Nacional

Termina cónclave de Ministros americanos

Concluyó hoy en Managua la Cumbre de Ministros de Defensa de las Américas con magros resultados. Una de las pocas propuestas concretas fue la creación de un Centro Internacional de Desminado con sede en Nicaragua. La próxima cita será en Canadá en 2008.

Los ministros de Defensa de América, reunidos en Managua desde el lunes, adoptarán una declaración descafeinada, que omite proponer soluciones a los principales retos para la seguridad en el continente: el terrorismo, el narcotráfico y la corrupción.
La Declaración de Managua recoge una serie de "conclusiones y recomendaciones" no obligatorias para los países, que entre otros aspectos destaca la cooperación interinstitucional en cada Estado para modernizar las instituciones de Defensa en la región, según el texto que los ministros aprobarán al término de la VII Conferencia.
Las ponencias de carácter no deliberativas que recogen conceptos sobre seguridad y defensa -algunos de cuyos textos fueron entregados a la prensa- se realizaron a puertas cerradas en un centro de convenciones de Managua, con la asistencia de los 34 países del continente, con excepción de Cuba. El establecimiento de papeles y responsabilidades entre civiles y militares para cumplir objetivos de defensa de cada nación, de acuerdo a las realidades y a la historia del país, es una de las recomendaciones del foro.
La creación de un Centro Internacional de Desminado con sede en Nicaragua, a propuestas de este país, sería una de las pocas acciones concretas aprobadas en la reunión. Los temas recurrentes de las citas anteriores que se realizan cada dos años desde 1995 por mandato de los Jefes de Estado, fueron el terrorismo, el narcotráfico, la corrupción y el carácter multilateral de abordarlos.
El foro hizo mención, además de las amenazas tradicionales mencionadas, los problemas derivados de la pobreza que afecta a los países del continente, que "deben ser atendidos como un asunto de seguridad". El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, demandó atender de manera "muy principal los riesgos que derivan del incremento de la criminalidad en nuestras ciudades, del narcotráfico y el crimen organizado, así como la proliferación de pandillas. Insulza expuso su preocupación sobre la capacidad de los gobiernos democráticos para enfrentar los desafíos de la gobernabilidad.
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, valoró que "hay una evolución" de los temas tratados en las últimas tres citas e instó a fortalecer los lazos de cooperación entre los países. "El mensaje que tenemos es que todos los problemas que estamos enfrentando, ya se trate de narcotráfico o tráfico de personas, no se pueden resolver básicamente con una solución ni por una sola nación, sino por todos los países", dijo Rumsfeld en rueda de prensa en Managua.
Rumsfeld se reunió con los ministros centroamericanos, pero no habría comprometido ayuda logística como esperaban los responsables de defensa de la región, según dijo antes de la cita el ministro nicaragüense, Avil Ramírez. "Exigiremos, solicitaremos, pediremos, rogaremos a Estados Unidos que vuelque su atención a nuestra región", clamó Ramírez. Los ministros de Defensa aprobaron por unanimidad que Canadá sea la sede de la VIII Conferencia que se celebrará en 2008.