Nacional

Muerte absurda y grave denuncia

* Familiares de la occisa, una joven madre, relatan el calvario y subestimación por el sufrimiento que pasaron con su paciente de hospital en hospital * Los más graves señalamientos apuntan al “Lenín Fonseca” y a Hospital de Masaya, y la denuncia ya fue puesta en la CPDH

Dos médicos, uno del Hospital Antonio Lenín Fonseca y otro del Hospital Humberto Alvarado de la ciudad de Masaya, fueron denunciados por actuación negligente con una paciente que supuestamente no fue atendida adecuadamente por los galenos y falleció siete días después.
Se trata de la joven Nadir Auxiliadora Hernández Gutiérrez, de 28 años, quien sufrió un accidente cuando viajaba a bordo de una motocicleta conducida por su esposo, el señor Manuel Salvador Flores Trujillo, de 27 años, el pasado 26 de agosto en la calle de El Calvario, en la ciudad de Masaya.
Hernández Gutiérrez sufrió trauma craneoencefálico grado uno y contusión temporal basal izquierda, y fue trasladada inconsciente al Hospital “Humberto Alvarado”, de Masaya, donde fue atendida de emergencia, se le aplicó puntos en una herida contusa en la cabeza y se le dio de alta al día siguiente.
La denuncia fue presentada por Flores Trujillo y por la señora María Auxiliadora Gutiérrez, madre de la fallecida, en la Comisión Permanente de Derechos Humanos alegando negligencia médica y tratamiento inhumano de parte de los médicos.
Flores Trujillo relató a EL NUEVO DIARIO que el médico que atendió a su esposa en el Hospital de Masaya llegó a decirle que las lesiones no eran graves y que se iría a casa al día siguiente.
Siguió con fuertes dolores
Una vez dada de alta, la joven, según confirmó su esposo, continuó presentando fuertes dolores de cabeza y se quejaba porque no miraba bien, por lo que decidió buscar los servicios de un médico privado, quien recomendó una tomografía axial computarizada craneal que la realizaron en el Hospital Bautista.
Flores Trujillo aseguró que en el Hospital Bautista le entregaron un informe escrito donde reflejaba que habían encontrado una hemorragia interna leve y recomendaron que fuera examinada por un neurocirujano.
“La reacción fue internarla de emergencia en el Bautista, pero dijeron que en ese momento no estaba el neurocirujano, quien se encontraba en el Hospital “Lenín Fonseca” porque también trabajaba para ese hospital”, relató Flores.
Señalan indolencia
El esposo explicó que se trasladaron al “Lenín Fonseca”, donde el médico que la recibió lo hizo con indolencia y sin la urgencia que según él tenía el caso. “Le entregué el informe escrito y me dijo que no era necesario, que el papel aguantaba todo, que mejor le diera las placas”.
“De la forma más tranquila me dijo que no me preocupara, que no era nada grave y que en siete días le darían de alta”, señaló Flores, quien recuerda que el médico le explicó que con un tratamiento tomado iba a “absorber el goteo del cerebro y ya”.
Enfermera asustada y
médico sin calidad humana
Relató que la noche del viernes primero de septiembre, él pudo observar una actitud sospechosa de una enfermera que se encontraba en Sala de Cirugía de Mujeres del “Lenín Fonseca”, “fue una reacción como de susto, sorprendida, y comentó que ‘por poco se llama’”, refiriéndose a que la paciente por poco se moría.
Horas después la joven presentó convulsiones y fue declarada con muerte cerebral, por lo que la trasladaron a Sala de Cuidados Intermedios, donde le colocaron un ventilador para ayudarle a respirar.
“Yo le pregunté al médico qué estaba pasando, y éste respondió que la que estaba cuidando a la paciente era la responsable, porque no había avisado cuando la paciente había presentado convulsiones”, asegura Flores Trujillo que le dijo el médico que atendía a su esposa.
Señaló que quería una explicación médica y que el doctor le detalló que no había nada que hacer dirigiéndose a la maquina que muestra los latidos del corazón donde se observaba que estaban disminuyendo.
“Le alumbró los ojos con una lámpara y me dijo: ‘Mirá los ojos, parecen platos, no pasa más de una hora, mejor vela morir’”, asegura que le dijo el médico, a quien calificó como una persona sin ninguna calidad humana. “No tengo explicación de la forma como minimizaron el estado clínico de mi esposa”, dijo Flores.
Sin explicación
La señora María Auxiliadora Gutiérrez, madre de la joven fallecida, aseguró que la doctora Leonor Morín, Directora del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, no le dio explicación alguna sobre las razones del fallecimiento de su hija.
“Le dije que denunciaría el caso ante el Ministerio de Salud y ella me contestó que ella era el Ministerio de Salud”, aseguró.
La doctora Morín negó que en el caso de la joven haya negligencia médica, y aseguró a EL NUEVO DIARIO que había una investigación. “Yo le prometí a los familiares que si había negligencia médica tomaría las medidas correspondientes del caso”, relató.
Explicó que a la paciente se le dio la atención que se le tenía que dar, fue un caso que se investigó a conciencia. La doctora Morín prometió brindar mayores detalles sobre la investigación hasta mañana lunes.