Nacional

El correo tradicional se vuelve “cibernético”

Si no puedes contra ellos, úneteles. Ese parece ser el lema del correo tradicional, que están adaptando a sus sistemas las nuevas tecnologías para hacerle frente a la reducción de envíos de paquetes y correspondencia a través de este servicio tradicional.

Las nuevas tecnologías y las modernas formas de comunicación, han afectado económicamente el funcionamiento del correo tradicional. Los envíos de paquetes y correspondencia a través de Correos de Nicaragua han registrado una drástica reducción desde el año 2000. Informes de la empresa muestran que en ese año, los envíos ascendían a 1 millón 441 mil paquetes, destinados a diferentes partes del mundo. Sin embargo, desde el 2005 se ha empezado a percibir un descenso del 61 por ciento, que implican 877 mil envíos menos.
Alejandro González, presidente de Correos de Nicaragua, explicó con ironía que las nuevas tecnologías y las modernas formas de comunicación han venido a sustituir en cierta forma al correo tradicional. “Ya los novios no buscan el lápiz y el papel para escribirse cartas de amor a larga distancia, ahora tienen a su disposición el Internet, el correo electrónico o el teléfono celular”, bromea.
Esa reducción en el tráfico de correspondencia, ha afectado económicamente a la empresa, por lo que desde hace 2004 iniciaron una estrategia de modernización para hacerle frente al desgaste generado por las nuevas tecnologías.
González explica que una de las ideas implementadas es la creación de un sistema codificado de “rastreo y seguimiento” de correos empresariales, que consiste en adherirle a los envíos una barra de seguridad con la que se pueda localizar el paquete en cualquier lugar. Además, el usuario podrá visitar la página en línea de CN y digitar el número de esa barra de seguridad para saber si ya llegó a su destino el envío o por donde se encuentra en ese momento.
Ese sistema le valió a la empresa el reconocimiento de la Unión Postal de las Américas, España y Portugal, que nombraron a CN como el tercera empresa nacional de correos “para convalidar proyectos de alta envergadura para el desarrollo de las Américas”, explica González.
Diversificación de los servicios postales
La diversificación de los servicios postales es otro tema que entró en agenda para contrarrestar el daño de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs). CN ofrece los servicios financieros postales y envíos de remesas con “costos sociales”, según su gerente.
También están a cargo del pagó de la pensión de los jubilados y la pensión del INNS, atendiendo a los usuarios a través de un sistema escáner digital o lectores biométricos, que consiste en colocar el índice en un aparato parecido al “ratón” de las computadoras para leer la huella digital y hacer más rápido la transferencia del dinero sin necesidad del carné.
Otro de las ideas es la implementación de un sistema de redes que interconecte las computadoras de CN con la base de datos de las instituciones de servicio público, para que las personas paguen la luz, el agua y otros servicios desde CN con mayor rapidez.
González considera que con todas esas implementaciones tecnológicas e ideas que están en proceso “CN va estar a la vanguardia” para hacerle frente al Internet y a otras empresas de envíos que no tienen un carácter social.