Nacional

“Jaque” de Fenosa a la Mil Colores

* Temor de que hoy llegue uno de los acreedores a embargarla acompañado de antimotines

Tania Sirias

Trabajadores de la zona franca Mil Colores tienen tomadas las instalaciones desde el viernes, pues esta maquiladora podría ser embargada por uno de los tantos proveedores que reclaman ser indemnizados.
Aarón Espinoza, representante sindical, afirmó que no dejarán salir nada de la empresa, que ésta es la garantía para que se les cancelen todas sus prestaciones y liquidaciones. “Desde el viernes quedamos de acuerdo conque una parte de los trabajadores iba a quedar en la noche y otra iba a regresar por la mañana para resguardar las instalaciones”, indicó.
Espinoza señaló que para los trabajadores la empresa ya está cerrada por las tantas deudas que tienen, ya que le adeuda al Seguro Social, suplidores de materias primas y pagos de servicios básicos, entre otros tantos compromisos. “Es por ello que los trabajadores decidimos tomárnosla en forma de pago, pues más de 380 personas que laboran en esta zona franca nos veremos afectados”, dijo.
Unión Fenosa suspendió la distribución de energía a esta empresa desde el sábado, ya que Mil Colores tiene una deuda millonaria con esta compañía. Espinoza comentó que la empresa había llegado un arreglo, pero al final no pudieron ponerse al día con las facturas.

No esperan hasta diciembre
Entre los arreglos a que habían llegado los trabajadores, el Mitrab y la parte empleadora, es que el empleador tenía quince días para ponerse al día con los pagos, sin embargo, las cosas van de mal en peor, señaló el sindicalista.
Los trabajadores piden que se cierre la empresa y se les paguen de inmediato sus liquidaciones. “Un sindicato pidió prórroga para diciembre, pero los trabajadores no quieren seguir aguantando más. Ya están hartos de tantas violaciones de derechos humanos, porque hasta abortos han provocado aquí”, dijo Espinoza.
Agregó que si el tres de noviembre el empleador y los trabajadores no llegan a ningún acuerdo, cesarán labores y no se retirarán de la empresa hasta que les cancelen el último pago a que tienen derecho.
El temor de los trabajadores es que esta empresa podría ser embargada hoy por Edward Irías Pastora, quien era el proveedor de telas, quien hasta los amenazó de presentarse con antimotines para hacer efectivo el embargo. Éste sería el tercer intento de embargo por parte de Irías, pero los trabajadores aseguran que no dejarán que esto suceda.
“No podemos quedar ‘en el aire’, es por ello que hablamos por teléfono el domingo con el ministro del Trabajo, Virgilio Gurdián, quien dijo que iba a poner fin a esto”, expresó Espinoza.
Comentó que hasta la fecha no han tenido contacto con la parte empleadora, pues el área administrativa sólo llega a pagar y se va. Los representantes de los trabajadores han querido hablar con ellos, pero todavía no les dan una explicación.