Nacional

Previenen sobre especie de guerra civil

*** Urgen a residentes y visitantes vigilar su seguridad, y enumeran todo tipo de violencia que puede desatarse con las elecciones *** Hablan de tiros, balas de goma, quemas, calles cortadas y todo lo posible en un tenebroso escenario bélico *** Ejército y Policía descartan, y CSE desestima “salvo” --dice Rivas-- “que algo se esté gestando desde el exterior”

Estados Unidos alertó ayer a sus ciudadanos sobre posibles “manifestaciones violentas” en Nicaragua de cara a las próximas elecciones del cinco de noviembre, y les instó a evitar las concentraciones para su seguridad, informaron agencias internacionales citadas en Washington.
“Se informa a los ciudadanos estadounidenses que, de cara a las elecciones en Nicaragua del 5 de noviembre, manifestaciones y actos de violencia esporádicos son posibles en las mayores ciudades del país”, informó el Departamento de Estado en un comunicado, dicen los cables.
“Se urge a los estadounidenses residentes en Nicaragua y a los visitantes a estar vigilantes de su propia seguridad y que eviten las multitudes y las manifestaciones”, añadieron, subrayando que “hasta las concentraciones que deben ser pacíficas pueden convertirse en un enfrentamiento”.
En su alerta, el Departamento de Estado advirtió que “el momento, el lugar y la intensidad de las protestas y las manifestaciones eran impredecibles”, antes de subrayar que los enfrentamientos en Managua se producen “entre la Policía Nacional y estudiantes universitarios”.
“Puede haber gases lacrimógenos, balas de goma, y artefactos explosivos caseros, lanzamientos de piedras, neumáticos y autos quemados y calles cortadas”, enumeró.
“La posibilidad de manifestaciones y actos de violencia esporádicos también pueden producirse durante las elecciones y los días posteriores”, alertó Washington a sus ciudadanos.
Ejército: elecciones serán tranquilas
Sin embargo, el Ejército de Nicaragua le restó credibilidad a esa alerta del Departamento de Estado de Estados Unidos, al señalar por medio del portavoz, coronel Adolfo Zepeda, que “de acuerdo a lo que sabemos, creemos que las elecciones van a concluir en un clima de tranquilidad”.
“Nosotros hemos venido afirmando”, destacó el coronel Zepeda, “que el proceso electoral se va desarrollando en un clima de tranquilidad. No conocemos que se vayan a realizar manifestaciones violentas en ninguna parte del país, por lo que consideramos que concluirán en un clima de paz y tranquilidad”.
Policía: desarrollo normal
Igualmente, la Policía Nacional desestimó que se puedan producir hechos violentos durante o después de las elecciones generales.
“Nosotros consideramos que no van a haber hechos violentos. Los pronósticos nuestros de acuerdo al trabajo realizado, es que todo se va desarrollar normalmente”, dijo el jefe de la División de Relaciones Públicas, comisionado mayor Alonso Sevilla.
Precisamente hoy, la primera comisionada Aminta Granera presentará los resultados de los planes implementados hasta la fecha, y los que se seguirán en los próximos días para garantizar la seguridad del proceso electoral.
“En ese sentido, nuestra valoración es que todo el proceso hasta el día de hoy se ha desarrollado en completa normalidad, y aprovechamos para reconocer la actitud cívica de los partidos políticos y sus simpatizantes”, agregó Sevilla.
La Policía actualmente está avocada en la conclusión de la segunda etapa del proceso electoral, que consiste en el aseguramiento, principalmente, de las actividades proselitistas de los diferentes partidos políticos.
CSE también desestima
También las autoridades del Consejo Supremo Electoral (CSE) descartaron la posibilidad de que surjan disturbios violentos el día de las votaciones, según la advertencia hecha por el Departamento de Estado de Estados Unidos a sus ciudadanos.
Los magistrados Roberto Rivas y René Herrera rechazaron que exista la más remota posibilidad de que se produzcan actos violentos, y dejaron entrever que la advertencia estadounidense obedece al temor de una derrota electoral contra su candidato, refiriéndose al aspirante presidencial de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre.
“Me extraña que mis tres hijos que son norteamericanos no hayan recibido estas comunicaciones, yo, como presidente del CSE, puedo decirte que no veo en este momento ninguna situación que pueda tornarse difícil o peligrosa el día de las elecciones, nosotros garantizamos que las elecciones serán ordenadas, transparentes, y que serán garantía de la voluntad popular. No vemos por qué se pueda despertar alguna situación que vaya a quedar fuera del control de la Policía”, razonó Rivas.
Tampoco descartó que detrás de esa alerta a los ciudadanos norteamericanos se esté gestando desde el exterior alguna situación de inestabilidad.
Rivas señaló que los organismos de observación electoral no le han comunicado ningún temor, “y más bien notamos alguna agresividad del director ejecutivo de Ética y Transparencia (Roberto Courtney) que decía: ‘Échenme preso’, desafiando a la autoridad electoral”.
El presidente del CSE aprovechó para informar que desde el próximo viernes comenzará la distribución del material electoral, iniciando por las regiones autónomas del Caribe nicaragüense y Río San Juan, seguido por los departamentos del Norte y Centro del país, luego el Pacífico, excepto Managua, que quedará de último.
Herrera saca su “Ricismo”
El magistrado René Herrera manifestó: “Hay una tranquilidad visible. Pudiera ser que (Estados Unidos) anden preocupados porque no gane su candidato (Montealegre), y probablemente quieran crear interferencias en el proceso. Pienso que el que su candidato no tenga posibilidades de ganar, no es motivo para que se hable de violencia”.
Por su parte, la Embajada de Estados Unidos en Nicaragua confirmó que ese comunicado del Departamento de Estado “es una alerta normal que se le hace a los ciudadanos estadounidenses radicados en cualquier país del mundo”.
No obstante, la sede diplomática no precisó si tenían algún tipo de información que justificara esta “alerta”.