haber un reglamento que regule la introducción de pólvora, máxime en un lugar donde circula tanta gente. “No sabemos cómo es que llenan esas bodegas ni quién les autoriza o le da el permiso”, comentó.
Los bomberos voluntarios señalaron que la prevención es el único camino, porque en el Oriental no existen condiciones para repeler un incendio de grandes magnitudes. “El Mercado Oriental es un polvorín para nosotros, no hay por dónde entrar, no hay agua en los hidrantes o están entre los tramos. Entonces lo único que nos queda es la prevención”, manifestaron.
Señalaron que entre las recomendaciones están poner hidrantes con una altura de metro y medio para que la gente no los cubra con los tramos, y ubicarlos en lugares visibles, principalmente donde están las bodegas y distribuidoras. Asimismo, abastecer a la red de agua con la instalación de un pozo cercano para que se active en situaciones de emergencia como la sucedida este sábado.