Nacional

Mural enfrenta a pintores y arquitectos con sacerdote

* Padre afirma que cambiaron cielo raso porque se estaban mojando cuando llovía * “Quitó el techo sin ningún criterio científico y de restauración, sino a la impresión del empirismo”, afirma experto

Mauricio Miranda

El mural que adorna el techo y las paredes de la Iglesia Santa María de Los Ángeles, en el barrio Riguero, en Managua, ha generado conflictos entre arquitectos y pintores, con el sacerdote de la parroquia.
El problema se originó con los trabajos de restauración que ordenó el padre Roberto González, en el techo de la iglesia.
“Hemos restaurado el techo de la iglesia porque estaba destruido totalmente. Llevamos diez años de estar bajo la lluvia. Este año ha sido de sequía, entonces no ha habido tanto problema, pero años atrás nos ha afectado”, declaró el sacerdote.
“Ante esa necesidad --de que nos mojábamos para la celebración de los sacramentos--, pues hemos procedido a cambiar el techo”, dijo.
Ese es el motivo por el cual, un comité de arquitectos y pintores, ha solicitado al padre que detenga las reparaciones en el techo, por el daño que le ha causado a una obra pictórica, que ha sido denominada patrimonio cultural del país.
De acuerdo con el arquitecto Nelson Brown, el mural pintado en el techo y las paredes de la parroquia, “tiene un mensaje de la teoría de la liberación, tiene un mensaje para el pueblo de Nicaragua, muy de la comunidad”.
“El padre comenzó a quitar el techo, sin ningún criterio técnico ni científico, ni de restauración, provocando destrucciones y alteraciones en todos los murales que son patrimonio nacional, y que están protegidos por la ley de este país”, aseveró.
Por su parte, Federico Matus, el arquitecto designado por la Alcaldía de Managua, para encontrar una solución al problema, explicó que “esta obra (el mural) surgió con la apertura de la Iglesia Católica con la promulgación del Concilio Vaticano II: con la Teoría de la Liberación, Iglesia Popular, la Misa Campesina”.
“Hay un estudioso de los iconos religiosos en todas las iglesias en el mundo, que refiere que hay sólo dos iglesias con estas características: una en Brasil y ésta. Únicas”, comentó.
El autor principal del mural que embellece la iglesia es el italiano Sergio Michilini. Junto a él trabajaron en el proyecto los también italianos Maurizio Gobernatori y Giancarlo Plandiani, un equipo de pintores nicaragüenses y estudiantes de la Escuela Nacional de Bellas Artes, de acuerdo con los arquitectos.
La obra se concluyó entre 1982 y 1985, según explicaron.
“Él optó por la vía más fácil” --criticó Nelson Brown. “Quitó el techo sin ningún criterio científico, ni de restauración, sino a la impresión del empirismo”.
“Imaginate vos, que el papa Benedicto XVI diga: No me gusta lo que hizo Miguel Ángel, y dice, echámele aquí una pinturita y poneme a Schwarzenegger peleando con los extraterrestres”, expresó el arquitecto.
Federico Matus dijo que, además, “estaban cambiando todo el cielo raso, que era de madera, la sustituyeron por plycem, ¿te podés imaginar?”. “También arrancaron varios de los paneles que había arriba del cielo raso pintado”, dijo.
“Todo lo que se ha dicho es que estamos destruyendo las pinturas, pero no es cierto, simplemente estamos cambiando el techo”, argumentó el sacerdote.
“El origen de la protesta --comentó el cura--, es que había un pintura en el fondo, en la parte alta, simulando como unas llamas, y la modificación que se le hizo al techo de que se levantó un poquito más, se le puso plycem en esa partecita alta, y ese es el gran pleito del artista (Michilini), que él no acepta que se haya puesto eso”.
“Por cambiar el techo es normal que más de alguna cosita se afectará, pero no es el fin de nosotros”, dijo,
Según el padre Roberto González, el reclamo “es puras ganas de molestar, de estar vendiendo esa imagen de que estamos destruyendo”. “Lo sentimos mucho, pero ese no es nuestro fin. Si por eso se destruye, no tenemos nada que hacer, pero ese no es nuestro fin”, aseveró el párroco de la Iglesia Santa María de Los Ángeles.
Las obras de reparación en la parroquia fueron financiadas por la Alcaldía de Managua, y suman un total de 1.5 millones de córdobas según el arquitecto Federico Matus. Sergio Michilini, autor de la obra, se encuentra en Italia, pero regresará en los próximos días, dijeron los arquitectos.