Nacional

“Hay que cerrar ventana del aborto terapéutico”

* Compara al aborto con el suicidio y la pena de muerte * Con la diferencia de que el embrión es un ser indefenso

Melvin Martínez

El viceministro de Salud, Israel Kontorovsky, catalogó de “fantasmas perseguidores de inocentes”, a los representantes de organizaciones que promueven la no abolición del aborto terapéutico en el Código Penal.
Kontorovsky “se quitó el uniforme” de vicetitular de Salud, para dejar sentada su posición acerca del controversial tema del aborto:
“Es necesario retirar el aborto terapéutico del Código Penal. Recordemos aquella frase tan sabia: cada criatura, al nacer, nos trae el mensaje de que Dios todavía no pierde la esperanza en los hombres”, afirmó a EL NUEVO DIARIO.
Afirmó que el aborto, como la eutanasia, el suicidio y la pena de muerte, son temas cruciales, porque implican decidir sobre la vida o la muerte de las personas, decisión que no entra en la competencia de los hombres ni de las mujeres.
“El aborto en sí está penado por las leyes nicaragüenses, y existen un conjunto de leyes que protegen los derechos de las personas por nacer, pero permite el llamado aborto terapéutico contradiciendo todas las otras leyes”, sostuvo el galeno. La ministra de Salud, Margarita Gurdián, ha preferido mantenerse al margen del polémico tema y se ha limitado a decir que el Minsa hará cumplir las leyes del país.
“Existe evidencia científica que indica que el aborto puede ocasionar no sólo daño psicológico, sino también físico; directo por trauma e indirecto como es un incremento en la incidencia de cáncer de mama.
Es necesario reconocer, agregó Kontorovsky, que debería legislarse para una mayor protección de las mujeres y de los niños, de la misma manera que se lucha para proteger el medio ambiente, con mayor razón se debiera luchar por quienes serán sus usufructuarios”, indicó, al aclarar que su posición es como médico y ser humano, y no como alto funcionario del Minsa.
“Esta ventana podría servir para que por allí penetren los fantasmas que persiguen a los inocentes, porque el aborto, a diferencia de la eutanasia, el suicidio y la pena de muerte, es la ejecución de un inocente, que además es indefenso”, indicó.
Agregó que probablemente no se perciba a plenitud “el horror que el aborto implica, sin embargo, sabemos que es necesario cerrar esa ventana porque estamos conscientes de que la vida es un milagro y que cada vida es única e irrepetible, y es un fin en sí misma”.
“Hay que insistir en que en el tema del aborto, no se puede ser tolerante, porque están de por medio los principios y valores básicos de la humanidad. Hay que recordar que la persona recién concebida también es nuestro prójimo”, concluyó Kontorovsky.