Nacional

Policía sin recursos y los delitos crecen

T Cada vez que la Asamblea Nacional discute el Presupuesto, asignación para fuerzas del orden se basa en falsas premisas que dañan al pueblo T Hay barrios donde no pueden entrar ni los mismos uniformados, pese a lo cual se persiste en creer que somos “nación modelo”

Vladimir López

¿Realmente somos el país más seguro de Centroamérica? ¿Por qué cuando la Asamblea discute el Presupuesto de la República los fondos destinados a la seguridad ciudadana se vuelven un tema controversial, y miramos a los jefes policiales cabildear solos, sin que les acompañe ningún sector de la sociedad?
Las anteriores interrogantes pudieran encontrar cierta respuesta en un estudio denominado “Los costos de la seguridad en Nicaragua”, elaborado recientemente por el Instituto de Estudios y Estrategias de Políticas Públicas, Ieepp, y por Elvira Cuadra Lira, donde ponen “el dedo en la llaga” sobre el polémico asunto del presupuesta a la garantía de la seguridad pública.
“En Nicaragua, los recursos y el presupuesto para la seguridad ciudadana son temas controversiales cada año, cuando el órgano legislativo discute y aprueba la Ley General de Presupuesto de la República”, dice el estudio.
Agrega que en un sentido inversamente proporcional al del crecimiento de los delitos, el gasto en seguridad ciudadana es escaso y no responde a las necesidades institucionales y a la realidad de los problemas.
Sobre el particular existen diferentes visiones. Los resultados del estudio indican que, por un lado, el Gobierno y el Parlamento elaboran el Presupuesto considerando que el país no dispone de más fondos para destinarlos a este tema, y se apoyan en la premisa de que Nicaragua es el país más seguro de la región centroamericana.
“Por el lado de la sociedad civil, existe muy poco conocimiento sobre el tema, a pesar de que los ciudadanos resienten cotidianamente las condiciones de inseguridad”, apunta el documento.
Policía solitaria ante la inseguridad
Los estudiosos del tema expresan que usualmente la labor de incidencia y cabildeo de las instituciones especializadas (Policía), cuando tienen la posibilidad de realizarla, es una labor solitaria que no cuenta con el acompañamiento de las expresiones organizadas de la sociedad, debido a este desconocimiento, pero además porque se encuentran limitados por la ley y las autoridades civiles de hacerlo, especialmente en el caso de la Policía Nacional.
“Los diferentes ejercicios de auditoría social realizados por organizaciones civiles se han concentrado en otro tipo de políticas públicas, tales como salud y educación, los esfuerzos no se han dirigido hacia los temas de la seguridad ciudadana. Por el contrario, estas mismas organizaciones reconocen su escaso interés y conocimiento en el tema”, revela el documento.
Añaden que, hasta ahora, la discusión de los problemas de la seguridad ciudadana en Nicaragua se ha centrado en el presupuesto destinado a la institución policial y su efectividad, sin considerar que el tema requiere ser abordado desde una perspectiva más amplia, integral y de carácter preventivo.
Grandes vacíos
El estudio señala que la distribución del Presupuesto para el sector seguridad, especialmente para la Policía Nacional, revela que existen algunos grandes vacíos institucionales que atentan contra la efectividad y la calidad del servicio. Algunas de estas brechas se pueden observar a partir de la comparación de ciertos datos.
“En primer lugar”, citan, “es importante señalar que existe un desfase entre el presupuesto que se ha asignado anualmente a la PN, y los montos requeridos para ejecutar el Plan Estratégico definido por la institución para el próximo quinquenio. Recuerdan que durante los últimos años, la Academia de Policía no tuvo presupuesto para realizar su trabajo de capacitación y formación del recurso humano, por lo que han tenido que financiar estas actividades con fondos de cooperación. Esta brecha se agrava si se considera que la institución no cuenta con fondos adicionales para cubrir planes y operaciones especiales.
Otra brecha se refiere a la cantidad de fondos que se destinan anualmente a cada uno de los efectivos. Comparado con la cantidad de efectivos y el presupuesto que se le aprueba, la Policía ha destinado un promedio entre tres mil doscientos y cuatro mil ochocientos dólares anuales para cada uno de ellos.
La formulación del presupuesto
El documento explica que la formulación del presupuesto de la Policía Nacional y del sector seguridad en su conjunto, se realiza a partir de un marco jurídico y una metodología definidas por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público.
“La metodología considera, sobre todo, un marco de restricciones macroeconómicas que deben ser tomadas en cuenta por las diferentes instituciones. Con todo, la Policía Nacional realiza su propio proceso de formulación presupuestaria con un componente de participación ciudadana”, menciona. Indican que el proceso de formulación del Presupuesto de la Policía Nacional se encuentra relacionado estrechamente con la planificación anual de la institución. Durante los últimos años, se ha realizado un ejercicio de elaboración presupuestaria de carácter participativo en varias fases, y en el que se contrastan las prioridades a diferentes niveles.
Restricciones y dificultades
Existe dificultades para la formulación del Presupuesto General de la República que son extensivas a la formulación del presupuesto de seguridad, y hay un marcado distanciamiento entre la formulación del Presupuesto y el diseño, implementación y resultados obtenidos de las políticas públicas.