Nacional

Danza infantil deleita con ritmos nacionales

* MECD promueve evento y reparte estímulos a colegios participantes * Niños embelesan mientras fortalecen sus valores cívicos y culturales

Tania Sirias
Talento, ritmo y amor a la patria demostraron los niños en el “VI Festival Nacional Folclórico de Preescolar”, realizado ayer con más de 200 artistas cuyas edades oscilan entre los cuatro y los seis años, y quienes deleitaron a los presentes bailando desde polkas, hasta mazurcas, sones de marimbas y palo de mayo.
Los pequeños hicieron gala de imponentes escenografías, coreografías, trajes, y, sobre todo, del gusto a danzar la música de su terruño. El festival contó con la participación de 19 centros escolares, representando a cada delegación departamental, dijo Juan José Morales, Director de preescolares del Ministerio de Educación.
Morales comentó que el objetivo principal es rescatar las costumbres de la música y el baile tradicional, regional, y que los niños conozcan nuestra cultura. Este festival es muy importante, explicó, ya que a través de los bailes los alumnos de preescolar comenzarán a relacionarse entre ellos y desarrollar sus expresiones artísticas.
Además, este evento les permitirá fortalecer sus valores cívicos, morales y culturales desde temprana edad.
“Esto es parte esencial para su formación integral, ya que se les está proporcionando estímulos necesarios para la adquisición de experiencias que les permitan desarrollarse”, dijo el director de preescolares.
Representación del Caribe
El Caribe nicaragüense también tuvo su representación en el festival folclórico. Preescolares de Bluefields, Puerto Cabezas y Bonanza participaron danzando palo de mayo y música mískita.
Morales destacó los logros de los pequeños como disciplina, manejo del cuerpo y el espacio, discriminación visual y auditiva, memoria, amor a sus raíces, vivencia de participar en actos públicos, autoestima y confianza en sí mismos y en los demás.
El Ministerio de Educación aportó los gastos de traslado y alimentación, y entregó una grabadora a cada centro participante como estímulo a los pequeños artistas.