Nacional

Procuraduría amplía denuncia por derrame

* Para Fiscal, habría que determinar si hubo dolo o negligencia y en todo caso dolo eventual, para poder acusar

La Procuraduría Departamental del Ambiente presentó ayer ante la Policía Nacional una ampliación de la denuncia por contaminación de suelos y otros daños ambientales contra las empresas Esso Standard Oil, Spence Pong Cia. Ltda y la empresa Ruiz Fierro Cia Ltda., señaladas de construir arbitrariamente una pila de contención donde depositaron decenas de barriles de residuos de petróleo y alquitrán.
Producto de las lluvias, la pila de contención se rebalsó y provocó un derrame en propiedades aledañas a la finca San Francisco, en la comunidad de Salinas Grandes, kilómetro 63 de la carretera vieja a León.
El Marena y la Alcaldía de Nagarote otorgaron a la empresa Ruiz Fierro Cía. Ltda. la autorización ambiental número LE 012-06, exclusivamente para el sitio de disposición de material asfáltico y no para la actividad de traslado de material, el cual fue transferido a la empresa Spence Pong Cía. Ltda. para la realización de actividades de limpieza de tanques de la terminal de la Esso Standard Oil en el sector de Puerto Sandino, y traslado de material de petróleo crudo hacia el sitio donde se derramó una gran cantidad de desechos químicos.
De conformidad con el principio de precaución establecido en el artículo 4 inciso 3 de la Ley General del Medio Ambiente, el Marena procedió a revocar la resolución número LE 012-06 al conocer que la empresa Ruiz Fierro Cía. Ltda. trasfirió este poder sin contar con atribuciones administrativas.
Minimiza problema
Alí Alvarado Laguna, Procurador Auxiliar Ambiental en León, explicó que a partir del sábado 21 de octubre que se conoció el delito ambiental, la dirección de control ambiental del INE ordenó a la empresa Esso Standard Oil que procediera inmediatamente a la limpieza del lugar en un término de tres días.
Por su parte, la empresa Esso minimizó el problema asegurando a través de un informe enviado a la Procuraduría Auxiliar Ambiental que desde el 26 de septiembre al 19 de octubre sólo habían trasladado 890 barriles de desechos, los que fueron depositados en las pilas de contención. Según Alí Alvarado Laguna, conforme las medidas de longitud y profundidad que se efectúen en los próximos días en la referida pila, se podrá determinar correctamente la cantidad de material depositado y la cantidad de desechos derramada.
Fiscalía estudia acusación
A pesar de que es más que evidente el daño provocado en el medio ambiente por el derrame de residuos de petróleo en Puerto Sandino, al Ministerio Público le podría resultar difícil demostrar dolo en la acción, y, por lo tanto, se estaría careciendo de un elemento indispensable para acusar a los responsables del derrame.
La Ley de Delito Ambiental, según el fiscal Frank Flores Pérez, habla claramente de que para que haya delito se debe demostrar que hubo dolo en la acción cometida por la persona. “La ley especial señala que debe haber una actitud dolosa por parte de las personas para causar el daño”, explicó.
“Mal haríamos en presentar la acusación sin llenar los requisitos”, señaló el fiscal, quien mostró su preocupación por esta debilidad de la ley. En teoría, este elemento podría poner en peligro el proceso penal contra los causantes del desastre ecológico, sin embargo, según el fiscal, se están haciendo los estudios necesarios para formular la acusación y llevar a los tribunales a los responsables del delito penal.
Determinar responsabilidades
Sin embargo, para Víctor Manuel Campos Cubas, Subdirector del Centro Humboldt, acusar en los tribunales a los que resultaren responsables del derrame, dependerá de la pericia que tenga la Procuraduría del Medio Ambiente para confirmar si hubo o no dolo.
En todo caso, el especialista recordó que toda acción por omisión o por desconocimiento será también sujeto de penalización. “De comprobarse que no existían permisos es más que suficiente para definir que no se tenían condiciones para realizar este tipo de actividades”, afirmó el ingeniero Campos Cubas.
Según el subdirector del Centro Humboldt, hay responsabilidad de quienes manejaron los residuos de hidrocarburo. El material, según el especialista, fue depositado sobre el suelo sin impermeabilización, pero además los muros de retención eran de arena. “En época de lluvias lo que menos se debe esperar es que se derrame, por lo tanto no es un accidente como muchas veces se pretende hacer demostrar”, explicó.
“Si depositás ese material con muro de retención de tierra en época de lluvia, no podés alegar que no esperabas que te pudiera ocurrir esa situación, no es un elemento técnico, es de sentido común”, argumentó.
Pero para el fiscal Flores Pérez, existe la posibilidad de utilizar la figura del “dolo eventual”, que recoge la teoría del derecho penal.
El dolo eventual se da cuando pudiendo preverse un daño, la persona no lo toma en cuenta. “Cuando no tomaste en cuenta los riesgos que pudieron causar esos daños, en esa situación estamos frente a un dolo eventual”, explicó el fiscal.
“Sabían que los muros podían colapsar en cualquier momento, primero los muros son de arena y segundo, las lluvias, a simple vista deducís que se van a rebalsar”, señaló Flores.