Nacional

Horrenda masacre de familia hispana

* Las víctimas son cuatro, dos adultos y dos niños pequeños ultimados a balazos * La mujer tenía los brazos alrededor de los dos pequeños, tratando de protegerlos * Policía no da a conocer la identidad de los muertos hasta informar a familia

PORT ST. LUCIE
La imagen de cuatro cadáveres tirados en el suelo cerca del Turnpike de la Florida ya era de por sí estremecedora. Dos adultos y dos niños pequeños, todos ultimados a balazos. Pero lo que más impresionó a los policías fue un detalle desgarrador: la mujer tenía los brazos alrededor de los dos pequeños, tratando de protegerlos del asesino.
Las autoridades buscaban ayer cualquier mínimo detalle que pudiera ayudarlas a esclarecer el asesinato de las cuatro personas --al parecer una familia-- en algún momento de la noche, un poco al norte de esta localidad en el centro de la península floridana.
Aunque la Policía pudo identificar a los muertos, no ha revelado sus identidades hasta notificar a los familiares.
Lo que se sabe es lo siguiente: el hombre tenía 29 años, la mujer 25, y los chicos --un niño y una niña-- entre cuatro y seis años. Todos recibieron múltiples impactos de bala y todos eran hispanos.
La mujer estaba “boca abajo sujetando a los niños, intentando cubrirlos con sus brazos”, dijo Ken Mascara, jefe de Policía del condado St. Lucie. La mujer fue encontrada “en una posición defensiva para evitar que les dispararan a los niños, pero quien cometió este crimen, los mató también”.
El hombre, por su parte, estaba directamente frente a ella, caído de espaldas.
Mascara señaló que aparentemente se les disparó a los cuatro varias veces a quemarropa, y se hallaban arrodillados o tirados en el suelo cuando murieron, a unos 40 pies de distancia de la carretera.
La policía ha dicho que hasta el momento no tiene ningún testigo.
Se hallaron huellas de neumáticos que salían del Turnpike, y luego, no muy lejos del lugar, otras que indican que el vehículo regresó. La Policía dijo estar buscando un Jeep Cherokee de dos puertas, de color negro o verde oscuro, con placas temporales, que se cree pertenecía a las víctimas, y que el asesino condujo. La descripción del automóvil la dieron los vecinos de las víctimas, pero las autoridades no dijeron de dónde venían los cuatro, sólo que vivían en la Florida.
La Policía informó que la pesquisa se estaba ampliando hasta el suroeste y el sureste del país.
No lejos del lugar donde ocurrieron los hechos, hay una cámara para inspeccionar el tráfico, pero sólo se activa si lo solicita alguna agencia policial.
Ayer, en horas de la madrugada, la cámara no estaba funcionando, pero se confiscaron 480 horas de cintas de seguridad de casi todas las instalaciones de la autopista, incluyendo las casetas de peaje. De igual modo, las autoridades se apoderaron de todos los latones de basura para examinar su contenido. Tras una búsqueda en el sitio del crimen, se pudieron recuperar balas, fragmentos de proyectiles y casquillos de balas, pero ningún arma.
El lugar donde los cadáveres fueron hallados no está lejos del St. James Golf Club. El área de descanso más próxima está a algunas millas de distancia.
“Estamos analizando todo para descubrir quién cometió este espantoso crimen”, aseguró Mascara, que luego agregó que la investigación abarcará varios estados.
El jefe policial no especificó en qué estados ni en qué comunidades las agencias policiales están concentrando la pesquisa.
Janis Rich, de 67 años, ama de casa retirada, le dijo a la Associated Press que ella y su esposo estaban dormidos en su casa del club de golf, no lejos del sitio de la matanza, cuando sonidos que parecían disparos y que provenían del Turnpike los despertaron aproximadamente a las 2:30 a.m.
En la oscuridad de la noche, la pareja no vio nada. “Estábamos tratando de escuchar si alguien hablaba, pero había un silencio total”, dijo la mujer.
Los cuatro cuerpos fueron descubiertos a alrededor de las 7:52 a.m. por un automovilista que pasaba, notó algo sospechoso y se detuvo, llamando luego a la Patrulla de Caminos de la Florida (FHP).
plong@MiamiHerald.com