Nacional

“Agentes de EU sólo nos entrenan”

* Asegura el Ministro de Gobernación que se actúa “bajo convenios que interesan a la seguridad nacional de ambos países” * No se aclaró si agentes nicas pueden hacer lo mismo en aeropuertos de EU * Nota de EmbUSA puntualiza que se trata de “colaboración”, y en caso de indonesas sólo proveyeron traductores

El ministro de Gobernación, Francisco Fiallos Navarro, confirmó ayer la existencia de agentes de seguridad de Estados Unidos en el aeropuerto de Nicaragua y las oficinas de Migración en general, sin embargo, aclaró que estos funcionarios vienen al país a entrenar a los oficiales nicaragüenses en materia de lucha contra la narcoactividad, crimen organizado y terrorismo.
“Ningún gobierno extranjero tiene control sobre ninguna institución del Ministerio de Gobernación y del gobierno de Nicaragua. Existen convenios internacionales mediante los cuales se colabora con otros gobiernos que tienen interés en proteger su seguridad nacional, así como nosotros tenemos ese mismo interés”, expresó.
EL NUEVO DIARIO reveló que el pasado 14 de septiembre agentes norteamericanos retuvieron, con el apoyo de la Policía Nacional, en el Aeropuerto Internacional de Managua, al papá de Ismar Khatib, un palestino nacido en Nicaragua que ha invertido más cinco millones de dólares en el país.
La familia de Khatib tiene más de 30 años de residir en Nicaragua. Cuando su papá fue retenido se hacía acompañar por dos ciudadanas indonesas contratadas para trabajar como domésticas en nuestro país.
Lo sucedido dejó entrever que el gobierno de los Estados Unidos está detrás de la denuncia que existe en contra de la Dirección de Migración y Extranjería, institución que está siendo investigada por supuesto tráfico de migrantes ilegales con pasaportes nicaragüenses.
Fiallos dijo que todo se enmarca en los convenios de colaboración mutua entre Nicaragua y Estados Unidos en materia de seguridad nacional de ambas de naciones.
“Nosotros colaboramos; tenemos gente nuestra que ha sido entrenada en los Estados Unidos y tenemos gente de ellos (Estados Unidos) que vienen a entrenar a nuestra gente”, expresó.
Sin embargo, Fiallos se negó a revelar el número de agentes que estarían actualmente en Nicaragua con fines de “entrenamiento” a agentes nicaragüenses, reiteró, en materia de narcoactividad, crimen organizado y antiterrorismo.
Los convenios y la reciprocidad
Fiallos insistió en que “existen convenios de cooperación” entre Nicaragua y Estados Unidos en materia de seguridad; pero no negó ni confirmó si estos convenios establecen la permanencia en suelo nicaragüense de agentes de seguridad norteamericanos para realizar operativos o investigaciones.
“Los convenios tienen el aspecto de reciprocidad; si en alguna ocasión necesitamos alguna técnica que no tenemos, se pide a gobiernos extranjeros y uno de esos gobiernos pudiera ser el de Estados Unidos”, señaló.
Tampoco especificó si esa “reciprocidad” contempla que agentes de seguridad nicaragüenses se involucren en operativos o investigaciones en aeropuertos o cualquier otra institución de seguridad en territorio estadounidense.
Una vez más reiteró que los convenios contemplan el entrenamiento de agentes nicaragüenses por parte de sus homólogos norteamericanos, tanto en Estados Unidos, como en Nicaragua.
En ese sentido agregó que existe una “coordinación” con Estados Unidos para colaborar, aunque nuevamente evadió decir si esa colaboración contemplaba la permanencia de agentes norteamericanos dentro del aeropuerto o en cualquier instancia de seguridad nacional en Nicaragua, o de agentes nicaragüenses en territorio estadounidense.
Policía lo contradice
Por su parte, el jefe de la División de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, comisionado mayor Alonso Sevilla, negó que en el caso de Ismar Khatib hayan participado agentes norteamericanos.
“Nosotros negamos rotundamente que haya agentes norteamericanos involucrados, todo el trabajo lo hace la Policía Nacional”, aseguró.
EL NUEVO DIARIO publicó en la edición de ayer una copia de la tarjeta de presentación de Neil Le Blanc, segundo agregado de seguridad de la Embajada de los Estados Unidos en Nicaragua, quien supuestamente se la entregó a Khatib el día que le retuvieron a su padre.
“Sí te puedo asegurar que hay vínculos de coordinación con agencias extranjeras para el combate del crimen. Pero en este caso no hay participación de extranjeros. Ellos (funcionarios norteamericanos) llegan a cada rato a Auxilio Judicial a hacer coordinaciones de trabajo, pero no intervienen en las acciones nuestras, que son propias de Nicaragua”, insistió Sevilla.
Además, explicó que la Policía, en el marco de la lucha contra el crimen organizado, mantiene planes regionales de prevención.
“Este ciudadano fue requerido por la Policía Nacional y se sometió a la revisión de su documentación, el asunto es que el ciudadano cuando se le requiere los documentos no los presenta ni los demuestra, por el contrario se puso en una actitud negativa al requerimiento de la autoridad, y por lo tanto se somete a una revisión exhaustiva”, sostuvo Sevilla.
Trivelli no comenta
En tanto, el embajador de Estados Unidos, Paul Trivelli, por primera vez, se abstuvo de comentar al respecto. Ante la insistencia de los periodistas el diplomático se mantuvo serio de brazos cruzados y con la mirada hacia al frente, pero con la boca cerrada.
Trivelli estuvo custodiado por tres agentes de seguridad de la Embajada norteamericana armados con subametralladoras que en determinado momento las dejaron ver dentro de sus trajes. El funcionario de prensa de la embajada, Félix Cisneros, se limitó a decir que el diplomático no brindaría ninguna declaración respecto al tema.
Nota de EmbUSA
Por la tarde, la sede diplomática emitió una nota de prensa en la que admiten su participación en el caso de Ismar Khatib.
El documento, en uno de sus párrafos, explica que la Embajada regularmente intercambia información de seguridad y migración con las autoridades nicaragüenses, igual como lo hacen con otros países y regiones del mundo.
“Nuestras autoridades sólo participan directamente en estos casos particulares cuando estas mismas autoridades nicaragüenses descubren casos sospechosos y solicitan nuestro apoyo para esclarecerlos, tal como fue el caso de las ciudadanas indonesas mencionado en los medios escritos. Estas individuos sólo hablan indonesio, las autoridades nicaragüenses solicitaron asistencia del gobierno de los Estados Unidos, y la Embajada pudo conseguir los servicios de un funcionario que habla indonesio que ayudó con la traducción de la entrevista a los individuos”, se lee.
Sobre si existe un control del gobierno de los Estados Unidos en las operaciones de migración y de seguridad del Aeropuerto Internacional de Managua, la Embajada aclaró que no es así.
“La Embajada de los Estados Unidos y los funcionarios de la Embajada que trabajan en colaboración con las autoridades nicaragüenses han actuado completamente dentro del cumplimiento de las leyes y reglamentos locales, y en completo respeto de la soberanía de Nicaragua y su jurisdicción”, dice otro de los párrafos.
La nota de prensa también expresa que “existe una estrecha coordinación entre las fuerzas de seguridad de todas partes del mundo para evitar que algunas personas mal intencionadas intenten realizar actos ilegales. Dicha coordinación fue reconocida y respaldada en la declaración conjunta de todos los países del continente americano participantes en la recién concluida Conferencia Ministerial de Defensa del Continente Americano aquí en Managua”.
Canciller: “No me compete”
El ministro de Relaciones Exteriores, Norman Caldera, dijo desconocer los convenios que en materia de seguridad suscribe Nicaragua y Estados Unidos, “porque la seguridad nacional es un asunto que no me compete”, señaló.
Caldera dijo desconocer detalles de los convenios y si éstos establecen o no la permanencia en territorio nacional de agentes norteamericanos, y mucho menos participando en operativos e investigaciones.
En tanto, miembros del Ejército de Nicaragua se mostraron herméticos ante la información publicada por EL NUEVO DIARIO, y nos remitieron a las autoridades de la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales (EAAI).