Nacional

Exoneran a Lisinopril en muertes de Panamá


Panamá / ACAN-EFE
El medicamento contra la hipertensión retirado en Panamá después de la muerte de al menos 19 personas por un síndrome renal “no es el causante de esta situación”, afirmaron los laboratorios español y panameño responsables del producto.
En un comunicado, los laboratorios Normon, de España, que produce Lisinopril Normon, y C.G. de Haseth, que lo distribuye en Panamá, expresaron su “absoluta voluntad de colaboración con los organismos oficiales para solucionar a la mayor brevedad posible este tema”.
El Ministerio de Salud de Panamá ordenó el viernes el retiro de Lisinopril Normon como “medida provisional y preventiva” después de confirmarse al menos 30 casos y 19 fallecidos por el síndrome, e investiga varios medicamentos como posible fuente del mal.
Según el ministro panameño de Salud, Camilo Alleyne, y el director de la Caja de Seguro Social (CSS), René Luciani, se ha confirmado que murieron al menos cuatro de nueve pacientes que tomaban Lisinopril Normon y que presentaron el síndrome.
Las empresas dijeron en su comunicado conjunto que “insistimos en que sólo una minoría consumía este producto, lo que parece dejar claro que Lisinopril Normon no es el causante de esta situación”.
“Con los datos de que disponemos”, subrayaron, “estamos absolutamente convencidos de la calidad de nuestro producto y de que esta situación es debida a otras causas, no a Lisinopril Normon”.
“Lisinopril es un fármaco ampliamente utilizado y que lleva comercializado más de 15 años en todo el mundo sin que nunca haya producido una situación similar. Está siendo consumido por millones de personas y nunca se ha descrito algo así”, aseguraron.
“Además, según la información de que disponemos, los pacientes han presentado unos síntomas que no están descritos como reacciones adversas a este medicamento (fiebre, parálisis)”, añadieron.
Enfatizaron que “hemos verificado toda la documentación relativa a la fabricación y control de los lotes enviados a Panamá y hemos repetido los análisis de los mismos y podemos garantizar que el producto se encuentra en perfectas condiciones”.
Los laboratorios indicaron que están “en contacto permanente” con las autoridades de Salud de Panamá y la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA, en inglés), de Estados Unidos.
“Nos hemos puesto a disposición de todas las autoridades sanitarias para ayudar a aclarar esta situación”, puntualizaron.
El comunicado conjunto refirió que “en los 70 años de historia de Laboratorios Normon nunca se ha producido una situación de peligro para los pacientes, y siempre ha basado su trabajo en la calidad de los medicamentos”, y es “una empresa 100 por ciento española”.
Las principales manifestaciones del síndrome son problemas urinarios, náuseas, diarrea y vómitos, en pacientes de diabetes, insuficiencia renal e hipertensión arterial, en su mayoría con edades superiores a los 60 años, según las autoridades locales.
El ministro Alleyne reiteró el sábado que las investigaciones se “orientan hacia la presencia de un agente tóxico como probable causa” del síndrome, por lo que se investigan varios medicamentos.
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha definido el mal como “un síndrome de insuficiencia renal con manifestaciones neurológicas”, y ha descartado que sea infeccioso.
No se ha confirmado cuándo se produjo la primera muerte, pero según versiones extraoficiales, el primer caso se pudo haber registrado entre junio y julio pasados, y las autoridades dieron la voz de alarma al aumentar las víctimas a finales de septiembre.
El Ministerio Público panameño anunció el sábado que investigará las muertes causadas por el síndrome.