Nacional

Cenidh intercede en conflicto de Muy Muy


Tania Sirias

Estudiantes del Centro de Enseñanza Técnica Agropecuaria (CETA), de Muy Muy, denunciaron ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) que los expulsaron y les negaron el derecho a realizar sus exámenes finales y defensa de tesis. La decisión se tomó luego de que los alumnos realizaran paros de clase, en señal de protesta por el maltrato que reciben del subdirector Danfer Urbina.
El director del CETA, Luis Sandoval, afirmó que los jóvenes se tomaron el centro por más de dos semanas, a raíz de que se retirara a un docente por haber cometido faltas graves. Se presume que el maestro mantenía un noviazgo con una de las alumnas de este internado.
“Eso no lo podíamos permitir, se procedió a suspenderlo, y fue cuando los estudiantes iniciaron la protesta”, dijo Sandoval.
En cambio, los alumnos expresaron que la protesta se debió al maltrato verbal y psicológico que recibían por parte del subdirector. Iván León, alumno de tercer año, afirmó que desde hace años vienen aguantando abusos de poder. “Nos obliga a que asumamos cosas que no hemos hecho, pero no podemos seguir callando”, comentó.
Más de 20 estudiantes fueron acusados de destruir puertas, dañar unas motos y sustraer documentos de la Secretaría Docente durante la huelga, señalamientos que fueron negados por ellos. Los alumnos, en compañía de sus padres, llegaron las oficinas del Instituto Nacional Tecnológico (Inatec) para exponer su caso.
Alumnos no serán expulsados
Lino Solbalvarro lamentó la situación que están atravesando sus hijos, ya que dos de ellos estaban expulsados y temían no culminar sus estudios. “Los suspendieron acusados de faltarle al respeto a los directores, pero lo que hicieron nada más fue decir la verdad; además, denunciaron los maltratos que reciben por parte del subdirector.”
Solbalvarro dijo que los estudiantes expulsados cuentan con las firmas de 130 alumnos como respaldo, de los más 200 que estudian en el centro. Martín Guevara, asistente de la Dirección Ejecutiva del Inatec, comentó que las sanciones aplicadas a los estudiantes corresponden a reglas que rigen a todos los centros de formación profesional del país.
Después de la reunión con los representes del Cenidh, padres de familia, la dirección de Inatec y del CETA, llegaron al acuerdo de que los alumnos no serán suspendidos, y que se les permitirá hacer sus exámenes y defender sus monografías.
“Sin embargo, los estudiantes que participaron en la protesta tendrán que pagar los daños que provocaron al centro, cuya suma todavía se está cuantificando. A los alumnos que tenían becas les será retirada, y firmarán cartas de compromiso si quieren seguir estudiando el año próximo”, dijo el director del CETA, Luis Sandoval.