Nacional

Nueva boca en el volcán Santiago

*** Masayas atemorizados, recuerdan violento historial del coloso *** Ineter asegura que todo es normal, aunque llama a ser precavidos

Valeria Imhof

Derrumbes en las paredes del cráter, incandescencia y salida de gases, se han observado en los últimos días en el volcán Santiago, en Masaya.
La Dirección de Vulcanología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), informó a través de un comunicado que en el cráter del volcán se abrió una nueva boca que presenta intensa incandescencia y fuerte salida de gases.
“También se observaron derrumbes en las paredes del cráter que fueron producidos por inestabilidad de la superficie, aunado a las intensas lluvias del fin de semana”, dice el informe del Ineter.
Además indica que se observa una creciente inestabilidad en el sector de la plaza Sapper, “y un mayor colapso en esta parte del cráter es posible en el futuro cercano”, expresa el informe.
Vecinos temerosos
Vecinos que viven aledaños a la zona, reportaron a EL NUEVO DIARIO que han sentido desprendimientos de material volcánico, manifestando su temor ante la posibilidad de que el coloso incremente su actividad.
No obstante, el Ineter aclaró que estos procesos son normales en el Santiago y no presentan peligros extraordinarios. “Los visitantes del volcán deben seguir las orientaciones del personal del Parque Nacional y no acercarse a las zonas inestables”, recomendaron los técnicos del Ineter.
Volcán violento
El volcán Masaya está dentro de una caldera con 6.5 km de ancho por 11.5 km de largo. Está localizado a 20 km al sureste de Managua. Posiblemente es el volcán con mayores descripciones de sus erupciones más violentas desde 1670 hasta 1772. La caldera contiene los cráteres: Masaya, Nindirí, San Pedro, San Fernando, Comalito, Santiago y otros conos parásitos.
No es la primera vez que en el cráter se abre una nueva boca; esta actividad fue la más importante en el volcán en 2001. En abril de ese año, el volcán permaneció con pequeñas explosiones de gases mezclados con ceniza, afectando las comunidades cercanas como Ticuantepe y La Concha. Eventos similares ocurrieron a finales de diciembre de 1981 e inicios de enero de 1982.