Nacional

Asesinato de periodista cae sobre Putin

* Comienzan en Francia un clamor porque este crimen no quede impune * Amenazada nunca bajó el tono, era muy valiente y estaba convencida de que la Rusia de Putin era de “una estabilidad monstruosa” * Crimen brutal: cuatro balazos sobre una mujer que simbolizaba la libertad de información

MOSCÚ / AFP -De las torturas en Chechenia a los malos tratos sufridos por los reclutas rusos, la periodista Anna Politkovskaia, asesinada el sábado en Moscú, trazó un retrato sin concesiones de su país desde la elección de Vladimir Putin, en 2000.
"Simplemente hemos empezado a volver a poner en vigor nociones tan graves como las de 'enemigo del pueblo', y colgamos esta etiqueta sin distinción a todos los que no piensan como la mayoría", escribía en "Chechenia, el deshonor ruso", el libro que la dio a conocer en el extranjero.
"Hemos reconocido que una bala en la cabeza es el medio más sencillo y natural de resolver cualquier conflicto", continuaba. Politkovskaia era una de las pocas periodistas que seguía denunciando en su país las derivas del Kremlin.
"Putin, puro producto de los servicios secretos, no ha conseguido superar sus orígenes y nunca ha dejado de actuar como un teniente coronel de la tristemente célebre KGB", criticaba la periodista en su última obra, "Rusia según Putin".
Hasta los 48 años, con su melena gris y gafas, no ha dejado de denunciar las violaciones de derechos humanos en Rusia. Casi más conocida fuera que dentro de su país, donde sus libros se han publicado poco, sus apariciones en la televisión, como la de cualquier voz discordante, cesaron en los últimos años.
Iba rendir testimonio con primer ministro checheno
En su última entrevista el jueves en la radio norteamericana Radio Svoboda (Radio Liberty), dijo estar dispuesta a testimoniar contra el primer ministro de la república independentista rusa de Chechenia, Ramzan Kadyrov (prorruso), condecorado por Putin y acusado por las organizaciones no gubernamentales de atropellos entre sus milicias.
"Era muy valiente y al mismo tiempo estaba indefensa", recuerda Lidia Yusupova, directora de la ONG Memorial, en la capital chechena, Grozny.
Como muchos en Moscú, Yusupova denuncia que se trata de un asesinato "político, ordenado por el poder con el fin de acallar a los otros", periodistas y responsables de ONG que se obstinan en hablar de un conflicto oficialmente cerrado.
A pesar de las amenazas, Politkovskaia nunca bajó el tono de sus críticas, por las que se le solía calificar de prochechena. En Radio Svoboda precisó que iba a publicar una nueva investigación sobre las torturas en Chechenia a manos de las milicias del primer ministro prorruso. "Se sacan testimonios a base de violencia", aseguraba en "Rusia según Putin".
"Todo esto con la bendición del FSB (los Servicios de seguridad, ex KGB) que coordina y gestiona las operaciones, el FSB apoyado por Putin, al que obedece", decía del presidente. "Con la confirmación de Putin en el poder (...) ha vuelto la estabilidad a Rusia. Una estabilidad monstruosa", analizaba en "Rusia según Putin".
Que asesinato de periodista no quede impune
Entretanto, el Gobierno francés instó ayer a las autoridades rusas a aclarar las circunstancias del asesinato de la periodista Anna Politkóvskaya, conocida por sus críticas a la política del presidente ruso, Vladímir Putin, en Chechenia, para que su muerte no quede "impune".
"Deseamos que las autoridades rusas pongan en marcha lo más rápidamente posible los medios necesarios para aclarar este asesinato e identificar a los culpables", dijo el ministro francés de Asuntos Exteriores, Philippe Douste-Blazy.
La muerte de la periodista "no debe quedar impune", subrayó, tras estimar que "las instancias europeas competentes, como la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) o el Consejo de Europa, deben ayudar a la búsqueda de la verdad".
Tras expresar su "gran emoción" y "profunda tristeza" por esa muerte, el ministro destacó que "la brutalidad de este crimen horrible conmueve a todos los que defienden la libertad de expresión".
En el mismo sentido, se expresó el primer ministro francés, Dominique de Villepin, quien destacó la "actitud exigente" de Francia con respecto a la "libertad de prensa, de opinión y a la defensa de la regla democrática".
Pero estimó que hay que distinguir "las relaciones entre Estados", en alusión a Rusia y Francia, con "lo que debe ser la actitud exigente de Francia y otros países en lo que concierne a los derechos humanos".
"Rusia es un socio importante, y es esencial para Francia mantener buenas relaciones" con Moscú, declaró Villepin en el programa "Le Gran Jury" de la televisión "LCI", la radio "RTL" y el periódico "Le Figaro". Esta "mujer remarcable y gran periodista", en palabras de Villepin, fue asesinada el sábado de varios disparos en el edificio donde residía en el centro de Moscú.
Galardonada con numerosos premios, Politkóvskaya saltó a la fama internacional cuando fue elegida como mediadora por el comando terrorista chechén que tomó en octubre de 2002 el Teatro Dubrovka de Moscú, donde más de 800 espectadores fueron retenidos durante tres días y finalmente murieron 169 personas (128 rehenes y 41 terroristas) en el asaltó de las fuerzas rusas.