Nacional

¡Viva el tráfico con armas de guerra!

* Hasta la defensa se sorprende con insólita resolución

Lizbeth García

Pese a que ella misma convalidó el allanamiento y los actos investigativos que se realizaron en la casa de Juan Carlos Lanuza, ayer la juez segundo penal de Audiencias, María Concepción Ugarte, rechazó de plano la acusación que la Fiscalía promovió en contra del ex miembro del Ejército y lo puso en libertad, alegando que había incongruencias en cuanto a la hora de allanamiento, captura, incautación de las armas y levantamiento del acta.
La decisión judicial sorprendió al fiscal Luden Montenegro y hasta a los mismos defensores de Lanuza, que antes de conocer la resolución estaban conversando sobre una eventual admisión de hechos, según reveló el representante del Ministerio Público, Luden Montenegro, quien adelantó que apelará para revertir la resolución.
“A mí me sorprendió la juez, porque desde el punto de vista técnico la acusación estaba completa, y se presentaron en orden cronológico las horas, pero la juez se plegó a la posición de la defensa y no, no existe ninguna confusión”, reiteró el fiscal.
Incluso el mismo acusado pensaba que eran inevitables el juicio y la cárcel, porque mientras esperaba la resolución dijo que en el transcurso del proceso “iba a salir a relucir” de quién eran esas armas (36 AK), pero que por el momento iba a enfrentar solo todo, “pero en el transcurso del juicio mis abogados y las partes que se hagan presentes en el proceso van a determinar si estoy solo o no”.
No habrá juicio
Sin embargo, no habrá ningún juicio, porque supuestamente la acusación no era clara ni demostraba la participación del acusado en los hechos.
Montenegro explicó que a la una de la tarde la Policía recibió una llamada anónima de una mujer; a las dos de la tarde llegaron a la casa de Lanuza en Villa Libertad y encontraron 16 armas, luego el acusado llegó al Distrito Seis a las tres y media de la tarde y se levantó el acta a las cinco y media de la tarde, con los resultados del registro.
Sin embargo, la defensa --Roberto Cruz-- dijo que esa relación de hechos es incongruente, porque según él, su cliente llegó a la Policía a las 3:30 de la tarde a hacerse responsable de las armas antes de que llegaran a allanarle la casa. Prueba de ello es que el acta de resultado de registro se levantó a las cinco y media de la tarde del 18 de octubre, apuntó.
Según la juez, el Ministerio Público quiso modificar la acusación incluyendo datos escritos a mano. La Fiscalía aclaró que no solicitaron ninguna corrección de error, sino que lo que hicieron fue ofrecer como prueba el acta de convalidación del allanamiento, la que habían olvidado incluir en el listado de piezas de convicción.
El fiscal explicó que tampoco hubo confusión en cuanto a la solicitud de convalidación de orden de allanamiento, porque fue presentada el mismo día del allanamiento, es decir, el 18 de octubre a las cuatro de la tarde, y la misma juez convalidó el acto a las 2:50 minutos de la tarde del 19 de octubre.
Extraño alegato
Durante la audiencia, la defensa también argumentó a favor de su cliente que en tiempos preelectorales “las zancadillas no están de más para perjudicar a uno u otro candidato”, pero no explicó de quién estaba hablando ni por qué mencionaba eso, porque su cliente descartó tener vínculos con alguna de las fuerzas políticas que están dentro del proceso electoral.
“Nada tienen que ver aquí. Sé que se ha mencionado al Ejército, pero nada tiene que ver aquí el Ejército… Fui parte de las estructuras del Ejército, conozco la estructura y sé que es una estructura vertical, cerrada y seria”, aclaró, al revelar que estuvo unos ocho años dentro de las Fuerzas Armadas.
Lanuza confesó que en los años de 1970, 1980 y 1990 “estuvo con el partido”, pero reiteró que eso nada tenía que ver con el cargo de tenencia y uso de armas que le hicieron.
Libres, pero bajo investigación
Lanuza negó conocer a Néstor Moncada Lau, ex miembro de la Dirección General de Seguridad del Estado en el gobierno sandinista.
Finalmente, la Fiscalía confirmó que el secretario del Partido Comunista, Elí Altamirano, y su camarada Ariel Bravo están libres, pero mandaron a ampliar las investigaciones para ver si logran reunir elementos de prueba.
El vocero de la Policía, Alonso Sevilla, no comentó la decisión judicial argumentando que no se encontraba en su oficina, sin embargo hay que recordar que esta es la enésima vez que los tribunales de justicia rechazan una acusación para cuya formulación la Policía dispuso tiempo y personal.