Nacional

Pobreza y corrupción aquí, y la guerra del terror de Bush

* Iniquidades entre países del norte con los del sur, y las infamias de la clase política nicaragüense * El peligro sobre el mundo con personajes como Bush, el rechazo a la injerencia electoral en Nicaragua y sus preferencias candidaturales

Edwin Sánchez

Una de las mujeres nicaragüenses más famosas del mundo, Bianca Jagger, la misma que se ha visto enfrentada a transnacionales y grupos económicos y políticos poderosos por su labor como defensora de los derechos humanos, civiles y ambientales, condenó la injerencia del presidente George Walker Bush a través de su embajador en Managua y enviados especiales, con sus mensajes para favorecer a un candidato en particular.
Jagger llegó al país el lunes pasado para participar en la Conferencia Internacional sobre la Gobernabilidad y Transparencia en el Sector Forestal. Se mostró muy preocupada por los niveles de abuso de autoridad y la cultura de impunidad institucionalizada que existe en Nicaragua, y teme que el alto grado de corrupción que existe en todos los niveles haya logrado corroer las instituciones democráticas.
Todavía recuperándose del largo viaje desde Londres, del cambio de horario, la ganadora del Premio Nobel Alternativo que le otorgó la organización Sueca The Right Livelihood Award, dijo que Nicaragua vive en este periodo electoral un momento definitivo en su historia, y los nicaragüenses deben votar por alguien que no sólo sea honesto, sino capaz de cumplir sus promesas.
“Quiero aclarar que cuando hablo de la política de Nicaragua hablo a título personal, no a nombre del Consejo Europeo ni a nombre de las organizaciones no gubernamentales que represento”, anotó.
Pobreza y corrupción
--La justicia económica y social son de sus dos grandes temas; 16 años después de una Nicaragua en democracia la mitad de la población vive con menos de un dólar al día, en el campo el 68 por ciento de la población vive en la pobreza y el 28 por ciento extremadamente pobre. ¿Cómo ve este panorama?
Es una tragedia y es imperdonable que en el siglo XXI todavía haya personas en el mundo que estén subsistiendo con menos de un dólar por día; aquí se reflejan las inequidades entre los países del norte y los países del sur, pero también se refleja la corrupción de nuestros gobernantes. Durante esos 16 años los gobernantes no lograron sacar a nuestro país de ese estado de pobreza y explotación en el cual vive la mayoría de los nicaragüenses. Nada ha cambiado, los niños siguen muriendo de hambre y desnutrición. La desnutrición crónica ha llegado a afectar hasta un 47.16% en ciertas regiones del país, de acuerdo a datos del Ministerio de Salud. La FAO reveló que en Matagalpa, cuatro de cada diez niños morían por desnutrición. Estas cifras son alarmantes.
Tengo un mensaje para los nicaragüenses: estas elecciones son críticas para nuestro país. Necesitamos ver más allá de los discursos politiqueros y las falsas promesas, debemos distinguir quién es el candidato capaz de cumplir con el primer objetivo de la Cumbre del Milenio de reducir a la mitad el hambre y la pobreza en la que vive una gran mayoría de los nicaragüenses.
Necesitamos un futuro presidente comprometido con el restablecimiento de un Estado de Derecho, con gobernabilidad y transparencia, donde las instituciones legales y el Poder Judicial no estén al servicio de políticos corruptos; un candidato con visión, capaz de forjar un mejor futuro para las generaciones venideras, consciente que el complejo equilibrio ecológico que proporciona la base para la vida misma está enfrentando amenazas sin precedentes; que el calentamiento global y los cambios planetarios representan una amenaza grave para nuestro país, que aun nuestra propia supervivencia dependerá de la adopción inmediata de acciones radicales que combatan la degradación ecológica causada por la indiscriminada destrucción de nuestros recursos naturales
--Usted dijo que el presidente Bush era un peligro...
Yo dije que George Walker Bush era uno de los hombres más peligrosos del mundo, y creo que será juzgado por la historia como el peor presidente que ha tenido Estados Unidos. Me opuse a la guerra de Irak, como me he opuesto a sus “guerras contra el terror”. Recientemente di una charla en la Universidad de Lund, en Suecia, el título de mi charla fue: ¿Es la guerra contra el terror una guerra de terror?
En su guerra se permite y admite el uso de la tortura. Guantánamo Bay ha llegado hasta tener 580 prisioneros a los cuales se les ha negado acceso al sistema legal, a la defensa. Los prisioneros están condenados a ser juzgados por las comisiones militares, ahora con el sello de aprobación del Congreso de Estados Unidos. A Guantánamo ingresaron niños menores de 12 y 14 años. Amnistía Internacional recientemente emitió un reporte de cientos de prisioneros entregados por el gobierno de Pakistán al gobierno americano.
El 80 por ciento de los prisioneros en Guantánamo son pakistaníes, muchos han aparecido en Guantánamo, pero muchos otros han desaparecido, y Amnistía pidió que se hiciese una investigación para establecer sus paraderos. Los derechos humanos y civiles han sido los más vulnerados. Bush considera que los derechos humanos y civiles son un obstáculo para nuestra seguridad.
--¿Es más peligroso o más seguro el mundo desde que Bush llegó a la Casa Blanca?
Ahora es un mundo mucho más peligrosos. “El choque de las civilizaciones” es una autoprofecía que ahora se está convirtiendo en una realidad. Ellos han provocado una confrontación con el mundo musulmán. Cuando vemos las injusticias de la guerra en el Líbano, en lugar de un llamamiento al cese al fuego inmediato, Bush y el mismo Blair dieron luz verde para que continuaran con la agresión. No sé cómo se ve desde Nicaragua esto. Yo leí en EL NUEVO DIARIO que a un palestino nicaragüense se le habían violentado sus derechos, que había agentes de seguridad de Estados Unidos en el aeropuerto, y me pregunté: ¿dónde estamos? Es gravísimo.
El más desprestigiado de EU
--El presidente Bush, a través de sus enviados especiales, ha promovido la candidatura de Eduardo Montealegre. ¿Qué dice sobre esto?
Siempre sigo pensando que es muy importante que no haya interferencia extranjera en los procesos políticos en Nicaragua o en cualquier parte del mundo. Al contrario, pienso que no sólo es dañino para el proceso democrático del país, pero yo estaría muy preocupada si fuera un candidato y la administración de Bush, el político más desprestigiado de los Estados Unidos, me estuviera dando apoyo.
Desgraciadamente la historia de las relaciones entre Nicaragua y Estados Unidos no ha sido la más exitosa. Quizá podría decir que la relación de Estados Unidos con Latinoamérica tampoco ha sido de las más felices. Además, no ha sido --esa relación-- la más favorecedora de la democracia ni del verdadero progreso, sino de apoyo a dictaduras y gobiernos opresores, a golpes de Estado y de la destrucción de los recursos naturales. No me olvido cómo en ciertas ocasiones políticos han justificado la venta de nuestros recursos naturales. Se me decía: “Bianca, es necesario vender los recursos naturales si queremos tener progreso y promover el desarrollo económico del país”, yo siempre he denunciado el supuesto “desarrollo”. ¡Mira lo que nos ha dejado!
Mira los TLC, ¿van a favorecer a los menos privilegiados en Nicaragua? ¿Les han favorecido las promesas que se hicieron? No, evidentemente que no. El interés de esos TLC es realmente poder aprovecharse de países en los cuales las leyes medioambientales y las laborales no se pueden aplicar.
En Nicaragua tenemos una hiperinflación de leyes, pero no es un país con un Estado de Derecho. Es decir, hacemos leyes, pero no son aplicables.
¿Cuál sería la ventaja para Nicaragua que el señor Bush dictara quién debe ser el futuro presidente de este país? Primero, el gobierno del Presidente Bush está en un estado de caos. Estamos viendo los resultados de sus políticas internacionales. Estamos viendo que sus propias agencias de inteligencia sacaron un reporte donde dicen de forma clara, y sin ninguna ambigüedad, que la guerra en Irak y la guerra contra el terrorismo están fomentando más terrorismo, y que la guerra contra el terrorismo no nos hace más seguros, al contrario, el país se encuentra en mucho mayor peligro del que estaba antes.
¿Por qué nosotros, con nuestra experiencia de la intervención de los Estados Unidos, por qué los nicaragüenses deberíamos escuchar los dictados de los Estados Unidos? No lo puedo entender. Porque la realidad es que aquí no sólo hay dos candidatos: Daniel Ortega y el señor Montealegre. Quizá sería necesario ver quién es un candidato independiente y que podría sacar a Nicaragua adelante.
--¿Considera a Edmundo Jarquín una buena opción para Nicaragua?
Edmundo Jarquín es un hombre honesto, es un hombre con una trayectoria muy respetable, que ha trabajado con organismos internacionales, como el BID. Es una persona que no está dispuesta a hacer promesas que él no puede cumplir, y como lo dijo en un foro con jóvenes ambientalistas, que perdería algunos votos por no hacer promesas que no sabe si puede cumplir. Estoy muy interesada en ver su agenda para el medio ambiente para Nicaragua. Él dice que está comprometido en establecer un Estado de Derecho, en lugar de un país de leyes donde el sistema legal está inoperante. Edmundo Jarquín es una persona muy coherente