Nacional

“Festín” en Inifom

* Faltan soportes de cheques hasta por un millón y medio de córdobas * Ninguno de los funcionarios involucrados rinde cuentas, y pide auxilio a Contraloría * También se encuentran puestos creados fuera del organigrama y sin las personas idóneas

Heberto Rodríguez

La directora General del Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal (Inifom), María Verónica Velásquez, denunció una serie de irregularidades que ha observado en la institución, sobresaliendo la falta de soportes de un sinnúmero de cheques girados en concepto de anticipo hasta por la suma de un millón 494 mil córdobas.
La denuncia fue interpuesta el pasado diez de octubre ante el presidente del Consejo Superior de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy.
Documentos en poder de EL NUEVO DIARIO reflejan que la Directora General del Inifom el 27 de julio del año en curso, con el fin de revisar el estado de giro de cheques, solicitó a la jefa de Contabilidad de Inifom, Martha Ligia Hurtado, un informe sobre cheques en concepto de anticipo, y al recibir el informe se llevó la sorpresa que no se habían rendido cuentas.
“De inmediato envié memorando a todos los empleados y funcionarios involucrados, exigiéndoles cuenta lo más pronto posible, adjuntando copia de cada memorando al Presidente Ejecutivo, a Auditoría Interna y al Administrador Financiero para que estuvieran enterados de la situación y apoyaran mi gestión. Sin embargo, no recibí el apoyo que estos funcionarios debían prestarme”, se lee en la documentación enviada a la Contraloría.
Otra de las irregularidades denunciadas es la contratación de Omar Ruiz Canales, autorizada por el presidente Ejecutivo de la institución, Eduardo Cuadra Fajardo, creando un puesto que no existe en la estructura del Inifom y aprobada por Función Pública, como es el de auditor operacional, que en todo caso correspondería a un profesional con título de contador público autorizado.
“Y el señor Omar Ruiz es administrador de empresas, nada que ver con el cargo ficticio que ocupa, por el cual devenga un salario de 800 dólares”, dice la denuncia.
La denuncia también señala el contrato suscrito por Cenelia Madrigal Bonilla, el cual establece que debe permanecer ocho horas diarias en las instalaciones de Inifom para cumplir con sus obligaciones como profesional contratada.
“Pero la señora Madrigal Bonilla sólo se presenta al Inifom para retirar su paga mensual, ya que su ocupación como responsable nacional del control electoral de ALN, a favor del candidato Eduardo Montealegre, no le permite desempeñar el cargo para el cual fue contratada”, expresa la denuncia.
Madrigal Bonilla devenga un salario de dos mil 500 dólares. Según los términos de referencia de este servicio de consultaría, la contratada desarrollará sus funciones en la Dirección de Operaciones y se reportará directamente a la Directora General.
“Al respecto aclaro que en los meses que he desempeñado mi cargo como Directora General de Inifom, la señora Madrigal Bonilla jamás se ha presentado a mi despacho, porque ni siquiera la conozco”, sostiene la denunciante.
Los documentos en poder de EL NUEVO DIARIO revelan que en la Unidad de Auditoría Interna del Inifom se conoce que algunos funcionarios reciben, además de su salario, un supuesto incentivo denominado “pregestión”.
Los funcionarios que supuestamente gozan de este beneficio son: Adolfo García Cortez, responsable de la Unidad de Auditoría Interna; Ernesto Castillo, Auditor Encargado; Luis Calero, Auditor Encargado, y Mariana Rojas, Secretaria de Auditoría. Los tres primeros reciben 500 dólares y la última 100.
“Este dinero no se explica con claridad su justificación, si se trata de incentivos o doble salario, porque de ser incentivo debe aclararse el fondo legal de su existencia, lo que no ocurre”, explica la denunciante.
Los señalados sostuvieron una reunión con la Directora General el 27 de junio del corriente, y es la fecha y no han explicado por qué reciben ese beneficio.
El último caso denunciado involucra a Adolfo García Cortez, contratado para servicios de consultoría por productos, la cual debía prestar durante los meses de noviembre y diciembre de 2004.
“Pero el 16 de diciembre del mismo año, cuando aún no se vencía el contrato a tiempo determinado, se le aplicó un adendum al contrato por medio del cual se le amplía la contratación por año y medio más, manteniéndole el pago de dos mil dólares mensuales. La contratación del señor Adolfo García Cortez presenta una contratación individual de trabajo con fecha uno de agosto de 2005, al 30 de junio de 2006. En este último contrato se refleja un aumento en la paga mensual”, concluye la denunciante.