Nacional

Almacenamiento ilegal e hidrantes sin agua

** Subdirector de bomberos culpa a Commema por autorizar venta y embodegamiento de materiales explosivos en el mercado

Un tropezón del trabajador Ismael Rodríguez Laguna, cuando descargaba pólvora de un camión, fue lo que causó el incendio la tarde de ayer en el Mercado Oriental que dejó en escombros tres bodegas y daños parciales en otras tres.
En declaraciones a los periodistas en la Sala de Emergencia del Hospital “Lenín Fonseca”, Rodríguez relató a un equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO que el incendio comenzó cuando él tropezó con un saco, provocando que las mechas de las cargas cerradas se friccionarán.
“Cuando caí al suelo los triquitraques comenzaron a estallar y quedé envuelto en llamas”, expresó Rodríguez, quien trabaja para los comerciantes Martha Ortiz y José Zelaya, quienes son los propietarios del almacén donde según el trabajador se guardaban varios millones de córdobas en fuegos pirotécnicos.
El testimonio de Ismael Rodríguez Laguna desmiente lo asegurado por su patrona Martha Ortiz, quien dijo a los periodistas en el lugar de la tragedia que la causa del siniestro fue la explosión de un transformador.
Almacenamiento ilegal
El segundo jefe de Seguridad Pública del Distrito Cuatro, capitán Wilfredo Rocha, dijo que las bodegas ubicadas en el costado oeste de esa sección policial estaban operando de manera ilegal.
“El almacenamiento de pólvora en estos locales ubicados en el Mercado Oriental no está autorizado por la Policía”, aseguró el capitán Rocha, agregando que el permiso que los comerciantes tienen es para vender pólvora en pequeñas cantidades y no para almacenar.
Sin embargo, el capitán no supo explicar cómo es que esas bodegas estaban llenas de pólvora y la Policía no se daba cuenta, pese a estar en las “costillas” de la sede policial.
Hidrantes sin agua
Una de las principales dificultades que enfrentaron los bomberos para sofocar uno de los incendios más grandes en la historia del Mercado Oriental fue la falta de agua en los hidrantes.
Durante más de una hora los apagafuegos tuvieron que estar yendo a varias cuadras de ese centro de compras a llenar nuevamente con agua sus cisternas, mientras los vecinos apoyaban con baldes y otros hasta extraían agua de los charcos para combatir las llamas.
El subdirector de la Dirección General de Bomberos, comandante de regimiento Miguel Alemán Villalta, dijo que el agua llegó a los hidrantes cercanos al lugar del incendio hasta cuando ya había transcurrido más de una hora de iniciado el fuego.
Luis Debayle, Presidente Ejecutivo de la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), quien esta vez decidió enfrentar personalmente las críticas por la falta de agua en los hidrantes del Mercado Oriental, atribuyó esto al desorden que existe en ese centro de compras.
“Lo que sucede es que en el Mercado Oriental los tramos están sobre los hidrantes, y los mismos tienen más de 40 años de existencia, lo que hace más difícil que puedan ser abastecidos de agua”, aseguró el funcionario gubernamental.
Según Debayle, para atender la emergencia surgida en el Oriental tuvieron que dejar de abastecer con agua varios barrios de la capital y dirigir toda el agua existente en los pozos de Managua hacia los hidrantes cercanos al incendio.
Culpan a Commema
El subdirector de la Dirección General de Bomberos, Miguel Alemán, responsabilizó por la autorización de expendios de pólvora en el Mercado Oriental a la Administración de la Corporación de Mercados Municipales de Managua (Commema).
El jefe bomberil explicó que en muchas ocasiones han recomendado a los encargados de la administración del Mercado Oriental no autorizar la venta, y peor el almacenamiento de pólvora en un lugar de tanta conglomeración de personas como es el Mercado Oriental, donde a diario llegan aproximadamente 500 mil personas, entre comerciantes y compradores.
El comandante Alemán comentó que afortunadamente el incendio se produjo durante el día, porque de haber sucedido en la noche probablemente se estaría lamentando una tragedia de mayor magnitud.
“En un lugar como éste, donde además de haber un mercado existe una sección policial con oficiales y reos, y una universidad, no se puede permitir este tipo de negocios”, insistió Alemán.
A pesar que Ismael Rodríguez confesó que fue él quien de manera accidental provocó el accidente hoy por la mañana, expertos de la Dirección de Averías, Explosiones e Incendio (Diavexis) de la Policía Nacional participaban en las labores de escombreo para determinar la causa del incendio.