Nacional

Por colapsar servicio de agua potable

* Problema de supuesta iliquidez de la empresa no dará para atender o mantener la red después de diciembre * Funcionarios aducen que buscan “alternativa de solución” en la petición que hicieron ante la Asamblea Nacional

Oliver Gómez

Altos funcionarios de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) advirtieron que la situación de iliquidez de esa firma estatal aguanta hasta el primero de diciembre próximo, cuando no habrá dinero para atender, expandir o mantener los servicios de agua potable y evacuación de aguas negras, y el colapso será inminente.
Al menos eso dijeron el gerente general de Enacal, Bernard Horvilleur Cuadra y Ulises Somarriba, asesor legal de esa empresa, quienes destacaron que la reciente visita a la Asamblea Nacional es una “campanada de alerta” a los diputados para que después no se busquen culpables ante la falta de abastecimiento del vital líquido.
Horvilleur precisó que la visita del presidente de Enacal, Luis Debayle, al Parlamento, no era para pedir un aumento de 40 por ciento a la tarifa del servicio, sino para buscar alternativas de solución con los diputados y evitar que exista un problema mayor en diciembre próximo.
Refirió que los diputados pidieron conocer desde cuándo no se aprueba un alza en el servicio de agua potable, y ellos aclararon que desde 2002, fecha vigente de la tarifa actual. “Lo que nosotros dijimos es que si se tuviera que ajustar la tarifa desde 2002 hasta marzo de 2006, eso representa un alza de 40 por ciento”, agregó el funcionario.
Somarriba aclaró que ese porcentaje lo pidieron conocer los diputados y nunca fue una propuesta de Enacal para aumentar tarifas, sino la visión de un panorama con el que trabaja Enacal.
Explicó que la verdadera misión en el Parlamento fue exponer la dura situación de iliquidez en que se encuentra la Aguadora, porque todos los costos de insumos se han elevado y ellos siguen cobrando con una tarifa vieja, y se planteó a los legisladores que se debe inyectar capital para no llevar a la quiebra a Enacal. “Hay que tomar decisiones y hay que hacer algo ya”, señaló.
Entre las opciones, Somarriba indicó que se les pidió a los diputados autorizar un monto del Presupuesto de la República (subsidio) a favor de Enacal o aplicar un aumento de tarifas. “La tercera propuesta es hacer una combinación de las dos cosas, y en última instancia una cuarta, que es dejar entonces que el servicio se deteriore en la primera semana de diciembre”, señaló el abogado.
“El servicio va a tener la tendencia a deteriorarse en diciembre. ¿Adónde va a repercutir más? Desgraciadamente, en los sectores más vulnerables, donde por responsabilidad social el Estado y Enacal se deben atender, pero no hay dinero”, agregó.
Ambos funcionarios calcularon que sólo en los sectores marginales, como los asentamientos, se absorbe entre 180 y 200 millones de córdobas por el servicio de agua potable que se les entrega, y ese dinero no lo recupera Enacal, por eso se necesita el subsidio, un alza de tarifas o la combinación de ambas medidas.
Recordaron que en enero de este año el Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (INAA) aprobó un alza de 13.9 por ciento en la tarifa, pero eso al final no se aplicó ya que fue descartado por la Corte Suprema de Justicia (CSJ), quienes piden consultar a los directivos del Cenidh y Lideconic para anunciar cualquier ajuste.
Ellos advirtieron que este problema queda advertido para los legisladores, y si no se toman decisiones cuanto antes, al menos tendrán la garantía de que el problema se informó en el momento oportuno.