Nacional

Secretario del SICA: una cosa en discurso y otra en declaraciones

* Condecorado con la Orden “José de Marcoleta” en grado de Gran Cruz

Vladimir López

Debe ser complicado para el secretario general del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, Aníbal Quiñónez Abarca, hablar de integración en una región tan compleja: Honduras y El Salvador han movilizado tropas a raíz del conflicto sobre la isla Conejo, así como Nicaragua y Honduras se preparan para un segundo “round” ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, por el “pleito” de la demarcación de la frontera marítima entre ambas naciones.
De manera paralela, Costa Rica sentó a Nicaragua ante la CIJ por su pretensión de navegar armados sobre el río San Juan, mientras que el gobierno nica acusó al Estado tico ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, CIDH, por la evidente falta de garantías al respeto de los derechos humanos de los nicaragüenses que viven y trabajan en el vecino país del sur.
El panorama para la integración no es alentador, por muchos esfuerzos que se quieren hacer. Por eso es que consideramos que el Secretario General del SICA, se encuentra en una situación muy compleja, y eso lo pudimos captar en el Salón de las Banderas del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde el señor Abarca dijo una cosa en su discurso y otra cosa en sus declaraciones. Su discurso y sus declaraciones fueron más que una evidente contradicción. Prácticamente rayaron en la confusión.
Lo que dijo en el discurso
El Secretario General del SICA, quien ayer martes 23 fue condecorado por el canciller Norman Caldera con la Orden “José de Marcoleta” en el grado de Gran Cruz, instó en su discurso a “manejar el conflicto con las opciones que ofrece la integración, favoreciendo el beneficio de la acción integradora sobre las posiciones aisladas sin menoscabo de los derechos de las partes, puede ser la mejor ruta para llegar a puntos culminantes en nuestro proceso de reunificación”.
Asimismo, instó a las naciones centroamericanas a “ejercitar la diplomacia o política preventiva para cualquier situación potencialmente conflictiva, cubriendo de antemano los riesgos que suelen sobrevenir si se dejan los casos para el momento de la crisis”.
Destacó que en Europa “nos perciben como una sola nación, con un destino común. Nos integramos porque los necesitamos, porque el sentido pleno de nuestro destino se descifra mejor en la escala regional, sin perder por ello las diferencias que nos complementan”.
Lo que dijo en sus declaraciones
En tanto, al concluir el evento, el secretario general del SICA manifestó que todos los países centroamericanos, incluyendo a Costa Rica, apoyan la integración, pero, “recuerden que la integración es un proceso gradual y progresivo, y al ser gradual y progresivo, unos países van más rápido que otros en este proceso integrador”.
“Pero eso”, agregó, “no implica nada negativo, al contrario Costa Rica se está incorporando fuertemente al proceso integrador, ha tenido y tiene una magnífica presidencia pro tempore en este momento, como también la ha tenido Panamá y como la va a asumir, a partir del primero de enero, Belice”.
Comentó que un proceso de integración no se da de un día para otro, “hay que ver los años que tiene Europa para poder haber logrado llegar a un proceso integrador. Yo no veo una actitud negativa de Costa Rica, al contrario, yo veo una actitud positiva, y soy una persona muy optimista, y estoy seguro de que Costa Rica tiene toda la mejor intención para trabajar unidos con el resto de los países”.
Sobre los litigios territoriales entre las naciones centroamericanas dijo que esos son procesos que lamentablemente “la Secretaría (del SICA) no tiene mucho que decir. Son situaciones internas en los estados y los estados los van resolviendo de a poco, por los medios pacíficos. Si usted ve, los medios pacíficos son los que están resolviendo los problemas. Yo no creo que se den más enfretamientos en Centroamérica como (se dieron) en el pasado”.