Nacional

Posada Carriles ya hiede hasta para CIA y EU

* Documentos comprueban su implicancia directa en la voladura del avión cubano con 73 personas hace 30 años * La posibilidad de ponerlo en libertad causa indignación en Venezuela y en Cuba, donde familiares de las víctimas conmemoran el bárbaro atentado

Agencias y El Nuevo Herald

Durante más de 40 años, Luis Posada Carriles mantuvo una tormentosa relación con el gobierno estadounidense, en particular con la Agencia Central de Inteligencia, de acuerdo con un legajo de documentos gubernamentales secretos dados a conocer el jueves por la tarde.
El legajo, hecho público tras un pedido de dos años por parte de la organización no gubernamental National Security Archive, incluye varios informes enviados al ex secretario de Estado Henry Kissinger, tras la voladura de un DC-8 de Cubana de Aviación frente a Barbados en 1976, sobre la participación de Posada Carriles en el hecho y las declaraciones juradas de cuatro agentes de Policía de Trinidad y Tobago.
Cinco tomos hasta 1976
Entre los documentos se encuentra el sumario de los cinco tomos que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) posee sobre las actividades de Posada Carriles, pero el contenido no se dio a conocer. Los tomos abarcan los pasos del anticastrista desde 1961, tras el fracasado desembarco de Bahía de Cochinos, hasta 1976, cuando Posada Carriles, oficialmente ya fuera de la agencia de inteligencia, mantenía contactos esporádicos con informaciones sobre actividades del exilio cubano.
Posada Carriles actualmente se encuentra detenido en una cárcel de inmigración en El Paso, Texas, tras ingresar el año pasado clandestinamente a Estados Unidos.
La revelación de los documentos ocurrió horas después que el gobierno estadounidense emitió una declaración considerando a Posada Carriles ''un criminal no arrepentido que ha admitido ser el cerebro de varios atentados terroristas'', por lo cual su detención debe ser ''indefinida'', pese a que un juez recomendó su liberación.
Ayer, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) dijo en un comunicado que está en conversaciones con el Departamento de Estado sobre la detención del anticastrista, teniendo en cuenta de que su liberación trae serias implicaciones en términos de política exterior.
Lo que más me ha llamado la atención de todo este legajo de documentos es que el gobierno de Estados Unidos siempre supo dónde andaba Posada Carriles y nunca hizo nada para impedirlo, para frenar sus actividades'', comentó a El Nuevo Herald Peter Kornbluh, el director del Proyecto de Documentación sobre Cuba, del National Security Archives.
Directamente implicado
En los documentos, un agente de Policía de Trinidad asegura en una declaración jurada que durante los interrogatorios a los venezolanos Hernán Ricardo Lozano y Freddy Lugo, considerados los autores materiales del atentado y únicos sentenciados hasta ahora por la voladura del aparato de Cubana de Aviación, “la primera llamada que hicieron los autores del atentado después del ataque fue a la oficina de la compañía de seguridad de Luis Posada, ICI, que empleaba a Hernán Ricardo''.
En un informe enviado al entonces secretario de Estado Kissinger, el director de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI), Clarence Kelly, basado en la información de una fuente confidencial en Caracas, sugirió que Posada Carriles había asistido a reuniones donde se planeó el atentado.
Además, en el mismo documento, Kelly sostiene que otra fuente, identificada como Ricardo Morales Navarrete, agente de la policía política venezolana (DISIP), declaró que tras el atentado Hernán Ricardo llamó a Orlando Bosch, otro de los acusados, a quien dijo: “Un autobús con 73 perros se despeñó y todos murieron”.
Venezuela reaccionaría con indignación
LA HABANA (AGENCIAS)
El gobierno de Venezuela "reaccionaría con gran indignación" si Estados Unidos pone en libertad a Luis Posada Carriles.
"Reaccionaríamos con una gran indignación. Cuando crímenes tan horribles como éste gozan de impunidad, suceden dos cosas: por un lado se prolonga el dolor (...), y por el otro, los grupos terroristas se sienten estimulados y protegidos", respondió Nicolás Maduro, canciller venezolano, en una entrevista divulgada este sábado por el diario oficial cubano Granma.
El sábado seis de octubre, se cumplieron 30 años de la voladura sobre el Mar Caribe de una aeronave de Cubana de Aviación, atentado en el que murieron los 73 ocupantes, la mayoría deportistas cubanos.
Venezuela lo pide en extradición por organizar el atentado contra un avión cubano, mientras Cuba lo acusa por atentados contra hoteles en La Habana en 1997 --con un muerto-- y contra intereses cubanos en el extranjero al servicio de la CIA.
Maduro también acusó a Washington de tener un "doble rasero" para el terrorismo por "proteger" a Posada Carriles, a quien consideró el 'Bin Laden' de América, a la vez que dice librar una campaña contra ese flagelo a escala mundial.
"¿Alguna vez se ha preguntado qué pasaría si mañana capturan a Osama Bin Laden en cualquier rincón del mundo, y al pueblo de los Estados Unidos le negaran el derecho a juzgarlo?", se preguntó Maduro, subrayando que "en esa misma situación se encuentran Cuba y Venezuela".
Familiares de víctimas exigen justicia
Entre tanto, familiares de víctimas del atentado al avión cubano, exigieron desde La Habana justicia durante un acto celebrado en el cementerio Colón de La Habana. Durante el acto fueron depositadas ofrendas de flores, entre ellas, una del líder cubano, Fidel Castro, actualmente convaleciente de una cirugía intestinal.
Durante el acto celebrado ayer en La Habana, la joven Dasnay Gey, hija de una de las víctimas del atentado, denunció que está comprobado que Posada Carriles y Bosh "son los responsables" del hecho y que “están siendo protegidos por el gobierno del presidente George W. Bush.
"No lo quieren (a Posada Carriles) en EU, porque saben que es un terrorista peligroso, no lo extraditan a Venezuela, pero tampoco quieren juzgarlo como establecen los compromisos internacionales, y el otro terrorista, Orlando Bosch, se pasea por las calles de Miami, dedicado a la promoción de acciones terroristas contra Cuba", sostuvo.