Nacional

Mitrab un remedo de tutela laboral

* Trabajadores impiden embargos para no quedar en el aire * Un dueño que no aparece, un Ministro del Trabajo que sólo hace la mueca, y la Policía llega, pero para apoyar el embargo

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) criticó la indolencia del Estado ante la inseguridad y violación de los derechos laborales de los trabajadores de la empresa maquiladora “Mil Colores”, quienes podrían quedar en el desempleo y sin la posibilidad que les cancelen su liquidación por las numerosas amenazas de embargo que penden sobre la empresa.
El pasado viernes, el juez ejecutor José Galeano Bravo intentó por segunda vez ejecutar un secuestro preventivo contra la empresa y a favor de Edward Irías Pastora, quien asegura que la empresa le debe varios millones de córdobas.
Irías Pastora reclama incumplimiento de parte de la Gerencia de la empresa “Mil Colores” por un pedido de productos terminados que ya había sido cancelado por cinco millones de córdobas.
La acción judicial no pudo ser cumplida por el juez ejecutor a pesar que contó con el respaldo de efectivos policiales al mando del jefe del Distrito Uno de Policía, comisionado Horacio Sobalvarro, debido a la presión que ejercieron los trabajadores que no permitieron el ingreso del judicial y de la Policía a la empresa.
Los trabajadores aseguraron que no estaban defendiendo a la gerencia de “Mil Colores”, sino que evitaron el embargo porque de lo contrario se quedarían sin nada para poder garantizar su liquidación una vez que declaren en quiebra la maquiladora.
Están desprotegidos
El abogado Gonzalo Carrión, Coordinador del Programa de Defensa y Denuncia del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, criticó la actitud del Ministerio del Trabajo al mantener desprotegidos totalmente a los obreros de la maquila.
“Es una actitud repudiable la del Ministerio del Trabajo, nunca está a la cabeza de la defensa de los trabajadores”, aseguró Carrión, quien urgió al ministro Virgilio Gurdián para que se ponga a la cabeza en la protección de los derechos humanos de los trabajadores.
Según Carrión, en la empresa no hay una presencia estatal, y la única que hasta ahora ha llegado es la Policía, pero para respaldar a quienes pretenden embargar la maquila y dejar en la calle a los 400 obreros que aún se aferran a su puesto de trabajo.
“La mayor parte de los trabajadores logró detener el embargo, pero se mantiene que en cualquier momento hay una acción judicial, pero esta vez con la fuerza antimotines de la Policía, y eso sería muy peligroso por la violencia que generaría”, advirtió el abogado Carrión.
El dueño desaparecido
Como ha ocurrido en otras situaciones, el gerente de la empresa, conocido como Germán Vogel, no estaba en su puesto de trabajo, mucho menos el dueño de la maquila, el norteamericano Greg Miller, quien desde hace años no llega a la planta ubicada en el complejo de la zona franca Zaratoga, ubicada en el kilómetro 14 de la carretera nueva a León.
El primer intento de embargo ocurrió el pasado 20 de octubre, y también fue impedido por los trabajadores que se tomaron la empresa. En esa ocasión llegó a la maquila el ministro del Trabajo, Virgilio Gurdián, quien pretendió presentarse con el defensor de los derechos laborales de los obreros buscando mediar en el conflicto, pero no logró nada, pues las amenazas de embargo aún continúan.
El cliente de “Mil Colores” asegura que ya pagó todo el pedido hecho a la maquila, pero no le entregaron el producto terminado, incluso supuestamente hasta entregó materia prima como tela e hilo para que le pudieran cumplir, pero no lo hicieron, por lo que recurrió al secuestro preventivo.