Nacional

Acusan a presidentes de CA de exterminar a pandilleros


Tegucigalpa / ACAN-EFE -Los presidentes de Centroamérica concluyeron una cumbre extraordinaria sobre seguridad con acuerdos de acción inmediata para frenar la violencia y delincuencia común que impera en la región, mientras organizaciones populares protestaron contra el evento al que acusan de “impulsar la formación de escuadrones de la muerte para asesinar a los jóvenes miembros de pandillas”.
Al final de la cita, que se celebró en el Club Campestre Bosques de Zambrano, unos 30 kilómetros al norte de Tegucigalpa, cuya carretera de acceso fue temporalmente bloqueada por medio millar de indígenas lencas agrupados en el Consejo Cívico de Organizaciones Indígenas y Populares de Honduras (Conpinh), los gobernantes suscribieron la Declaración de Tegucigalpa, que consta de una veintena de puntos, en los que instruyen a diferentes instituciones sobre acciones a iniciar en materia de seguridad.
Además, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, suscribieron un acuerdo de cooperación aérea, que permitirá que los vuelos privados y comerciales entre estos países sean como nacionales, para agilizar la aeronavegación regional.
A la cumbre asistieron los presidentes Elías Antonio Saca (El Salvador), Oscar Berger (Guatemala) y Martín Torrijos (Panamá), lo mismo que los vicepresidentes Laura Chinchilla (Costa Rica) y Alfredo Gómez Urcuyo (Nicaragua).
También participaron el presidente electo de México, Felipe Calderón (invitado especial), mientras que la delegación oficial de República Dominicana estuvo representada por Luis Manuel Piantini, asesor de la Cancillería, y el primer ministro de Belice, Said Musa, estuvo representado por el embajador para Centroamérica, Alfredo Martínez.
El presidente electo de México solicitó a los gobernantes centroamericanos que expresaran en la declaración su rechazo a la decisión de EU de construir un segundo muro de 1,125 kilómetros de longitud, en la línea fronteriza entre esos dos países.
La cumbre se celebró bajo un riguroso sistema de seguridad por parte de la Policía y el Ejército, lo que no impidió las manifestaciones del Conpinh, que no fueron reprimidas por la Policía, a pesar de que provocaron grandes congestionamientos de tránsito en la carretera a Zamorano, así como en la capital y en la carretera a San Pedro Sula.
El Conpinh declaró "persona non grata" al presidente de El Salvador, y repudió la presencia del gobernante electo de México.