Nacional

Denuncian maltrato de cónsul en Liberia

* Aludido alega que todo se debe a que gente sólo expone “lado emotivo de las cosas”

Costa Rica / Liberia
La nicaragüense María Altamirano Hernández denunció que el cónsul de Liberia, Ricardo Selva, literalmente “le tiró la puerta en la cara” cuando le reclamaba de por qué le cobraron US$ 40.00 por pasaporte provisional, mientras que a su hermana, le cobraron US$30.00.
A esto se suma que la nicaragüense "no pidió" ni "le dieron" los recibos por los tres pasaportes que tramitó. "Me siento engañada, porque los pasaportes que me dieron (provisionales) no eran lo que necesitaba para un trámite migratorio. Es injusto porque ellos no me explicaron nada", lamentó María.
La queja se extiende a su hermana, quien tramitó otros dos pasaportes y tampoco le dieron recibido ni la información permitente. "Es una barbaridad lo que están haciendo con los nicaragüenses; en vez de ayudarnos nos sacan la plata y nos mal informan", agregó la denunciante
María y el papá de los niños (tres menores de edad) tramitaron los pasaportes en septiembre y corresponden a los nombres de Cinthya, Julio César y Jorge Alberto Espinoza Hernández.
Por su parte, su hermana Marlene lo hizo para sus hijos Pablo Antonio y Byron Raúl Ramírez Altamirano. "Lo hago público para que no siga ocurriendo. Ya perdí mi dinero y ni modo, pero que no sigan engañando", adujo.
Ticos confirman maltrato
Por su parte Olman Briceño, quien trabaja con migrantes, en especial con niños que laboran o están en condiciones de riesgo, aseveró que a su oficina llegan nicaragüenses que se quejan del trato que reciben en el consulado.
"Ellos dicen que los tratan mejor los ticos que los propios nicaragüense en el consulado. Es una lástima, porque la mayoría son personas muy necesitadas y trabajadoras. Dicen que son prepotentes y que no los atienden bien", sostuvo el representante del proyecto "Primero Aprendo", de la Pastoral Social Cáritas de Costa Rica.
Por su parte, el cónsul de Liberia, Ricardo Selva, aunque en un principio dijo que no daría explicaciones por no tener esa facultad (sólo el Consulado General en San José), negó tales denuncias, y aseguró "que dan una buena atención. La verdad es que muchas personas a veces sólo presentan su lado emotivo de las cosas", acotó.
En el primer caso alega "que posiblemente" ella realizó alguna declaración jurada y por eso aumentó a US$ 40.00 el costo de cada pasaporte provisional, y que si no tienen los recibos es que también "puede ser" que tanto María como Marlene "andaban muy de prisa y no los pidieron".
"Nosotros les explicamos bien el uso de los documentos que tramitan. No conozco bien el caso, debo revisar el archivo, pero seguramente cuando quisieron usar el pasaporte para otras cosas que no les sirve, es que se quejan. Nosotros no maltratamos", argumentó Selva.

leonelmen@gmail.com