Nacional

Coimas favorecen las malas construcciones

* Nadie toma en cuenta el mapa de amenazas sísmicas * A duras penas cumplen viejo Código de Construcción

Melvin Martínez

No ha ocurrido otro gran terremoto desde aquel que arrasó la vieja Managua en diciembre de 1972, pero las malas construcciones, inicialmente suspendidas, han vuelto a enseñorearse en el peligroso tramo sísmico comprendido entre la Laguna de Tiscapa y la Casa Presidencial.
Muchas de esas nuevas construcciones, por no decir la mayoría, carecen de estudios adicionales, y algunas a duras penas se apegan al antiguo Código de Construcción.
Según el ingeniero Fabio Segura, sismólogo del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), las normas de construcción tipificadas en el Código de la Construcción solamente son una referencia, pero no arrojan un dato exacto de las características del terreno donde se va a construir, porque cada lugar tiene sus particularidades sismológicas.
“Actualmente existe un lugar muy bonito que se construyó cerca de Tiscapa (un restaurante), ¿quién sabe cómo? Pero los entendidos en la materia sabemos que allí está prohibido construir, porque es donde nace la falla sísmica que reventó hace 34 años”, dijo el especialista.
Según Segura, una de las funciones de las alcaldías del país es corroborar a la hora de dar permiso para construir, si la construcción cumple con las normas básicas de la ley, además de verificar que el lugar esté libre de fallas sísmicas “pero al parecer ese no fue el caso”.
Las consecuencias negativas
El funcionario ejemplificó con el caso que se dio hace algunos meses en un barrio de la capital, donde una señora y una niña perecieron cuando se les vino encima una pared, mientras caminaban cerca de la construcción a la hora de un aguacero.
Las declaraciones las ofreció durante el Primer Congreso de Ingeniería, Diseño y Tecnología, realizado por la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC), donde el experto recomendó a los estudiantes de Ingeniería Civil hacer estudios adicionales para evitar cualquier daño humano y material.
“Una de las repuestas más rápidas que se puede extraer de estas construcciones en lugares prohibidos es la practica del soborno que está siempre de por medio entre las partes. De lo contrario no se autorizarían las malas construcciones”, dijo.
Segura indicó que el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales ha elaborado un Mapa de Amenazas, el cual recomienda los lugares en que no se debe construir, sin embargo, este documento en lo general no ha sido tomado en cuenta, principalmente por las alcaldías, ingenieros civiles e inversionistas. Esto se suma, además, al desconociendo del mismo por la población de escasos recursos.