Nacional

En acusación por maltrato imputa infinidad de robos


Lizbeth García

Una “caja de Pandora” resultó ser la acusación que Brenda Margarita Salazar presentó en el Juzgado Octavo Local Penal de Managua contra el ex secretario general del sindicato “Justo Rufino Garay” del Complejo Judicial Nejapa, Carlos López Tinoco, porque aunque lo señala por faltas contra las personas, en la relación de hechos detalla supuestas sustracciones de fondos de los trabajadores sindicalizados.
López Tinoco dijo vía telefónica que ya estaba al tanto de “la situación”, y atribuyó todo a un problema intersindical que, según él, “ha sido personalizado”.
No obstante, López declinó hacer mayores comentarios al respecto argumentando que “no se podía pronunciar” mientras no estuviera al tanto de la denuncia que la mujer embarazada interpuso en su contra.
Finalmente López dijo que le parecía correcto que Salazar haya puesto acusación en los juzgados “porque allá lo vamos a ventilar”, al tiempo que afirmó que cuando lo citen, acudirá al juzgado.
La sacó a empujones
Brenda Margarita Salazar, en su denuncia contra López en la Policía, dice que éste presuntamente tomó dinero, aunque la acusación no es por eso sino porque el pasado 13 de octubre la sacó a empujones de la Oficina de Fetrajun-Une (Federación de Trabajadores Judiciales afiliados a la Unión Nacional de Empleados).
Salazar es secretaria ejecutiva de esa organización, y según detalló ante las autoridades de la Estación Seis, ella le estaba reclamando a López por no haber devuelto 4,600 córdobas que habría tomado del dinero que los trabajadores abonaron para pagar los anteojos que compraron en una óptica capitalina. También Salazar dice en su denuncia que reclamó los 450 córdobas que López habría tomado de la gaveta de Fetrajun-UNE el 19 de julio de este año, delante de tres personas cuyos nombres están en la acusación, y podrían ser llamados a testificar.
Igualmente, en la acusación Salazar dice que López tomó otros 4,400 córdobas para viáticos de transporte sin rendir luego el debido informe de gastos “sino que más bien falsificó la firma”.
Acusado ante Recursos Humanos
La acusadora dijo a la Policía que cuando denunció todo eso, el secretario de Finanzas de Fetrajun-UNE, Roberto López, le informó que iban a cancelar su contrato de trabajo bajo el supuesto de que había tomado documentación de la Federación para entregarla a los directivos de los sindicatos “Justo Rufino Garay” y “8 de Noviembre”.
El secretario general de ese sindicato, Yamil Echegoyen, en nombre de Salazar, interpuso formal queja por todo lo ocurrido en la Oficina de Recursos Humanos de la Corte Suprema de Justicia, específicamente ante Conny Moreira y Cecilia Hurtado, pero hasta el momento se desconoce si hay una investigación o no sobre la actuación de López como empleado de ese poder del Estado.