Nacional

Tropas EU ejecutaron a periodista británico

• Recibió disparos en la espalda después de quedar en medio de un tiroteo entre estadounidenses e iraquíes en 2003 • Luego fue rematado por las fuerzas norteamericanas cuando era conducido en un minibús para ser asistido • Pentágono aduce que sus soldados simplemente “siguieron las reglas de procedimiento de combate”

El periodista británico de televisión Terry Lloyd murió en 2003 en Irak por disparos estadounidenses, según las conclusiones de la investigación oficial llevada a cabo por la justicia británica sobre las causas de su fallecimiento.
Andrew Walker, un juez de instrucción de Oxford (Inglaterra), precisó el viernes que solicitaría a la fiscalía británica que denuncie a los autores de esos disparos.
Tras ocho días de audiencias en las que han declarado testigos del suceso, el juez Walker dictaminó ayer que los soldados estadounidenses actuaron fuera de la ley al disparar contra Lloyd cuando éste ya había sido herido y estaba siendo evacuado en un vehículo civil.
El reportero, de 50 años, fue asesinado junto con dos colegas, el traductor de origen libanés Husein Osman, y el cámara francés Fred Nerac --cuyo cuerpo aún no ha sido recuperado-- cerca del puente Shatt, a las afueras de la ciudad sureña de Basora.
Rematado con tiro en la cabeza
Lloyd, que viajaba con una unidad de televisión independiente de las Fuerzas Armadas, recibió un primer disparo al verse atrapado en la línea de fuego entre iraquíes y estadounidenses, y fue rematado con un tiro en la cabeza por las tropas de EU cuando era evacuado en un minibús para ser curado.
“No tengo duda de que fue un acto ilegal disparar contra ese minibús”, ya que “no suponía una amenaza” para los soldados porque era un vehículo civil y estaba en retirada, subrayó el juez. El juez Walker adelantó que remitirá sus conclusiones a la Fiscalía para que decida si quiere presentar cargos contra los supuestos autores.
La posición del Pentágono
En tanto, el Pentágono aseguró este viernes que “los militares estadounidenses que mataron al periodista siguieron las reglas de procedimiento en combate”, rechazando las conclusiones de la investigación oficial británica.
El Pentágono aseguró que su propia investigación del incidente concluyó en mayo de 2003 que “las fuerzas estadounidenses siguieron las reglas de procedimiento en combate”.
“El departamento de Defensa nunca hizo blanco deliberadamente en no combatientes, incluyendo periodistas”, dijo el Pentágono en una declaración. “Siempre hemos tomado medidas severas para evitar bajas civiles”, aseguró.
El comunicado del Pentágono señaló que su investigación estuvo limitada a lo que ocurrió con el vehículo en el que viajaba Lloyd. “Fue un hecho desgraciado que periodistas murieran en Irak”, agrega.