Nacional

Proyectan un mega relleno sanitario

* Delegación viajó a México para conocer las experiencias en diferentes ciudades de ese país * Sería de extraordinario beneficio para municipalidades y el medio ambiente

Melvin Martínez

Enviado Especial / México
El manejo de la basura se ha convertido en un problema casi imposible de solucionar en Nicaragua. Los botaderos a cielo abierto históricamente han sido el destino final de los desechos orgánicos e inorgánicos en el país.
Sin embargo, Nicaragua está dando los primeros pasos para iniciar la construcción de un mega relleno sanitario intermunicipal, el que estaría ubicado en el llano de Pacaya, entre los kilómetros 27 y 32, zona colindante entre los municipios de El Crucero y San Marcos.
Al menos 30 municipios del sur del país participarán en su construcción, que tiene como fin solucionar el problema de la recolección de la basura, asunto del que los políticos se han olvidado.
Una delegación de Nicaragua --conformada por el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (Marena), y los alcaldes de El Crucero, San Marcos, Jinotepe, San Rafael del Sur y Diriamba-- viajó a México para conocer la experiencia de la disposición final de la basura a través de la utilización de rellenos sanitarios en distintas ciudades de este país.
Pero no son los únicos que participarán. También se suman los alcaldes de Managua, Carazo, Granada, Masaya y Rivas, entre otros. Se estima que la construcción tendría un costo aproximado a los 20 millones de dólares.
El relleno sanitario es un método diseñado para la disposición final de la basura. Este método consiste en depositar en el suelo los desechos sólidos, los que se esparcen y compactan reduciéndolos al menor volumen posible para que así ocupen un espacio pequeño. Luego se cubren con una capa de tierra y se compactan cada 8, 12 y hasta 24 horas.
La vicetitular del Marena, Liliam Osejo, afirmó que ya cuentan con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, que les suministrará un millón de dólares para el diseño de estudio de factibilidad del proyecto.
“Es un hecho que el BID va a donar un millón de dólares para el estudio de factibilidad. Una parte del dinero será para diseñar el relleno sanitario y otra para su construcción”, dijo la funcionaria.
Estimó que en total el relleno costará unos 20 millones de dólares, y expresó que en él se podrá almacenar más de dos mil toneladas diarias de basura, y tendrá una vida útil de más de 50 años.
Agregó que los alcaldes están claros de la situación del problema de la basura. “Ellos han conformar la Junta Directiva para la construcción del relleno sanitario. Es un logro importante, son 30 alcaldes, pero hay un acuerdo de intención, esto se va a dar”.
Indicó que la culminación del plan es uno de los retos que le queda al próximo gobierno. Además, explicó, deben tomar en cuenta el Plan Nacional de Erradicación de la Basura.
“Llevamos un año de estar discutiendo el proyecto, estamos en la etapa de concienciación, y los alcaldes han mostrado un gran interés en que se eche a andar el proyecto”, dijo la vicetitular del Marena.
“El problema de la basura es evidente, y es el segundo más grande después de la deforestación. Vamos a trabajar en la consecución de los recursos para la construcción del relleno sanitario”, expresó.
“Lo cierto es que sin el apoyo de instituciones internacionales el proyecto no va a ser posible. Sólo a través del financiamiento de instituciones y organismos se podrá hacer realidad este sueño, que es de vital importancia para todos los pobladores”, agregó.
Convenio de colaboración
La vicetitular del Marena aprovechó la visita a México para sentar las bases de la firma de un convenio de colaboración con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Sermarnat) de México.
El convenio --que posiblemente sea oficializado a finales de noviembre del presente-- incluye el apoyo financiero y capacitación de Sermanat en las áreas protegidas, en manejo de residuos sólidos y el tema del cambio climático.
“Además del intercambio de experiencias para conocer el manejo de desechos sólidos a través de rellenos sanitarios, lo más importante que logramos es la negociación para la firma del convenio”, dijo.
Con la firma del acuerdo --dice Osejo-- los técnicos ambientales del Marena viajarán a México a capacitarse en estos temas, para luego transmitir los conocimientos adquiridos a los técnicos de las diferentes municipalidades.
La viabilidad política
Arturo Harding, ex titular de Marena y actual director por Nicaragua del Banco Centroamericano de Integración Económica, explicó que el problema político quedó solucionado, luego que los 30 alcaldes de diferentes tendencias políticas se reunieron y conformaron la Junta Directiva para la creación del proyecto.
“Logramos que 30 alcaldes de diferentes ideologías se pongan de acuerdo en este proyecto. Estamos en la fase de concienciación, y empezamos a buscar lugares adecuados para construir el relleno; se ha encontrado el llano de Pacaya, que de acuerdo con los especialistas ofrece condiciones excelentes”, afirmó Harding.
Explicó que, igual que en cualquier casa, cuando hay personas que ensucian, se necesita tener un basurero adecuado; en una ciudad igual tenés una población que está acostumbrada a tirar la basura, y mientras le enseñás debés pensar en poner la basura en un lugar adecuado.
“Los basureros a cielo abierto quedaron atrás: son insalubres, reflejan pobreza y son inapropiados. Ahora se hacen verdaderas obras de ingeniería sanitaria que se llaman rellenos sanitarios”, dijo Harding.
Expresó que a la par de la construcción de los rellenos sanitarios deben realizarse campañas educativas y de concienciación para que las personas dispongan la basura en lugares adecuados.
Beneficios
Harding expresó que los proyectos de obtención de energía a partir de gas de relleno sanitario traen como beneficio aire más puro, incluyendo reducciones de smog, olor y emisiones de gas invernadero.
”Inclusive los rellenos sanitarios crean empleos asociados con el diseño, construcción y operación de sistemas de recuperación de energía. Es una situación en la que todos los socios del proyecto, en este caso las alcaldías ganan, en especial la comunidad.
Indicó que el gas de relleno sanitario es una fuente de combustible local, confiable y renovable que disminuye la dependencia de los combustibles fósiles. Además, el gas de relleno sanitario es el único gas renovable que directamente reduce la contaminación de la atmósfera.
A convencer a los escépticos
El alcalde de El Crucero, Carlos Hernández, señaló que la municipalidad tiene mucho interés en que el proyecto se concrete, a pesar de que ha recibido oposición de algunos pobladores del municipio, quienes mal piensan en que El Crucero se convertirá en el mega basurero de Nicaragua.
“Estamos trabajando en concienciar a los pobladores de que se trata de un proyecto que dejará muchos beneficios y que ordenará definitivamente el problema de los botaderos clandestinos”, refirió.
Junto a Hernández, los alcaldes Álvaro Portocarrero, de Jinotepe; Salvador García Hernández, de San Marcos; Santiago Ruiz, de San Rafael del Sur, y Fernando Baltodano, de Diriamba, conocieron el diseño, manejo y puesta en práctica de los rellenos sanitarios de Querétaro, Toluca y Ciudad México.
Ventajas del relleno sanitario
* El relleno sanitario es un método definitivo para la eliminación de todo tipo de desechos sólidos.
* Evita los problemas de materiales que no se descomponen.
* Tiene bajos costos de operación y mantenimiento.
* Genera empleo para mano de obra no calificada.
* Puede ubicarse cerca al área urbana, rediciendo los costos de transporte y facilitando la supervisión por parte de la comunidad.
El relleno sanitario debe contar con:
* Una buena compactación de los desechos sólidos, antes y después de cubrirlos con tierra.
* Cubrimiento diario de la basura con una capa de tierra o material similar.
* Drenajes y otras técnicas para tratar los líquidos o percolados y los gases que produce el relleno, para mantener las mejores condiciones de operación y proteger el ambiente.
* Canales y drenajes para evitar que el agua de lluvia ingrese al relleno sanitario.
* Una supervisión constante, tanto de los administradores como de las organizaciones comunales.