Nacional

A 5 años de sentencia CIDH Awas Tigni sigue saqueada


Fermín López

PUERTO CABEZAS, RAAN
Hace hoy cinco años y cuarenta días que la comunidad indígena mayangna de Awas Tingni le ganó una demanda al Estado de Nicaragua por violación a los derechos tradicionales y recursos naturales de los nativos, cuando a espaldas de éstos el gobierno dio sus riquezas forestales en concesión a una empresa maderera coreana.
Melba McLean, líder indígena de la comunidad, califica de una guerra sin armas en la que han tenido que librar, ya que el Estado no ha tenido voluntad de titular sus tierras que ahora corren el riesgo de ser expropiadas por colonos mestizos que han llegado desde el Pacífico, ex combatientes de los dos bandos, y otros campesinos que cada día aparecen como paracaidistas.
La resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos manda al Estado de Nicaragua demarcar las tierras de Awas Tingni, pero desde entonces a la fecha no ha habido una respuesta alentadora para esta comunidad indígena.
Demarcación y titulación quedaron en nada
Inicialmente se formó una comisión que se encargaría de darle cumplimiento a la sentencia de la CIDH, compuesta por miembros de la comunidad y representantes del gobierno, pero ésta dejo de reunirse cuando la Asamblea Nacional aprobó la Ley de Demarcación y Titulación de las tierras de los pueblos indígenas y comunidades étnicas. “Nos dijeron que a partir de ese momento pasaba a manos de las autoridades regionales la responsabilidad de demarcar y titular nuestras tierras, lo que después de 43 meses no hemos visto nada”, se quejó la líder indígena.
McLean explicó que todo este tiempo fue aprovechado por políticos, entre los que destacan el coordinador de Gobierno del período anterior, Hurtado García; el ex presidente de la Junta Directiva del Consejo Regional, Juan González; el ex alcalde de Waspam y el actual, entre otras autoridades regionales, quienes sumados a funcionarios del gobierno central otorgaron documentos para que terceros se vengan a asentarse en territorios de la comunidad indígena de Awas Tingni, lo que se demuestra con los papeles que les han dado a esas personas, señaló.
Pescadores de río revuelto
Otros que también se han aprovechado de la falta de voluntad del Estado y miembros de la Comisión Nacional de Demarcación Territorial de extenderles su debido título, han sido las vecinas comunidades de Santa Clara, La Esperanza y Tasba Raya, las que poseen títulos reales, pero ahora están reclamando parte de las tierras de Awas Tingni que, lógicamente, no aparecen registradas en sus títulos, y a este juego se han prestado funcionarios de la Conadeti que han dicho que el caso pasaría a la dirección alterna de resolución de conflictos, lo que podría durar mucho más tiempo, y estará en dependencia de la voluntad política de los partidos que mandan en las regiones autónomas de la Costa, concluyó.