Nacional

Crecen diferencias en la Cruz Roja


Melvin Martínez

Ricardo Morales, voluntario y asesor jurídico de la Cruz Roja Nicaragüense, afirmó que las denuncias públicas que hicieron ayer los miembros del Consejo Nacional de la institución, son parte de “una campaña de difamación con fines electorales, por la proximidad de las elecciones generales internas”.
Morales, quien es hijo de la presidenta de la Cruz Roja, Esperanza Bermúdez de Morales, indicó que el mismo Consejo, que ahora señala anomalías, aprobó en marzo del presente una resolución en la que aceptaban la prórroga del período electoral hasta el primer trimestre de 2007.
“En Cruz Roja no hay un solo centavo que no esté en la contabilidad, ellos desconocen el manejo financiero y la forma en que los donantes manejan sus recursos en los diferentes proyectos”, afirmó Morales.
Ante las denuncias y señalamientos públicos, los trabajadores y voluntarios de la Cruz Roja de Managua realizaron una asamblea extraordinaria, en la que manifestaron su apoyo al actual Consejo Directivo. En dicha asamblea no participaron los voluntarios y miembros del Consejo Nacional.
Morales aclaró que la actual presidenta tiene 10 años de haber asumido el cargo, y no 17 como mencionaron los supuestos denunciantes.
“Proceso de ordenamiento”
“Los señalamientos en la administración son sin fundamento, porque se trata de un proceso de ordenamiento dentro de la institución”, agregó.
Durante la reunión, los voluntarios y principales allegados de Bermúdez realizaron señalamientos sin fundamento en contra de EL NUEVO DIARIO, pese a que Mary Elizabeth Romero, Directora de Relaciones Públicas, les aclaró que antes de hacer pública la denuncia llegamos buscando la versión de la institución respecto de los señalamientos del Consejo departamental.
Morales se mostró extrañado porque ante acusaciones tan serias, los denunciantes no han acudido ante las autoridades correspondientes para que inicien una investigación formal.
El proceso electoral iniciará en enero de 2007. Desde que Bermúdez asumió la presidencia de la Cruz Roja, decenas de trabajadores y voluntarios comenzaron a percibir salarios. Además, inició una campaña a nivel nacional e internacional para conseguir fondos, aumentar la flota vehicular y mejorar las condiciones de trabajo y atención de las emergencias que lo requieren. La ayuda de los donantes se ha incrementado en más de 60 millones de dólares.