Nacional

Enredo total con asunto del petróleo venezolano

* Aunque buseros se declaran encantados de recibir combustible barato, aparte del subsidio

Parece que los planes del alcalde de Managua, Dionisio Marenco, de descargar el petróleo venezolano en el Puerto de El Rama el sábado próximo, no podrán cumplirse, porque Albanic no ha pedido permiso a la Empresa Nacional de Puertos para usar la terminal, según confirmó Alejandro Fiallos, Presidente Ejecutivo de la ENP.
Sumado a esto, sólo una de las tres cooperativas de transporte --que según Marenco recibirían el petróleo sudamericano-- está de acuerdo en comprar el combustible, las otras dos no han tenido contacto oficial alguno con Albanic.
El presidente ejecutivo de la Empresa Nacional de Puertos (ENP) aseguró que el alcalde Marenco no ha solicitado permiso a esa autoridad para que ingrese al país un tanquero con 80 mil galones de diesel.
Detalló que hace dos meses una empresa de Miami le dijo que estaba interesada en trasladar ese combustible, y la respuesta fue que no había ningún problema, lo único que hacía falta era definir dónde iban a depositar el combustible, porque en Corinto los depósitos son de las petroleras y en El Rama no hay almacenamiento.
Relató que no hubo más contacto con esa empresa, pero que hace diez días tuvo comunicación con una naviera nacional que le pidió una cotización para la llegada de un tanquero a El Rama, y que varias pipas pudieran extraer el combustible. Sin embargo, parece que tampoco prosperó el negocio.
Es engaño, dice
“A raíz de que el alcalde Marenco dice todos los días que en tales fechas llega el combustible y lleva tres semanas en lo mismo, da la impresión de que está mintiendo, porque todos los gerentes de los puertos me han confirmado que nadie los ha contactado. Nicho Marenco está tratando de engañar a la población”, comentó.
Explicó que el procedimiento para autorizar el ingreso de un barco no es ningún problema, sin embargo, hay que tomar ciertas medidas de seguridad, sobre todo si se trata de combustible.
Añadió que “traer el combustible no es problema, simplemente que hable en serio, nosotros cumplimos como Empresa Portuaria”. Dijo que quiera o no, Marenco está obligado a pedir autorización a esa Empresa, porque si intenta meter el barco sin la debida autorización, ese barco se quedaría en una estación piloto mientras se arreglan las cosas.
En manos de naviera
El ingeniero Marenco, por su parte aseguró que todos los trámites para el desembarco del combustible venezolano están en manos de la agencia naviera Vassalli, S.A., y que “no debería haber ningún problema”.
EL NUEVO DIARIO consultó con la agencia naviera Vassalli si ya había cumplido con todos los trámites, pero el señor Julio Solís, Gerente de Operaciones, quien supuestamente tiene la responsabilidad del puerto El Rama, no estaba disponible.
Cooperativas tampoco saben
En el caso de las cooperativas de transporte urbano, la única cuyos socios ya se pusieron de acuerdo para la compra del combustible venezolano es la “Parrales Vallejos”, y hasta ya planificaron para el domingo próximo la realización de un acto oficial para recibir en sus tanques de almacenamiento parte del diesel sudamericano.
Marvin García, presidente de la “Parrales Vallejos”, confirmó que se reunieron con funcionarios del Instituto del Transporte Municipal de Managua y decidieron “que sí estamos dentro del proyecto”.
Señaló que será hasta hoy que sostendrán un nuevo encuentro con funcionarios de la Alcaldía de Managua para determinar el costo que tendrá el combustible. “Se supone que será más barato, por eso lo vamos a comprar, y que bajará el costó del pasaje urbano”, aseguró García.
Las otras dos cooperativas no se han puesto de acuerdo en comprar el combustible, aunque según sus dirigentes, si es más barato hay disponibilidad para “entrar en el negocio”.
Miguel Álvarez, presidente de la Cooperativa Colón, mostró anuencia para la compra de combustible a Albanic, pero señaló que la compra la deben hacer todas las cooperativas para “no crear malestar entre el resto de transportistas”.
“Si tres cooperativas compramos el combustible barato, el resto quedaría cobrando a razón de tres córdobas, y eso crearía malestar”, aseguró Álvarez, quien reiteró que hasta ayer no tenían ningún contacto oficial con Albanic para ponerse de acuerdo con la compra del combustible venezolano.
Reconoció que la Cooperativa Colón tiene tanques de almacenamiento que son propios y con capacidad de almacenar al menos 20 mil galones. “Hay capacidad de almacenamiento. La ‘Parrales Vallejos’, la Colón y la 21 de Enero son las cooperativas más grandes y que tienen tanques”, dijo Álvarez, quien se inclinó a favor de que “todos tengan el privilegio de contar con el combustible”.
Bajar tarifas
Por su parte, García cree que el costo del transporte tendría que ser reducido a 2.50 córdobas. “Con el subsidio al transporte que da el gobierno y la compra más barata del combustible, se abaratará la tarifa de transporte”, señaló.
La Cooperativa 21 de Enero no ha decidido aún entrar en el negocio de la compra del combustible venezolano, Henry Vílchez, tesorero de la cooperativa, asegura que tienen sus reservas.
“Si aceptamos comprar puede ser que (el combustible) venga por quince días, ¿pero después qué? Si lo suministran todo el año ahí si es otra cosa”, señaló Vílchez, para quien la mayor preocupación es que haya periodicidad en el suministro.
Vílchez aseguró que aun comprando el combustible más barato no se cubrirá el costo real del pasaje. “Siempre habrá un déficit”, dijo.
Señaló que la cooperativa sólo tiene capacidad para almacenar 10 mil galones, que les da para abastecerse durante 10 días. “Nosotros consumimos 1,100 galones diarios”, detalló.
Álvarez asegura que la Cooperativa Colón tiene capacidad para almacenar 10 mil galones con lo que se pueden mantener durante cinco días, “gastamos 2 mil galones diarios para movilizar 90 buses”, explicó.