Nacional

Muere otro buzo en RAAN

* Laboraba en alta mar y después de subir con una colita de langosta en la mano se desmayó y nunca más recuperó el conocimiento * Brutal tratamiento patronal y desprotegidos en sus riesgosos trabajos

Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN
Benjamín Padilla de 32 años de edad se convirtió en la quinta víctima del año, producto de la descompresión, cuando realizaba labores de buceo en bancos de pesca en el Atlántico Norte. La víctima laboraba para la embarcación de buceo Lady I propiedad del empresario de pesca Alberto Woo, el mismo al que se le murió el buzo Richard Mail la semana pasada.
Según testimonio del cayuquero Ronell Palacios, de 22 años, eran las doce del día del pasado jueves cuando su compañero subió a la superficie con una colita de langosta a mano, y con dificultad pudo subir al cayuco y se desmayó. De ahí no volvió a despertar. “Tratamos de darle primeros auxilios, pero solamente respiraba, fue entonces que el capitán de la embarcación inició viaje hacia tierra, pero a las once de la noche, a pocas horas de arrimar al muelle, Benjamín Padilla había dejado de respirar,” relató llorando Ronell Palacios.
Familiares de Padilla dijeron que ellos supieron de la noticia hasta la media noche, cuando el saca buzos llegó donde el papá de la víctima a decirle que fuera al muelle a recibir el cuerpo de su hijo por que había muerto descompresionado.
“No me avisaron con tiempo para preparar a la familia y la casa”, dijo el señor Juan Hodgson, padre de Benjamín”. Al igual que el otro buzo que murió la semana pasada, Benjamín fue sacado envuelto en una hamaca. A pesar de que los responsables de la empresa sabían de la muerte o el accidente, no se preocuparon por llevar una camilla, como demostrando que ahora que está muerto ya no les importa.
No estaban asegurados
EL NUEVO DIARIO trató de localizar al dueño de la embarcación para conocer su versión, y hasta dónde pensaba asumir su responsabilidad, pero éste no se encontraba en la región. Se conoció de parte del Instituto de Seguridad Social que el buzo Richard Mail, que murió la semana pasada, no estaba afiliado al INSS, y tampoco el recién fallecido, por lo que todo parece indicar que la indemnización por la muerte de estos dos trabajadores estará en dependencia de la conciencia del empresario, dijo Evenor Saballos, presidente del Sindicato de Buzos y Marinos de la Región Autónoma del Atlántico Norte.
En la RAAN, sólo un 20% del total de los trabajadores del mar han sido afiliados al seguro por sus empleadores, y esto debido a presión realizada por el Gobierno Regional en julio, cuando concluyó el período de veda de la langosta. Existen más de 600 buzos lisiados o incapacitados por causa del síndrome de descompresión, y los muertos se calculan en varias decenas.