Nacional

Varilla de acero le atravesó el cerebro

* Misterioso accidente que involucra a caravana política, aunque nadie explica cómo un maneral se incrustó en la cabeza de la víctima * El mismo objeto lesionó antes a otro muchacho en un brazo, pese a lo cual no perdió velocidad y siguió su fatal trayectoria * Médicos no aseguran restablecimiento total en caso de que sobreviva, y la única esperanza es su juventud

Pese a que los galenos de turno del Hospital "Lenín Fonseca" extrajeron a Adonis Silvio Jarquín Arróliga un maneral que tenía incrustado en la cabeza, las probabilidades de vida del joven son pocas.
El hecho ocurrió en circunstancias aún desconocidas por sus familiares y por la Policía misma, cuyos agentes se movilizaron hasta el centro asistencial para iniciar las indagaciones.
Según don Silvio Jarquín, supuestamente su vástago --de 28 años-- viajaba en la tina de una camioneta conducida por uno de sus primos, con quienes regresaban de participar en el funeral de un pariente en Teustepe, Boaco.
"Al pasar por el kilómetro 45 de la carretera a El Rama, las llantas de un camión --no precisó si era de la concentración del PLC u otro--, que se desplazaba a exceso de velocidad, pasaron sobre un hierro que alguien había lanzado a la vía, el que salió por los aires. El hierro lesionó a Delvin Jarquín, quien resultó con una fractura en el brazo, y luego se incrustó en la cabeza de mi hijo", indicó angustiado don Silvio, quien ayer aguardaba noticias del estado de Adonis, en la puerta de la Unidad de Cuidados Intermedios de dicho hospital.

Descartan mala intención
Los familiares que se encontraban en el centro asistencial descartan que el incidente haya sido provocado por alguien malintencionado que lanzó el maneral, ya que el objeto se desplazó a gran velocidad, y la prueba es que a su paso lesionó a su sobrino y a su retoño, quien labora en la Zona Franca de Tipitapa.
"A mí me avisaron en horas de la madrugada, cuando lo trasladaron de emergencia hacia un hospital capitalino, donde fue valorado para ser intervenido y extraerle el objeto de la cabeza", señaló el papá del joven, que libra una intensa lucha contra la muerte.
La doctora Carolina Cantarero, médico residente de Neurocirugía, explicó que el paciente ingresó muy grave con el maneral en el parietal derecho, por lo que los médicos le hicieron angiografías, es decir, placas que muestran los vasos del cerebro y su relación con el objeto extraño.
"El maneral entró en el parietal derecho y salió por la región maxilar izquierda, atravesó de lado a lado, y tenía unos 20 centímetros por fuera... La cirugía duró dos horas y había vasos sangrantes que tuvieron que ser ligados, para poder retirar el objeto extraño. La operación fue muy difícil, fue laboriosa, pero gracias a Dios se hizo sin mayores complicaciones", indicó la doctora Cantarero, quien participó en la cirugía.
Por su parte, el doctor Ignacio Sampson, jefe de Neurocirugía del Hospital "Lenín Fonseca", indicó que el paciente ingresó con siete puntos de coma en la escala de “Glasgow”, un método para medir los daños en el cerebro del paciente.
"Él vino con una lesión severa en el cerebro, y antes, durante y después de la operación la lesión en los tejidos continuó, lo que significa que el edema dejó sin aire algunas áreas y los daños en el tejido son irreversibles… los tejidos en el cerebro no se pueden reparar", señaló el galeno.
Ambos galenos coincidieron en que de sobrevivir, los daños que sufrió el joven son irreparables, pues puede quedar en estado vegetativo, y lo más que se podría hacer por él es someterlo a terapias. "…Se trata de un paciente joven y puede salir adelante, pero por ahora se mantiene conectado a una máquina", puntualizó la doctora Cantarero.

Policía investiga
La teniente Marina Benavides, de la Dirección de Auxilio Judicial de Tipitapa, manifestó que apenas indagan sobre el caso, pues sólo saben que un joven ingresó al centro asistencial con un hierro incrustado en la cabeza, y que el hecho ocurrió cuando junto a unos familiares regresaba de un funeral realizado en otro departamento del país.
"Sólo sabemos que los acompañantes del muchacho se enteraron de lo sucedido porque escucharon los lamentos de alguien. Los que iban con él en la tina se bajaron de la camioneta y se enteraron de la tragedia al verlo con el hierro en el cráneo", añadió la teniente Benavides.
Refirió que averiguan cualquier indicio que conlleve a un dato de interés para esclarecer lo ocurrido.